El camino a los objetivos

En la vida hay varios factores que nos sirven de motor de nuestros actos. Es evidente que todo, o casi, tiene una razón detrás, pero no todas ellas nos aportan la suficiente motivación o fuerzas para sacarlo adelante. Uno de esos motores son los objetivos, esas cosas abstractas que nos marcan el camino y muchas de nuestras decisiones.
Antes de empezar, quiero dejar claro que en ningún momento pretendo presentar los objetivos o metas como algo sencillo que con esfuerzo y dedicación se logran siempre, pues por desgracia no siempre se da el caso. Hay muchos factores que intervienen en el devenir y algunos son incontrolables. El texto va dirigido a como marcar claros los pasos de nuestros objetivos, no te aseguro el éxito ni la mejor de las suertes, solo una visión que quizás te ayude a ver un poco más allá de tus acciones del día a día.

Dicho esto, es evidente que no todos compartimos los mismos objetivos en la vida, pero no por ello nuestra visión tiene que ser diferente. Reconozco ser una persona bastante desorganizada y que hasta hará un par de años iba por la vida sin pensar a donde me llevaban mis actos y su razón de ser. Ahora tengo bien marcados varios objetivos por los que cada día hago una serie de cosas. Uno de ellos, puede parecer el más simple, es ser feliz. La felicidad es uno de mis mayores objetivos, y si bien no puedo dedicar la totalidad de mi tiempo a hacer lo que me haga feliz, intento hacer las cosas necesarias para que al concluir el día me sienta feliz, a veces esa felicidad se deriva únicamente de saber que estoy haciendo lo necesario para obtener lo que quiero. En este caso hay dos tipos de actos: el que me lleva directo al objetivo (estar con mi pareja, mi familia, amigos, mascotas, hobbies etc) y el que me lleva indirectamente a ello (por ejemplo trabajar para meses después poder viajar con la gente anterior mencionada, comprarme algo que realmente me guste...). El trabajo es un medio para algo, habrá quien tenga la suerte de ya tener el trabajo que quieren y por tanto es una fuente más de felicidad, para los demás los estudios son un medio para alcanzar ese trabajo querido.
¿Qué pretendo decir con todo esto? Que es mucho más fácil esforzarse y sacrificarse si se sabe por qué se hace. Yo se que cada día madrugo para ir a la universidad porque (independientemente de que me guste lo que hago) es un medio para poder optar a trabajar de lo que quiero. Es un esfuerzo que sé que es necesario y que me acerca cada día un poco más a mi objetivo. Esto no significa que me lo asegure, puesto que el siguiente paso en mis metas es el máster, para el que necesito dinero, por tanto el trabajo aparece como medio imprescindible para mi meta final. Resulta mucho más "fácil" trabajar de algo que no me gusta si estoy concienciado que cada hora de esfuerzo me acerca un poco más a lo que quiero, que no pensar que tengo que trabajar porque sino me muero de hambre (siempre hay que procurar darle el enfoque más positivo posible ya que es mejor un refuerzo positivo que no la presión de una situación negativa).
Y aquí es donde entra la organización. A partir de ciertas edades hay que empezar a descifrar aquellas cosas que nos van a mover en nuestro día a día. Ya sea en el ámbito profesional (saber qué me gustaría hacer, que no saber como llegar a ello, no es lo mismo), en lo personal (qué clase de persona quiero ser, con qué valores...) y en lo social (con quién quiero compartir mi vida en cada uno de sus aspectos). Y sé que muchos pensaréis llegado este punto que es muy fácil decirlo y muy poco hacerlo o saberlo. ¿Que cómo voy a saber lo que quiero hacer si siempre me han instado a hacer lo que tiene más salida y no aquello en lo que realmente valgo y puedo aportar al mundo? Pues es simple. Sois vosotros y vosotras quiénes vais a tener que trabajar 40-50 años de vuestras vidas y no los demás, sois vosotros quienes sufriréis una mala elección de un trabajo, solo porque pagan bien o es un trabajo bien visto. ¿De qué sirve eso si cada noche os acostáis preguntando hasta cuándo estaréis con eso que realmente no os hace feliz, y por qué no tomasteis el camino que realmente queríais? 
Lo he mencionado antes, en la vida hay varios motores, y no puede ser que uno tape a otro por completo, así que pensad detenidamente hacia dónde vais y lo que hacéis y si eso sirve realmente para poder intentar lograr las cosas que queréis hacer con vuestras vidas.
El éxito no está asegurado ni mucho menos, pero cada uno tiene que luchar por sus objetivos porque nadie lo hará por él. Por eso el primer paso es descubrir aquello que da sentido a vuestra vida, buscar cómo llegar a ello y luchar cada día. Pueden variar mucho según la persona, siendo ambiciones muy elevadas o simplemente el tener un tiempo decente de descanso con tus seres queridos. Cada uno pone la mira donde quiere, pero más fácil o más difícil, todo objetivo se acerca más cuando tienes claro la razón de tus actos en el día a día.

Espero que os haya gustado esta reflexión acerca de los objetivos en la vida. Lo he hecho pensando que es un tema que está muy presente en la vida de los jóvenes y no tan jóvenes y que podía servir de ayuda para aclarar y entender algunas cosas. Evidentemente cada persona es un mundo, pero yo no distingo a la hora de ayudar, intento aportar mi grano para todos. 

Si os ha gustado que vuelva a hacer entradas sobre temas así, hacédmelo saber y si hay algún tema que penséis que puede estar bien lo podéis plantear en los comentarios. Si no estáis suscritos al blog no dudéis en hacerlo y si creéis que este texto puede servir a alguien no dudéis en compartirlo pues compartir es vivir. También me podéis seguir en mis redes sociales @TLUExperience en Twitter y en @lineupexperience en Instagram donde publicaré mayor contenido audiovisual así como pequeños avances e ideas. Gracias a tod@s por leer y hasta la próxima!! 

Comentarios

  1. Holaaa
    Me ha encantado la reflexión, siempre es un gusto entrar en un blog y leer algo escrito con tanta cabeza, pensado... y sobre temas tan importantes
    Un abrazo y te animo a escribir más entradas como esta ^^

    ResponderEliminar
  2. Como siempre muchísimas gracias Naya! Ni te imaginas lo que significa tener una seguidora tan fiel como tú, ojalá tuviera más, porque me encanta que la gente de su opinión y seguro que habrá veces que las críticas me ayuden mucho. A mí me gusta mucho reflexionar sobre temas de la vida cotidiana a los que a veces no le damos demasiada importancia. A pesar que no parecen tener demasiado buen recibimiento creo que es una manera de crecer a nivel humano y si puedo ayudar a una persona me es suficiente. No se si me sigues por mis redes sociales, pero en particular por Twitter porque entre esta semana y la que viene haré una encuesta para ver como enfoco alguna de las nuevas secciones (con Podcast, vídeos de Youtube o alternativas) así que estate al tanto. Si conoces más gente como tú no dudes en traerla al blog!! Y otra vez más mil gracias! :D

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Entradas populares de este blog

Iniciativa Seamos Seguidores 1 (IR A LA PARTE II)

!Especial 200, Vosotr@s Preguntáis!

Muy pronto: Especial 200, vosotr@s preguntáis!!