martes, 13 de septiembre de 2016

Te he soñado toda mi vida-Capítulo I (20-09-2016)

¿Imaginas ser  un hombre alto, apuesto, exitoso, inteligente, con gran sentido del humor y además ser famoso? ¿Un triunfador en toda regla verdad? Pues ese no es mi caso, es el caso de mi hermano mayor, Leroy. Él siempre ha sido el eje de mi familia, es el primogénito, siempre ha sacado unas notas excelentes, era un gran deportista y por si fuera poco ahora presenta uno de los programas más exitosos de todo Estados Unidos, y yo bueno, nunca he estado a su altura en nada. Lo peor de todo es tener que enfrentarme cada día con lo mismo pues llevo tres años viviendo con él en Nueva York ya que al terminar mis estudios culinarios me encontraba sin trabajo y él me ofreció acogerme mientras encontraba piso y así van las cosas, tres años después sigo tras la sombra de Leroy, viviendo en su piso y trabajando en un restaurante gracias a su influencia. La cocina era lo único en que me podía esconder pues Leroy siempre fue un negado con los fogones, quizás siempre lo vio poco cool para una persona como él. Leroy siempre ha sido algo narcisista, alimentado de sus constantes éxitos con modelos, actrices y otras tantas mujeres importantes, si alguna vez ha querido el número de alguna chica solo tenía que acercarse y pedírselo pues la chica obviamente caería rendida a sus pies con su mirada furtiva, si no lo había hecho con tan solo reconocerle, y ya lo tenía hecho. Fueron pocas las mujeres con las que llegó a tener una relación seria, quizás Hayley Moore llegara a ser realmente importante para él, pero nunca supo demostrárselo y la perdió, de todos modos yo entablé muy buena amistad con ella después de muchas horas de hablar como no sobre Leroy, pienso que fue un idiota dejándola escapar pero bueno.
Nacidos en Santa Bárbara, California, Leroy y yo crecimos en una pequeña y tradicional familia como era la familia Young. Como es evidente Leroy fue por mucho tiempo la base de todo lo que ocurría en mi familia, cinco años después vine yo, creo que fue algo con lo que mis padres no contaban pero como alguna vez les he oído decir, al final era "un hermano para Leroy". Siempre tuve difícil triunfar en algo en lo que él no fuera mejor que yo, quizás por eso desde pequeño tengo tanto gusto por la cocina pues Leroy es incapaz de hacerse a un fogón desde que se quemara con aceite hirviendo a los trece año. En verdad tengo mucho que agradecerle por todo lo que ha hecho por mí sin siquiera pedírselo, como hermano mayor siempre ha sido bueno, la cosa está en que siempre me he sentido inferior por las constantes comparaciones que todo el mundo me hacía con él, las calificaciones académicas, sus cualidades deportivas, sus constantes romances con famosas y como no su exitoso programa de televisión por el cual era aun más si cabía el orgullo de la familia.
Incluso ahora que empezaba a valorarse más  mi trabajo y de verdad me sentía bien por lo que hacía pero la noche que iba a contar a mi familia que iba a ser nombrado chef, Leroy volvió a acaparar los focos de una manera desmesurada. Allí estábamos Leroy y yo sentados con nuestros padres en un famoso restaurante de la ciudad cuando mi madre hizo la gran pregunta:
-Bueno, ¿A qué esperáis? !Contadme esas grandes noticias que teníais! !Caleb empieza tú va!-
-Mejor que hable Leroy que lo mío es más un detalle que una noticia, seguro que lo suyo es muy emocionante.-Le dije mientras miraba expectante ante la noticia que estaba por venir.
-Bueno pues resulta que... !Mi programa está nominado al Emmy al Mejor Programa de Variedades!- 
Durante unos segundos mis padres se quedaron atónitos sin mover un solo músculo, pero de pronto mi padre se levantó de la mesa como exhalación y gritó:
-!Dios mío eso es maravilloso hijo, es la mejor noticia que me han dado en muchos años!- 
De pronto se giró y se dirigió al camarero a voces:
-Camarero traiga una botella de su mejor champán que esta noche estamos de celebración.-
Tal era su emoción que también tuvo unas palabras para los demás comensales que había en el restaurante:
-Sabed todos que mi hijo Leroy Young está nominado a los Emmy como mejor programa.- Ante lo que la gente no dudó en levantarse de las sillas y darle a mi hermano una fortísima ovación.
La noche transcurrió con la evidente alegría de mis padres con Leroy, aprovechando que estaba esperando el segundo de plato aproveché para ir al servicio y mientras me lavaba las manos entró Leroy por la puerta.
-¿Qué se supone que tenías que contarnos Caleb? No me seas modesto, sé cuando hay algo que te inquieta, no puedes ocultarlo así que cuenta.-Me dijo.
-Es una tontería pero el señor Roberts, el dueño del restaurante, me ha dicho que en unos días me nombrará chef y tal...-
-!Eso es genial, dame un abrazo hermano estoy muy orgulloso de ti! ¿Pero por qué te lo has callado? Han venido desde Santa Bárbara porque ambos teníamos cosas que contarles y tu se lo estás ocultando.-
-No creía que fuera el momento más indicado, tus noticias siempre son mucho más interesantes y sino fíjate, nominado a los Emmy cuando yo solo voy a ser nombrado chef, ¿Quién va a darle importancia a eso ante tu revelación?-
-Obviamente yo y nuestros padres también si duda, ya sabes que te admiro por lo que eres capaz de hacer en una cocina, vale lo mío tiene más repercusión pero hay miles de persona que saben hacer gracia mejor que yo, simplemente tengo suerte, pero tú, tú tienes talento y una capacidad de esfuerzo incansable así que estate orgulloso de ti mismo.- Dijo mientras me abrazaba, salimos del lavabo y ante mi sorpresa Leroy pidió un minuto de silencio en el restaurante para poder hablar:
-Por favor un segundo de atención, soy Leroy Young, todos me conocéis, pero el hombre que tenéis aquí a mi derecha se llama Caleb Young, es mi hermano y a sus veintisiete años va a ser nombrado chef de un importante restaurante así que quiero la mayor ovación de la noche porque estoy seguro de que va a convertirse en uno de los chefs más relevantes del mundo.-
Tengo que reconocerle el mérito a Leroy, solo él sabe levantarme el ánimo de esa manera.
La noche acabó realmente bien, tras la cena Leroy y yo fuimos a una discoteca a pasarlo bien y sin que sirva de precedente estuvo más pendiente de estar conmigo que de buscar alguna mujer con quien pasar la noche, algo muy importante porque al menos aquella vez no me acordé de ella.
Al día siguiente quedé con Hayley para darle la noticia mientras desayunabamos, ella era muy amiga mía y se llevaba bastante bien con Leroy, hacía ya dos años que su relación se acabó pero había nacido una amistad que a ambos les veía muy bien pues se conocían a fondo el uno al otro y sabían que consejos debían darse, la verdad es que yo adoraba mucho a esa mujer excepto por su manía a querer presentarme a sus amigas con la intención de que encontrara una compañera de vida como lo veía ella pero yo no tenía prisa alguna.
Una vez se lo conté todo no tardó en sacar ese tema que tanto le gusta hablar:
-Bueno ahora que serás chef seguro que muchas mujeres se morirán por cazar un partido tan bueno como tú, gran persona, guapo y con un buen trabajo, ¿Qué más te hace falta?-
-Ser mi hermano, si fuera él sí que no tendría problemas en encontrar mujeres interesadas en mí.-
-A ti lo que realmente te hace falta es olvidarte de ella, Caleb, ¿Cuántos años llevas ya esperando? Ni siquiera sabes su nombre, ni de dónde es ni nada, hace ya once años y tan solo conservas la foto que siempre llevas encima, entiendo que es especial para ti, es tu primer amor y tal y como surgió siempre te quedarás con las ganas de saber de ella pero no puedes pasarte la vida esperando que aparezca, has dejado escapar chicas que valían la pena por vivir encerrado en el pasado, ¿Acaso Alisson no era suficiente para ti?-
-Era más que suficiente, más de lo que merece un hombre como yo, pero entiéndeme Hay, no hay noche que no sueñe con aquellos momentos, ¿Cómo se supone que debo compartir mi vida y mis noches con una mujer cuando siempre sueño con otra? Eso no es justo para ella.-
-Para olvidar debes vivir, ¿No pretenderás borrar tu mejor recuerdo sin hacer nada no? Debes abrirte y dejar que la vida te regale momentos especiales con los que soñar cada noche, dime, como te gustan las mujeres, descríbeme varios prototipos.-
-Pues mi mujer ideal sería con un pelo castaño,si es claro mejor, largo pero sin excesos a la hora de cuidarlo, me gusta que sea natural, los ojos serían marrones pero más oscuros para dar contraste con el pelo, su piel sería pálida pero suave , quizás delgada y algo alta, quizás un poco más baja que yo, natural, que no le hiciera maquillarse para ser preciosa y sobre todo sonriente, es algo que no puede faltar.-
-Caleb... la acabas de describir a ella, por completo, solo te ha faltado nombrar la peca junto a la oreja izquierda y sus tatuajes ,un árbol en su muñeca derecha y una nota musical en su nuca, que no lo has mencionado para que no mostrar demasiado en quien piensas, pero no puedes dejar de pensar en ella, debes salir más, aunque no sea con Leroy, comprendo que no es fácil salir con él y tampoco te recomiendo las mujeres con las que suele salir.-
La miré fijamente y me empecé a reír y al momento lo comprendió pero respondió con una mirada asesina y dijo:
-Sabes que tu hermano ha cambiado mucho su gusto, no me compares con esas... jóvenes con las que sale ahora.-
-Más quisiera Leroy encontrar una mujer la mitad de buena que tú, sigo pensando que deberi...-
-No acabes la frase.-Me interrumpió Hayley.- Sabes que nunca volveremos Leroy y yo, es imposible, nos volveríamos a hacer daño mutuamente y no creo que nos merezcamos eso, yo quiero mucho a tu hermano pero nuestros caminos se separaron hace tiempo y ahora tenemos una relación que nos hace bien a ambos, antes de encontrar al amor de su vida debe encontrarse a si mismo, entiendo que la fama puede cambiar a las personas, te lo digo yo que cada día trabajo con famosos, ya sé que el ser fotógrafa de revistas de actualidad no es lo mismo que ser el presentador estrella de una cadena nacional, pero he visto como jóvenes estrellas musicales han pasado de santas a mujeres desmadradas en cuestión de meses, y de los hombres ya ni hablemos de como se les sube la fama y te vienen con esos "hola nena, ¿Sabes quién soy?" con los que solo me dan ganas de mandarles de paseo y no saber nunca quienes son. Ten claro que si gana el premio te necesitará cerca para no olvidar quien es, cuanto más éxito tenga habrá más personas que quieran aprovecharse de ello y quizás alguna de ella pueda herirle, cuídalo, es muy importante para mí y no siempre me escucha, pero a ti si. Gracias por el desayuno, me tengo que ir Cab, te veo luego.-

No hay comentarios:

Publicar un comentario