Hasta que se apague el Sol (Terminada)

PRÓLOGO
Junio 2043
-¡Chicos recoged la habitación ya! No os lo volveré a repetir más.- Exclamó Sara mientras se acercaba a la habitación dispuesta a imponer su autoridad a este par de mellizos tan desordenados.
Entró en la habitación y vio a ambos sentados frente a una vieja estantería que había desde que ella era joven, viendo algo que les parecía totalmente extraño y les dijo:
 -¿Se puede saber qué estáis haciendo?-
Pau, uno de los mellizos le mostró lo que estaban mirando y le preguntó:
-¿Mamá qué es esto? ¿Es de cuando ibas al cole?-
Al momento Laia le interrumpió diciendo:
-¡No pedazo merluzo! No es nada del cole ¿No ves que no tiene nada de números ni nada que pueda ser del cole? Parece como un diario de cuando ella era adolescente como nosotros.-
-¿Y por qué usó papel? ¿No habían tablets ni ordenadores para hacerlo digitalmente?- Preguntó Pau asombrado como si los cuadernos fueran algo de la edad media.
-No hijo, no es que no hubiera tablets u ordenadores, sí los había pero era algo tradicional y especial escribir tus vivencias en un cuaderno y sí, es de cuando yo tenía vuestra edad más o menos de 2013.- Le explicó la madre.
-¿Y sobre qué escribías mamá? ¿Sobre tus romances adolescentes?- Insinuó Laia esperando una respuesta afirmativa.
-Bueno sí, sobre algo así pero no sobre romances en plural sino solo sobre uno.- Dijo Sara, la madre, con una sonrisa que delataba la felicidad que le daba recordar aquellos tiempos.
-¿Solo uno? ¡Si tú eras guapísima! Bueno ¿Y qué? ¿Sigues hablando con él para recordar los viejos tiempos y eso?-Preguntó Laia con cara de querer saberlo todo acerca de aquél joven con el que había estado su madre durante su adolescencia.
-Digamos que duermo con él por así decirlo.- Dijo Sara pero antes de poder continuar hablando Pau le interrumpió exclamando:
-¿Duermes con otro hombre? Si papá se entera se va a enfadar muchísimo.- Dijo con cara de preocupación.
Tanto Laia como Sara se quedaron mirándole fijamente en silencio. Pau sintiéndose observado dijo:
-¿Qué pasa? ¿Por qué me miráis así las dos?-
A lo que Laia respondió con cara de decepción:
-Pau, es obvio que el chico al que se refiere mamá no es otro que papá.-
- ¿Verdad que si mamá?- Añadió haciéndole una pregunta a su madre.
-Sí, tu padre y yo llevamos desde adolescentes juntos- Afirmó Sara con una sonrisa de oreja a oreja.
-¡Oh que bonito mami! ¿Cómo os conocisteis? ¿Os gustasteis desde el primer día? ¿Dónde te llevo en vuestra primera cita? Cuéntamelo todo por favor mamá, quiero saber la historia entera.- Le pidió Laia a su madre con cara de ilusión por conocer la historia de sus padres.
-Vale, os la cuento pero después quiero la habitación limpia como una patena eh. –Respondió Sara mientras se sentaba en una silla para empezar a explicarles a sus hijos la historia.
-Todo empezó en 2013, entonces yo aún no había cumplido los 16 años e iba a cuarto de ESO…- Empezó a explicar Sara.



CAPÍTULO I
12 de Septiembre de 2013, en un pueblo cercano a Barcelona.
Bip, bip, bip… sonaba el despertador cuando de pronto se le acerca un brazo a apagarlo y se vuelve a retirar.
-¡Sara, Sara levántate ya que llegarás tarde y solo es el primer día de curso! –Exclamó alguien.
-¿A qué viene tanto jaleo mamá? Aún no son ni las siete y media mami.- Dijo Sara con cara de sueño.
-Son casi las ocho menos diez. Esto te pasa por acostarte tan tarde con el dichoso móvil seguro- Contestó la madre con tono de enfado. –Espabila que tienes el desayuno en la cocina, vístete y baja.-
-Vale mami, me maquillo y bajo- Dijo Sara.
Su madre le interrumpió antes de que dijera más, diciendo:

-¿Cómo que te maquillas? Primero de todo, vas tarde y no debes perder tiempo alguno con tonterías, y segundo, no tienes ni dieciséis años, ya te llegará el momento de maquillarte, no tengas prisa hija.- 
-Pero mamá que ya no soy una niña que juega con muñecas, además que todas las chicas de mi clase se pintan y yo solo quiero pintarme los ojos.- Contestó Sara intentando hacer razonar a su madre.
Durante un segundo la cara de su madre parecía indicar que le iba a dar una respuesta positiva pero al momento dijo:
-Ni ojos ni leches, eres muy joven. Que no te vea yo que sales de casa maquillada porque me enfadaré contigo y la tendremos.- Dijo la madre mientras salía de la habitación.
Sara se vistió y escondió el rímel en su estuche para que no se lo encontrara su madre y acto seguido bajó a desayunar.
Una vez acabó de desayunar cogió la mochila y se fue, dirigiéndose a sus padres para despedirse en la puerta:
-Hasta luego mami, papi.-
-Sé buena y estate atenta que nos conocemos Sara- Le respondió la madre.
Sara se puso en marcha y en el camino se encontró con Alba, su mejor amiga, que parecía estar esperándole.
-Para variar llegas tarde Sara, siempre me haces esperar, da igual que sea el primer o el último día.- Dijo Alba mientras abrazaba a su amiga.
-Ya sabes como es mi despertador, y mi madre y…- intentaba excusarse Sara pero Alba le cortó:
-Ya, todos conocemos tu pasión por dormir. ¿Oye no habíamos quedado que hoy vendríamos las dos con los ojos pintados? Seguro que las demás también vienen así para que los chicos se fijen en ellas.- Preguntó Alba al ver que su amiga no se había pintado como habían hablado.
Ambas dos empezaron a caminar y Sara le respondió:
-Ah sí eso. Bueno es que mi madre no me ha dejado y ya sabes cómo es si le llevas la contraria, además que para los mismos chicos de siempre no vale la pena, no creo que venga ningún chico nuevo guapo.-
Cuando estaban a punto de entrar por la puerta del instituto vieron llegar por la otra dirección a un chico al que nunca habían visto, un chico muy guapo, que parecía dirigirse hacia su instituto.
Antes de que pudieran decir nada sonó la campana que avisaba que las clases estaban a punto de  dar comienzo.
Al llegar a clase, como cada año saludaron a sus amigas y a sus compañeros y llegó una profesora que empezó a explicar cómo funcionaría el presente curso cuando de pronto alguien llamó a la puerta.
Era el director del instituto, al entrar se dirigió a la profesora:
-Señorita Álvarez disculpe la interrupción pero tiene un nuevo alumno.
-Por si no lo sabéis chicos, Silvia será vuestra tutora este próximo  año debido a la jubilación de la señorita Martínez, supongo que luego ya os explicara todos los asuntos de tutoría, bueno este chico es Andreu, sed buenos compañeros con él.- Añadió el director.
Mientras el director explicaba esto, Alba y Sara habían estado hablando a su bola sin prestar atención alguna y tal cual se fue el director vieron quien era el susodicho Andreu la cara de ambas pasó instantáneamente a una cara de total asombro pues no era la primera vez que veían ese rostro, era el chico que habían visto a la entrada.
La mirada de Sara lo decía todo, le encantaba ese chico y se pasó los siguientes cinco minutos mirándolo fijamente.
-¿Te traigo un cubiertos? Porque te lo estás comiendo con la mirada eh Sarita.- Le dijo entre risas Alba.
-Es que es guapísimo, no me digas que no.- Contestó Sara con la mirada todavía fijada en el nuevo compañero.
-A ver es guapito pero los hay mejores, de lejos parecía mucho más mono de lo que realmente es, pero me da que a ti te encanta, si quieres luego en el patio vamos y hablamos con él.- Dijo Alba
-No, no madre mía que vergüenza, ¿No querrás que ya el primer día me ponga nerviosa y la cague?- Dijo Sara, que se sonrojó totalmente.
Las primeras horas fueron muy largas para los alumnos ya que los profesores solo explicaban el funcionamiento de sus materias pero realmente no daban temario con lo que se convertían en horas eternas.
Por fin llegó la tan esperada hora del patio y Alba y Sara decidieron mirar disimuladamente qué hacía Andreu, quizás esperaban verle más solo al ser nuevo porque cuando Dani, el mejor amigo de Sara, se acercó muy natural y saludó Andreu pareció que ya se conocieran. Las jóvenes pensaron que simplemente estaba siendo majo y que se iría pronto con ellas pero se equivocaron, Dani y Andreu se pasaron todo el patio hablando juntos ante la sorpresa de las dos, en especial de Sara que tenía la pequeña esperanza que estuviera solo y atreverse a acercarse para parecerle simpática a pesar de la vergüenza que eso le iba a suponer.
La campana sonó y volvieron a clase. Las siguientes tres horas parecieron ser treinta. Al acabar, como cada día, Sara y Alba se despidieron, ya que Alba siempre iba a comer a casa de su abuela. De camino a casa Sara se encontró con Dani, que vivía muy cerca de ella, y no se  lo pensó dos veces y decidió hablar con él:
-¿Hola Dani, que tal estás? Hacía mucho que no te veía, como te fuiste a Estados Unidos pues no hemos podido hablar demasiado este verano, ¿Qué tal te fue?- Preguntó Sara
-Pues muy bien la verdad, perfeccioné mi inglés y estuve un par de semanas en un campus de futbol en Los Ángeles, fue una aventura increíble pero bueno ya toca volver a la rutina.- ¿Y tú? ¿Fuiste a tu pueblo?-Dijo  Dani
-Sí, ya sabes que mi madre quería que te vinieras unos días con nosotros porque tu madre es muy amiga de ella y tú eres para ella como un segundo hijo, pero está muy orgullosa de que dieras el paso que diste y está con muchas ganas de verte. Y por cierto ¿De qué conoces al nuevo? Andreu creo que se llama, es que he ido al lavabo y te he visto hablando con él como si le conocieras de toda la vida. -Preguntó sutilmente Sara intentando sonsacar la máxima información posible sobre Andreu de manera disimulada.
Dani esbozó una sonrisa y dijo:
-Pues la verdad es que sí que hace bastante que lo conozco, jugó un montón de años en mi equipo de futbol y se mudó con su padre al norte pero por fin ha vuelto, a casa de su tía hasta que su madre se instale aquí, y esta vez se queda ya para siempre.-
-Oh que bien, ya veo que sois muy amigos, me he planteado la opción de que fuera de tu equipo de futbol pero el año pasado fui varias veces a verte y no recordaba que él estuviera en tu equipo.- Contestó Sara
-Bueno es que él y yo compartimos equipo desde los cuatro hasta los catorce años que se fue, el año pasado ya no estaba, pero son diez años juntos, es como contigo y Alba, amistades que aunque se alejen un tiempo siempre se mantienen intactas. – Explicó Dani
-Qué bonito que llegas a ser enserio Dani, no entiendo que sigas soltero con lo buen chico que eres- Dijo Sara con una sonrisa sincera.
Al acabar esto Dani llegó a su portal y ambos se despidieron y Sara continuó un par de metros más hasta llegar a su portal y subió a  casa
-Hola mamá ya estoy aquí- Dijo Sara y a continuación dio un beso en la mejilla a su madre, quien asombrada por el gesto reaccionó preguntándole:
-¿Estás bien cariño? Prácticamente nunca me das besos, ¿Qué tal el día?-
-Bastante aburrido pero bueno, nos ha tocado una tutora que dicen que es muy buena, es joven por eso y parece enrollada, nos dará lengua y geografía ,y ya está, por lo demás todo normal, como cualquier primer día.- Dijo una alegre Sara.
Ambas comieron el plato de macarrones a la boloñesa que había preparado su madre y al acabar de comer Sara se dirigió a su madre diciéndole:
-Ah por cierto mami, esta tarde vendrá Dani con su madre que llegaron ayer por la mañana de Estados Unidos pero llegaron muy cansados con el jet lag y decidieron descansar-
-Vale perfecto, espero que tengas en condiciones tu cuarto que todos sabemos el desastre que es.- Le dijo su madre a sabiendas de que Sara solo recogía su cuarto cuando había visita.
-Bueno no es una pocilga, pero además Dani está curado de espanto con mi habitación así que tampoco hay que preocuparse demasiado.- Bromeaba Sara con su madre.
Pasaron un par de horas y llegó la tarde y picaron al timbre de casa de Sara, era Dani con su madre, tal y como había dicho Sara, tan puntuales como de costumbre.
-Hola Patricia cuanto tiempo sin vernos, ¿Cómo va todo?- Le preguntó Montse, la madre de Dani, mientras saludaba a Patricia, la madre de Sara.
-Muy bien todo la verdad, vuelta a la rutina como siempre pero incluso la echaba en falta tras tanto excesivo relax este verano, ¿Y tú qué, cómo os fue por Estados Unidos? Me dijo Sara que ayer llegasteis totalmente agotados por el jet lag.- Comentaba Patricia mientras sugería a Montse que tomara asiento.
-Mamá nos vamos Dani y yo a arriba, cualquier cosa que necesites me avisas.- Le dijo Sara a su madre.
-Vale pero no arméis mucho escándalo que nos conocemos.- Respondió Patricia.
Sara y Dani subieron las escaleras y se fueron directos al cuarto de Sara.
Una vez ambos tomaron asiento, Dani sentado en la cama y Sara en la silla del ordenador, empezaron a hablar sobre sus respectivos veranos.
-Bueno cuéntame absolutamente todo sobre Estados Unidos, ¿Creo que me dijiste que primero ibas a San Francisco, Denver y finalmente Los Ángeles no?- Preguntaba Sara con cara de total curiosidad por conocer todo acerca del viaje de su amigo al que no había visto prácticamente en todo el verano.
-Exacto, estuve cuatro días en San Francisco, otros tres en Denver y unas tres semanas en Los Ángeles, ha sido una experiencia única y muy buena en todos los sentidos.- Respondió Dani con una sonrisa.
-¿Oye y eso que me comentaste de un campus o algo así?- Añadió Sara.
-Ah sí, al lado del apartamento donde estábamos había un campo de futbol de un club local y estaban todas las calles de los alrededores repletas de panfletos de un campus de futbol que hacían, y ya una vez visitadas la mayoría de cosas de Los Ángeles durante nuestra primera semana pues convencí a mi mama para que me apuntara y estuve las dos últimas semanas e hice amigos.- Dijo Dani mientras se estiraba en la cama con cara de recordarlo todo al detalle.
-Fue una verdadera lástima que no pudieras venir con nosotras a mi pueblo, nos fuimos precisamente en Julio para que tú pudieras venir y luego tuvimos la mala fortuna de que encontraste aquel trabajo para Julio, que a la vez es normal que lo aceptaras porque necesitabas el dinero para Estados Unidos, pero bueno lo primero es lo primero, nos lo pasamos genial Alba, su novio y yo pero se te echó en falta.- Explicó Sara con rostro de tristeza-
-Bueno para la próxima no puedes faltar o te secuestro, ¡Ahora que Alba lo ha dejado con él sí que no puedes faltarnos eh Dani!- Exclamó Sara mientras se reían ambos.
-Vale te lo prometo que para la próxima no faltaré- Le contestó Dani a pesar de que su rostro no mostraba total convencimiento de lo que estaba diciendo.
-¿Sabes qué? Mientras estaba en Los Ángeles acabé de escribir una canción con la guitarra, ya sabes que algún día espero que cantes alguna de las canciones que escribo, porque tanto Alba, como yo como tu  familia siempre te hemos dicho que cantas genial por mucho que siempre te encabezones en decir que no.- Dijo Dani intentando animar a Sara a cantar, a lo que ella le respondió:
-Es que yo no creo que cante bien pero bueno tú tócame la canción y ya me lo pensaré.- Dijo Sara intentando quitarse el marrón de encima.
Dani cogió la guitarra que Sara tenía colgada en la pared, que precisamente él y Alba le habían regalado para su último cumpleaños, y empezó a tocar su canción.
En acabar la canción la cara de Sara lo decía todo, era realmente bonita y melódica y sin decir palabra alguna Sara le enseñó a Dani su brazo el cual tenía los pelos de punta de lo mucho que le había gustado.
-Es preciosa Dani, no puedo decir otra cosa porque me has dejado sin palabras, ¿La tocarás en el concurso de talentos del pueblo en primavera?-Preguntó Sara, aún  impresionada por lo bonita que era la canción que había escrito Dani.
-No lo sé, ya sabes que muchas veces me he planteado presentarme pero hay mucho nivel en el pueblo, Alba con su grupo de baile siempre están de los primeros, Álex con el piano y Laura que tiene todo un vozarrón, además que cada año aparecen nuevos candidatos y es muy difícil, pero me lo pensaré- Respondió Dani.
-Si sigues haciendo canciones tan bonitas algún día serás tan famoso como él- Dijo Sara señalando el póster de Ed Sheeran que tenía colgado en la pared.
-¡Uy mucho pides tú eh! Estamos hablando de una gran estrella mundial, de mi ídolo.- Exclamó a carcajadas Dani.
-Yo confío en ti, siempre te he dicho que eres el mejor.- Dijo Sara con una sonrisa sincera.

CAPÍTULO II
Sara y Dani pasaron la tarde entre risas, música y horas y horas de explicarse a fondo como habían ido sus vacaciones y llegó el siguiente día.
Como de costumbre, las primeras clases, las que van antes del patio, se le hicieron eternas a Sara y Alba, en especial a Sara ya que tenía la esperanza que a la hora del patio Dani y Andreu se vinieran con ellas y así poder hablar con el chico en que tanto había pensado el día anterior.
Sonó la campana que indicaba el final de la última clase y el inicio del patio y ese ensordecedor  ruido cambió la cara de Sara. Tanto ella como Alba aprovecharon para  ir al lavabo pero cuando volvieron al patio Dani y Andreu ya no estaban donde les habían visto por última vez. Se pasaron un par de minutos buscándolos y por fin les encontraron y Sara dijo:
-¿Pero dónde os habíais metido Dani? Os estábamos buscando.-
-Perdón ha sido culpa mía.- Le interrumpió Andreu.- No quería ser una molestia para vosotras ya que apenas nos conocemos.
-Pero qué dices hombre si estamos encantadas de que vengas con nosotras, si eres amigo de Dani no puedes ser mal chico.- Dijo Alba con un tono alegre.
-Por cierto yo soy Alba y esta es Sara.- Dijo presentándose Alba.
-Vuestros nombres me los sabía pero pensaba que tú eras Sara y ella Alba.- Dijo Andreu con cara de estar avergonzado por su confusión.- Me los dijo Dani, me ha hablado muy bien de vosotras.
-Bueno Andreu, ¿Dónde vivías antes?- Preguntó Alba, que nunca se mordía la lengua a la hora de cotillear sobre vidas ajenas.
-Pues hasta los catorce años vivía en el pueblo de aquí al lado, pero al vivir al lado de la carretera me iba mejor jugar en el equipo de aquí y así conocí a Dani, después, el año pasado me mudé con mi padre a un pueblo al norte pero por temas de trabajo él se ha tenido que ir de España y entonces me he venido aquí a casa de mi tía hasta que mi madre se pueda venir.- Explicó Andreu.
Y durante los diez minutos restantes de patio la cosa siguió igual, Alba bombardeaba a preguntas a Andreu y Sara se mantenía callada observando y escuchando.
Acabó el patio y comenzó la clase de geografía y todos los alumnos se sentaron en sus pupitres y con cara de estar preparados para recibir un sermón ya que los alumnos del año anterior les habían avisado que sería una asignatura muy pesada, así que esperaron a que la profesora explicara el primer tostón del curso pero para sorpresa de todos la señorita Álvarez entró a clase con lo que parecía una bola del mundo que  parecía estar hecha manualmente.
-Buenos días chicos, por favor guardar vuestros libros y sacad una libreta u hoja para apuntar. ¿Veis esta bola del mundo? Pues en las próximas semanas será lo que haréis. Pero no os asustéis, no la haremos toda de golpe sino que a medida que vayamos estudiando diferentes partes iremos completando nuestra bola del mundo, apuntad estos son los materiales que tenéis que traer para la próxima clase…, si no me equivoco sois veinticuatro, por tanto por favor haced seis grupos de cuatro, si lo preferís los hago yo pero como de momento no nos conocemos demasiado os dejo elegirlos a vosotros.- Explicó la profesora.
Al instante Sara y Alba se miraron sabiendo que iban a ir juntas, pero les faltaban dos integrantes más, y Alba tuvo la idea de decírselo a Dani y Andreu antes de que se pusieran con otro grupo y dijo:
-Oye Dani poneros con nosotras, nos faltan dos-
-Vale, perfecto, ¿Te parece bien a ti Andreu?- Preguntó Dani.
-Sí, mejor, que de momento sois las únicas que conozco y seguro que será divertido ya que Dani me ha hablado de lo bien que se lo pasa cuando está con vosotras.- Dijo un sonriente Andreu.
-Vale la próxima clase es mañana, así que sin falta hay que comprar esta tarde los materiales.- Dijo Alba.- Ya sabéis que hoy no puedo que tengo baile de cinco y media a siete y media, pero como solo hay que comprar materiales podréis hacerlo vosotros solos, ¿Tú puedes no Dani?
-Sí bueno, puedo hasta las seis que tendré que ir a buscar a mi primo pequeño al kárate pero si nos espabilamos lo tendremos todo listo para entonces.- Respondió Dani.
-Podemos ir a casa de mi tía, por las tardes no está y tenemos a una calle la papelería, además puede que tenga alguno de los materiales.- Añadió Andreu.- ¿A los dos os va bien?
-Sí- Dijeron al unísono Dani y Sara.
Llegaron las cinco y Sara y Dani picaron al timbre de Andreu.
-Hola chicos, he estado mirando yo tengo pinturas así que es un gasto menos.-Dijo Andreu entusiasmado.
-Olé, eso es perfecto…- decía Sara, pero antes de poder acabar la frase su estómago hizo un sonido más propio del rugido de un león.
Segundos después también sonó el estómago de Dani.
-Vaya parece que tenéis hambre, que maleducado soy que ya estoy hablando de trabajo y no os he ofrecido nada de comida.- Dijo Andreu ante el hambre que mostraban los estómagos de sus compañeros.- ¿Os apetece un zumo con alguna pasta?
-Sí, yo de piña si tienes por favor- Dijo Sara muy flojo con cara de tener vergüenza.
-¡Claro que tengo, es mi zumo favorito!- Le respondió Andreu con una sonrisa y se giró hacia Dani para saber de qué lo quería él y este le dijo:
-Yo de uva.-
Acto seguido Andreu se fue a la cocina a buscar la merienda para todos y les repartió a cada uno lo que habían pedido.
Mientras merendaban pusieron la tele y vieron “Dos hombres y medio” hasta que acabó y se dieron cuenta que eran las cinco y cincuenta y Dani les recordó que él a las seis se tenía que ir.
Se apresuraron al máximo y se dirigieron a la papelería.
Una vez allí Dani miró el reloj, vio que eran casi las seis y les dijo que tenía que irse.
Ya en la cola para pagar, Andreu le dijo a Sara:
-¿Dani y tú sois muy amigos no? Me ha hablado mucho de ti, de que lleváis mucho tiempo juntos.-
-Sí, la verdad es que podría decirse que nos conocemos desde bebés ya que nuestras madres ya eran amigas antes de que naciéramos y como vivimos muy cerca pues nos hemos criado juntos, luego está Alba que vino en quinto de primaria y desde entonces somos un grupo inseparable, hay más gente con la que nos juntamos mucho pero digamos que el grupo más inseparable somos nosotros tres.- Explicó Sara
-Es normal que seáis tan amigos, es un chico increíble como pocos, y un amigo de los que nunca te falla.- Dijo Andreu justo antes de que les tocara pagar.
A punto de salir por la puerta se fijaron que la calle estaba mucho más oscura pero como los cristales de la tienda estaban tintados no podían ver con claridad que ocurría fuera. Al salir notaron lo que pasaba, estaba cayendo una tromba de agua que les sorprendió al momento.
Sara se acercó a la carretera para cruzar al otro lado, donde los balcones les permitirían refugiarse de la lluvia, pero Andreu viendo que se acercaba un coche y que justo delante de Sara había un charco que si el coche pasaba por encima le dejaría empapada por completo y la alertó para que se apartara:
-¡Cuidado Sara apártate o el coche te empapará!
Ante eso Sara no supo que hacer y dio una especie de salto hacia atrás para apartarse de ahí y acabó delante de Andreu que fue corriendo para ayudarle y la cogió para que no se cayera, ya que la vio que estaba a punto de perder el equilibrio.
Durante unos segundos Andreu la sostuvo en sus brazos, estando cara a cara bajo la lluvia.
-“Ojalá este momento no acabe nunca, no me puedo creer que me haya cogido en brazos, y si le beso, sería un momento súper romántico…-” Pensó Sara por dentro, pero al acabar de pasar los coches, los dos jóvenes se miraron y ante un momento tan comprometedor se separaron con cara de vergüenza.
-Vaya estás totalmente empapada Sara, sube a casa a secarte y si eso ya te dejo yo algo de ropa para que no te constipes. - Dijo Andreu preocupándose por Sara que se limitó a sonreírle y asentir con la cabeza.
Una vez en casa de Andreu, Sara se fue directa al lavabo para secarse.
-Toma, este chándal te puede ir bien, al menos no cogerás frío por el camino, usa el secador si quieres, está debajo del lavamanos. -  Le dijo Andreu mientras le daba por un hueco de la puerta el chándal.
-Muchísimas gracias por todo Andreu, ¿Te puedo pedir un favor? ¿Me ayudas a deshacerme la coleta y a desabrochar el sujetador?- Le pidió Sara mientras ponía su espalda por el hueco de la puerta que había abierto, suficiente para que Andreu pusiera las manos pero sin que pudiera ver nada más.
-Qué pelo más largo y suave tienes, es un color muy bonito.- Dijo Andreu al deshacerle la coleta y verle el pelo suelto.- Si necesitas algo más avísame.
Al rato, Sara salió del lavabo con el chándal que le había dejado Andreu puesto y con el pelo suelto y seco, Andreu la miró fijamente, ya que era la primera vez que veía el pelo castaño claro de Sara suelto y le gustaba mucho pues recién secado el pelo de Sara brillaba y parecía más claro.
Se despidieron hasta el día siguiente y Sara se marchó corriendo a casa, deseando que llegaran las siete y media para poder explicarle a Alba todo lo que había pasado y en especial el momento mágico bajo la lluvia.
La lluvia dio un respiro y paró durante un rato, lo suficiente como para que Sara que llegara seca a casa.
Tal cual llegó a casa, Sara se duchó y al acabar se tumbó en la cama, cerró los ojos y volvió a vivir ese momento en que Andreu la sostuvo en sus brazos durante unos segundos en los que se miraron fijamente. Vio en esas imágenes la sonrisa de Andreu una y otra vez abrazada a la almohada.
Poco después de las siete y media el móvil de Sara vibró, era Alba que ya había llegado a casa y le escribió un wasap:
-“¿Tú qué perra? ¿Qué es eso qué tienes que contarme? ¿No me digas que me he perdido vuestro primer beso? ¡¡¡Cuéntame pero ya!!!”-
-“Espera que te llamo y te lo cuento todo”- Le escribió Sara.
Marcó el número de Alba y al instante:
-¿Qué ha pasado? ¡Cuenta pero ya!- Alba
-A ver no te emociones que no ha pasado nada especial, pero cierto es que nunca olvidaré este día.- Sara
-¿Pero tú eres tonta o qué? ¿En qué quedamos, ha sido algo importante o no?- Alba
-Bueno no y sí, a ver te cuento, al salir de la papelería estaba lloviendo mucho y yo he ido corriendo hacia la otra acera para ponerme a cubierto y justo pasaba un coche por la carretera, que había un charco, y para que no me empapara él me ha avisado y yo he retrocedido hacia atrás cayendo justo delante de él y como estaba a punto de perder el equilibrio pues me ha cogido en sus brazos y durante unos segundos nos hemos quedado mirándonos fijamente a los ojos. Después, en su casa, al ayudarme a deshacerme la coleta me ha dicho que tengo un pelo muy largo y suave, que era muy bonito.- Sara
-Vamos, ¿Qué no vas a volver a ponerte la coleta más no?- Alba
-Qué bien me conoces ja, ja, ja- Sara
-Oye Sara, te conozco desde hace muchos años y conozco todos tus tonos de voz, ten mucho cuidado, porque te estás ilusionando mucho por un chico que acabas de conocer y que ni siquiera sabes si tiene novia porque seguro que no te has atrevido a preguntárselo, ¿Verdad que no? Pues tú espérate a que  hable con él y ves despacio que la última vez que te ilusionaste demasiado lo pasaste muy mal y no quiero, eres mi mejor amiga y tengo que protegerte. En fin te dejo que me reclama mi mama, nos vemos mañana flor, te quiero.- Alba
-Eres la mejor, yo también te quiero flor- Sara
Sara descolgó el teléfono móvil y se puso sus cascos y cerró los ojos.


CAPÍTULO III
Al día siguiente
-Buenos días mamá- Dijo Sara
-Buenos días Sara, ¿Sara, te has levantado antes de que suene el despertador? ¿Estás enferma o algo, llamo al médico?- Preguntó su madre preocupada ya que Sara nunca se levantaba antes de que sonara el despertador, en todo caso esperaba en la cama a que sonara.
-No, tranquila mamá estoy bien, simplemente que no quería llegar tarde, que tengo a primera hora geografía y mis compañeros de grupo me matarán si llego tarde.- Dijo Sara intentando no darle más vueltas al asunto.
Se despidió de su madre y salió por la puerta, a pocos metros le esperaban Dani y Alba, que estaban inmersos en una conversación que por la cara de Alba era muy interesante.
-Hola chicos.- Dijo una Sara más sonriente que nunca.
-¿Sara llegando pronto? Esto es un milagro.- Decía Dani partiéndose de risa, Alba sabía el motivo de que Sara hubiera llegado a la hora y se lo hizo saber con una mirada.
-¿Hubo algún problema ayer con los materiales Sara?- Preguntó Dani.
-No.- Contesto simultáneamente Alba.
-Pero si tú no estabas, deja que Sara hable que ella también tiene boca y es ella la que fue a comprar con Andreu.- Replicó Dani.
-Ya lo sé, pero primero que  Sara me lo explicó todo ayer y segundo que encima que llega pronto no le hagamos pensar demasiado a estas horas- Dijo Alba bromeando que sabía que si Sara se ponía a recordar la tarde de ayer se pondría muy colorada y se notaría mucho que ocurrió algo.
Una vez empezó la clase y la señorita Álvarez explicó el trabajo que tenían que hacer durante las dos siguientes horas, los chicos se pusieron manos a la obra.
Alba le dijo algo a Dani con la mirada y al momento pintó a Sara en la mano, aparentemente involuntariamente, y le dijo que la acompañaba al lavabo.
-¿Se puede saber qué haces, para qué me pintas Alba?- Preguntó Sara en el lavabo ya que había notado que había sido a propósito pero no entendía la razón.
-¿Eres tan sumamente corta que no lo pillas que te lo he hecho para venir a hablar a solas? Además así dejo que Dani cotillee sobre Andreu.-
-¿De qué estás hablando? ¿Cotillear el qué?- Preguntó Sara que se había quedado desconcertada.
-Ais hija a ti hay que explicártelo todo eh, esta mañana he estado intentando averiguar todo lo que sabe Dani sobre la vida de Andreu i bueno no he sacado mucho pero al menos le he dejado con ganas de saber sobre Andreu y su vida privada así que luego me contará lo que averigüe, ¿No me digas que no soy la mejor?- Contestó Alba enorgullecida con lo que había conseguido.
-Cuando se trata de cotillear algo sin duda eres la mejor- Le respondió Sara riéndose.
-Soy la mejor y punto.- Añadió Alba quien también se estaba riendo mucho.
Ambas volvieron a clase con sus compañeros y siguieron trabajando, al cabo de un rato la profesora Álvarez dijo:
-Recordad que este trabajo y el siguiente son un 40% de la nota de este trimestre, es decir, este trabajo vale un 20% de la nota total del trimestre así que currároslo porque si sacáis buena nota en ambos trabajos y no faltáis a clase, cumpliendo el 10% de nota de actitud, tendréis menos dificultad con el examen porque no os jugaréis tanto.-
Al llegar la hora del patio, Sara miró el móvil y les dijo a sus amigos:
-¿Sabéis que Ed Sheeran está preparando un nuevo CD para el año que viene?-
-Claro que lo sabía Sara, recuerda quien te enseñó Ed Sheeran.- Dijo Dani en broma recordándole que fue él quien le enseñó por primera vez la música de Ed Sheeran.
-¿Ya pues seguro que no sabéis que una de sus canciones sale en el Hobbit: La desolación de Smaugh?- Añadió Alba.
-¿Y tú cómo sabes eso Alba?- Preguntó Dani.
-Por qué estuve leyendo acerca de la nueva entrega de la saga y leí que la película cuenta con la colaboración de Ed Sheeran y una de sus canciones, que no es otra que I See Fire, ya sabéis que con las pelis…- Estaba diciendo Alba hasta que le interrumpió Sara:
-Con las pelis eres una friki Alba.- Dijo mientras ella y Dani se reían.
-Pues si alguna vez queréis saber algo de música electrónica soy vuestro hombre.- Dijo tímidamente Andreu que hasta el momento había permanecido callado.
-Es verdad, es el dj de nuestro equipo ja, ja, ja.- Añadió Dani.
-Que también conozco bastante música pop pero bueno sobretodo me encantan dj como David Guetta, Avicii, Hardwell o Swedish House Mafia.- Comentó Andreu.
-Querrás decir Axwell, Steve Angello y Sebastian Ingrosso, recuerda que están separados ya.- Detalló Dani en broma sabiendo que eso iba a picar a Andreu.
-Bueno pero sus canciones siempre estarán ahí y para mí siempre será Swedish House Mafia...- Dijo Andreu.
-Es difícil cuando tus ídolos se separan, el día que Ed deje de cantar se hará duro para mí.- Le dijo Dani con cara de comprenderle.
-Pues yo no sé quiénes son esos esos pero seguramente alguna canción suya habré bailado.- Dijo Alba


Unos días más tarde
¡Sara! ¡Sara! Gritaba la madre de Sara desde el comedor, al ver que su hija no la oía supuso que para variar estaría con los auriculares puestos y no la oiría, así que subió a llamar a su hija otra vez.
-Sara cariño te vas a quedar sorda.- Le dijo mientras le ponía la mano en el hombro.
-Uff mamá no me des estos sustos por favor, avísame o algo-. Le respondió Sara muy sorprendida por la entrada sorpresa de su madre.
-Hija te he llamado varias veces pero tú como siempre estás en tu mundo con tus cascos… Te ha venido a ver Dani, lleva un rato esperando abajo, anda no le hagas esperar más al pobre.- Le explicó a su hija.
Sara bajó y le dijo a Dani:
-Me visto en dos minutos y nos vamos a dar una vuelta.-
Y sin darle tiempo a Dani de responder Sara volvió a subir las escaleras dirección a su habitación.
Al cabo de unos minutos Sara bajó y se fue con Dani a dar una vuelta.
-¿Cómo es que te has presentado en casa sin decirme nada? ¿Ha pasado algo?- Preguntó Sara preocupada.
-Te he mandado varios wasaps pero no los has leído, no tranquila no pasa nada, solo quería contarte un par de cosas.- Empezaba a explicar Dani cuando de pronto Sara le interrumpió:
-Yo también tengo que decirte algo muy importante.-
Ya sabes que las damas primero así que empiezo yo. Alba ya lo sabe pero quería decírtelo a ti, sé que es muy pronto y que puede que me haga daño porque me empiece a ilusionar tontamente pero quería que supieras que me gusta… Andreu-Dijo Sara.
-¿Qué te gusta Andreu? Oh vaya se me habían ocurrido varias cosas que podían ser pero esto ni se me había pasado por la cabeza.- Respondió Dani con la voz algo temblorosa de lo sorprendido que estaba.
-Y bueno eso, que no le digas nada que es muy pronto y me moriría de vergüenza. ¿Bueno tú qué tenías que decirme?- Preguntó Sara
-Oh, nada importante, solo que he decidido apuntarme al concurso de talentos del pueblo y eso, que espero que tú también participes.- Dijo Dani, aún con cara de estar sorprendido.
-¿Pero no habías dicho que eran un par de cosas? Al menos para mí un par son dos cosas ja, ja, ja.- Le dijo Sara con una sonrisa.
-¿Ah he dicho un par? Pues me habré equivocado ja, ja, ja.- Contestó Dani mientras empezaba a reírse.
-Bueno pues intentaré ayudarte todo lo que pueda con Andreu cuando estés preparada para intentar conquistarle.- Añadió Dani mientras se ponía serio.- El otro día hablé con él y está soltero desde el año pasado y de momento no le gusta ninguna chica del pueblo así que tendrás que aprovecharlo.-
-Muchas gracias cielo, desde luego tener amigos como tú o como Alba es tener un tesoro.- Le agradecía Sara mientras le abrazaba.


¿Qué pasa mamá? ¿Por qué te has parado ahora que empezaba a ponerse interesante?- Laia
-Mmm no entiendo la razón de que lo hiciera pero aquí faltan algunas páginas, para ser exactos desde finales de septiembre hasta finales de marzo, quizás fueron las hojas que se mojaron y que las quité para arreglarlas, pero por lo visto nunca las puse otra vez.- Sara
-¿Y qué ocurrió en esas fechas mamá? Acababas de contarle a Dani que te gustaba Andreu, ¿Se lo dijiste a él?- Laia
-No, hasta más adelante no fui capaz de confesarme, creo que durante estos meses no pasó nada realmente importante, simplemente nos volvimos un grupo inseparable y conseguimos una gran nota en el famoso trabajo de geografía, que si os fijáis es la bola del mundo que tenéis puesta encima del armario marrón. En fin sigamos por donde diga el diario.- Sara


CAPÍTULO IV
Finales de Marzo-Inicio de Abril de 2014

-Sara Dani ha venido a verte, baja y no le hagas esperar.- Dijo la madre de Sara.
-¿Un sábado por la mañana? Qué raro, debe ser importante- Pensó Sara.
-Buenos días Dani, ¿Qué ocurre?- Preguntó Sara con aparente cara de sueño.
-¿Sabes qué día es mañana? ¡Mañana es el concurso de talentos del pueblo y aún no te has inscrito!- Exclamó Dani indignado. -¿Recuerdas que prometiste apuntarte si sacábamos más de un 8 en el trabajo de geografía? Pues ya estás tardando en inscribirte porque el plazo termina esta tarde y tienes que prepararte una canción.-
-Vale, vale, se me había olvidado apuntarme pero la canción ya la tengo preparada.- Explicó Sara.
-¿Ah sí? ¿Y qué vas a cantar?- Preguntó Dani intrigado.
-Pues te voy a hacer competencia cantando I See Fire y estoy segura que tú vas a cantar y tocar alguna canción de Ed, lo que me gustaría que me ayudaras y fueras mi guitarrista, que no he conseguido dominar la canción con la guitarra y seguro que me equivoco con los nervios.- Respondió Sara.
-Será un placer, y sí, tocaré una de Ed, You Need Me I Don't Need You, pero la versión que él hace en los conciertos.- Le respondió Dani.
-¿Te vas a atrever a rapear? Sabes de sobras lo difícil que puede llegar a ser esa canción, que si la haces bien será un espectáculo y ganarás.-  Dijo Sara asombrada por la valentía de Dani al cantar una canción tan difícil.
-Bueno te dejo que voy a ensayar, te aviso, ensaya bien porque he visto parte del baile que va a presentar el grupo de baile de Alba y es increíble, mucha suerte Sara, nos vemos mañana, no me falles.- Se despidió Dani.

Domingo por la mañana
Ya estaban todos los participantes en la plaza del pueblo, preparados para actuar, a excepción de Sara que todavía no había aparecido y Alba y Dani comentaban acerca de ello:
-Yo creo que se ha echado atrás por los nervios.- Dijo Alba.
-No, me  prometió que vendría y jamás me ha faltado a una promesa, sé que vendrá.- Contestó Dani, seguro de que su amiga no iba a fallarle.
-Perdón por llegar tarde, es que no sabía que ponerme.- Dijo Sara con un rostro que mostraba que sabía que había llegado muy apurada de tiempo.
De pronto el alcalde del pueblo, que ejercía como presentador, dijo al público presente:
-Por favor, dama, caballeros y niños aquí presentes, por favor siéntense que el vigésimo segundo concurso de talentos del pueblo va a dar comienzo. Nuestro primer participante será: Álex que nos tocará una canción titulada River Flows in You, un fuerte aplauso por favor para él.
La actuación de Álex fue realmente buena pero había sido tal su nivel en años anteriores que Sara y los demás lo descartaban como ganador:
-Es genial como toca el piano, eso son muchos años de conservatorio pero no creo que este año tenga opciones a ganar, el año pasado su actuación fue brutal y ganó, pero mantener ese nivel es muy difícil.- Comentó Sara.
-Muchas gracias Álex, los siguientes concursantes serán los DDancers, de la academia de baile del pueblo, un fuerte aplauso para ellos.- Dijo el alcalde.
-Bueno me toca, deseadme buena suerte.- Dijo Alba, a quien le tocaba bailar ya.
-Mucha suerte flor, lo vas a bordar.- Le dijo Sara animándola.
-Increíble chicos y chicas, es todo un orgullo tener un grupo de baile así en el pueblo.- Dijo el alcalde una vez acabada la actuación de los DDancers.
-Qué casualidad que este año que su hija baila con ellos le guste tanto la actuación.- Dijo Sara con el ceño fruncido.
-Hay que decir que la actuación ha sido impresionante, no los descarto como posibles ganadores, bueno creo que soy el siguiente en salir, os veo luego.- Dijo Dani mientras se colgaba su guitarra.
-Demos una calurosa bienvenida a Dani  su guitarra que interpretará una canción titulada You Need Me, I Don’t Need You, adelante y mucha suerte.- Dijo el alcalde durante la presentación.
-Quizás Dani no tenga una voz única, que no canta nada mal, pero es que con una voz un poco más comercial podría ser una estrella, porque mira que dominio de la guitarra y como se está comiendo el escenario, y espérate a que llegue la parte del rap que vamos a flipar todos.- Le explicaba Sara a Andreu mientras Dani actuaba.
-Demos un enorme aplauso para este joven talento que nos ha brindado un gran espectáculo.- Le despedía del escenario el alcalde, dando paso a la siguiente artista.
-Tío ha sido espectacular, eres una mole en el escenario, espero que ganes porque te lo mereces el que más porque eso no es innato, eso es trabajo duro.- Le felicitaba Andreu a Dani al bajar del escenario.
-Enhorabuena Dani, me has dejado sin palabras.- Le felicitó también Alba y le sonreía.
-Por favor un fuerte aplauso para Sara, que cantará I See Fire, que contará con la música en directo tocada por Dani, mucha suerte y adelante.-
-Tú puedes, recuerda que si te pones nerviosa estoy a tu lado con la guitarra, demuéstrales lo que vales.- Le dijo Dani mientras ambos subían al escenario.
Sara con unos nervios que la cohibían, pero al ver como Andreu le sonreía desde el público se vino arriba y mostró todo su potencial.
-Te dije que podías y lo has hecho, eres una crack.- Le dijo Dani al acabar mientras se abrazaban.
-La siguiente actuación corre a cargo de Laura, otra joven cantante, que nos deleitará con su versión acústica de Apollo, de Hardwell y Amba Sheperd, un fortísimo aplauso para ella.- Decía el alcalde mientras consultaba su lista de concursantes.
-Si la canción le sale bien puede ser increíble, es una canción house pero la parte vocal es increíble y si encima hace la versión acústica puede ser algo memorable.- Comentó Andreu, que era un gran entendido de la música electrónica.
La actuación fue realmente increíble, el alcalde siguió dando paso a los concursantes y finalmente dijo:
-Querido público el tiempo de las actuaciones ha terminado, ahora es hora de que nuestro jurado, elegido por sorteo, elija al ganador o ganadora.-
Unos minutos más tarde
-Damas y caballeros, la persona ganadora del vigésimo segundo concurso de talentos es… los DDancers, por favor recibámosles con una gran ovación.- Pidió el alcalde al pronunciar el nombre del ganador.
-Muchas felicidades flor, os lo merecéis, ha sido un baile realmente increíble.-Le felicitó Sara a Alba que acto seguido subió con su grupo a recibir el premio.
-Creo que tendría que haber ganado o Dani o Laura, son el mejor músico y la mejor voz, con todos los respetos Sara que tu actuación ha sido increíble pero ella lleva años dando clase de canto y hoy se ha salido de lo bien que lo ha hecho.- Dijo Andreu, un poco indignado con la decisión.
-La verdad es que tienes toda la razón, yo lo he hecho todo lo mejor que he podido y estoy orgullosa de ello pero lo más justo hubiera sido que ganara Dani, aunque también hay que decir que el baile del grupo de Alba ha sido también merecedor de ganar y me alegro mucho por ellos porque son los que más llevan preparando su actuación.- Comentó Sara intentando dar por finalizado el debate sobre si había sido justa la decisión de que ganará el grupo de Alba.
Estaban todos celebrando con Alba su victoria cuando un joven hombre desconocido se acercó a ellos:
-¿Perdona, eres Dani, el que ha cantado con la guitarra? –Preguntó el desconocido.
-Sí soy yo. ¿Qué quiere de mí y quién es usted?- Le respondió Dani algo desconcertado.
-Mi nombre es Elías, soy promotor del concurso de jóvenes talentos musicales de la comarca, y me gustaría que vinieras a participar en él, es a finales de Junio así que no tendrás problemas con el instituto para ir.- Le explicó el hombre desconocido.
-¿Está usted hablando del concurso que se celebra en la gran ciudad de la comarca? Pero si no he ganado, ¿Por  qué no llevar a Laura o Sara que tienen mejor voz que yo?- Preguntó Dani totalmente sorprendido ante tal petición.
-A ver seamos realista, no tienes la mejor voz del mundo, cantas bien y sabes controlarla pero hay voces mejores que la tuya, pero el concepto voz bonita está muy visto, yo lo que busco es alguien con esa energía y pasión que le pones tú, gente que se come el escenario, músicos de verdad. Por cierto el primer premio es la grabación de un CD en mi pequeño estudio y cuatro entradas VIP para el concierto que quieras, el segundo premio son dos entradas  para el concierto que quieras  y el tercero es  una entrada y un pack  de accesorios para la guitarra. Creo que te interesaría participar, viendo la pasión que le has puesto a la canción estoy seguro que te encanta Ed Sheeran y si mal no recuerdo actúa en Noviembre en Barcelona, ¿Qué me dices?- Explicó y preguntó Elías.
-Por supuesto que participaré, cuente conmigo señor Elías. –Dijo Dani muy entusiasmado.
-Perfecto, espero mucha energía en el escenario por tu parte y por favor no me llames de usted que soy joven aún.- Bromeaba Elías.- Nos vemos en Junio, cuídate mucho.-
Un par de días después a la hora de geografía
-Chicos tengo una buena noticia para vosotros, como ya os empiezo a conocer y os encanta perderos clase he conseguido poder hacer una excursión este viernes a la montaña a poner en práctica lo que hemos estudiado.- Dijo la señorita Álvarez.
Toda la clase explotó de júbilo ya que suponía perderse toda la mañana del viernes.
Hubo una persona a quien le hizo especial ilusión, Sara, quien llevaba desde Septiembre pillada por Andreu, había decidido que ya hora de confesarse antes de que otra lo hiciera y que mejor lugar que en plena montaña, así que esa misma tarde quedó con Alba para hablar sobre como lo haría.
-Estoy muy nerviosa, sé que la cagaré y le diré mal las cosas, pero es que si me sigo esperando me lo quitarán, he visto como le miran las chicas de primero de bachillerato y tengo que darme prisa, tú que no tienes vergüenza para estas cosas, ¿Cómo lo harías?- Preguntó Sara con una voz muy tímida.
-Ya sabía que ibas a hacerme esta pregunta, por eso me he adelantado y he averiguado como irá la excursión y la señorita Álvarez me ha explicado que tendremos que hacer parejas y buscar una serie de cosas de las que hemos estudiado, así que yo me pediré ir con Dani así tú podrás ir con Andreu y cuando estéis totalmente solos te confiesas, si la cosa saliera mal vienes a buscarme y hacemos cambio de parejas para que no se cree un momento incómodo.- Explicó Alba con una sonrisa de autosatisfacción.
-Eres increíble flor, lo hablaré con Dani ahora para que esté al tanto.-  Respondió Sara mientras salía por la puerta de casa de Alba.

El móvil de Dani empezó a sonar, era Sara que le estaba llamando.
-Dime Sara, ¿Qué pasa?- Preguntó Dani.
-Tengo que comentarte algo sobre el viernes, ¿Puedes quedar ahora?- Preguntó Sara.
-Claro, pásate por casa y me cuentas. Ahora iré a comprar algo de comer, ¿Qué te apetece de merienda, filipinos blancos como siempre?- Le dijo Dani.
-Jope, ¿Tan previsible soy? Ja, ja, ja, sí porfa filipinos blancos, ya sabes que me encantan. Eres el mejor, gracias pequeño, nos vemos luego.- Respondió Sara y colgó el teléfono.
Al cabo de un rato
Alguien llama a la puerta de Dani:
-Ya estoy aquí.- Dijo Sara mientras picaba al piso de Dani.
-Ya te empezaba a echar de menos.- Le respondió Dani mientras abría la puerta.- Sube a mi cuarto que ahora llevaré la merienda.
Una vez Sara ya se había sentado, como solía hacer siempre, en la silla del ordenador, Dani entró en la habitación con una bandeja con la merienda.
-¿Alguien ha pedido filipinos blancos? – Preguntó Dani con un tono de broma como si fuera un camarero.
-Sí aquí camarero, gracias, se ha ganado usted una propina.- Le respondió Sara siguiéndole el juego.
Como cada vez que estaban juntos por la tarde, los dos se pusieron a ver la tele mientras merendaban y al acabar Sara se puso seria y dijo:
-Tengo que contarte algo Dani, este viernes en la excursión voy a declararme a Andreu, y Alba y yo hemos pensado en cómo hacerlo, ella ha averiguado que en la excursión tendremos que ir en parejas así que ella te pedirá que vayas con ella y que yo vaya con Andreu para que las dos vayamos con alguien que nos pueda proteger, y así cuando tenga la oportunidad y estemos Andreu  y yo totalmente a solas, me declararé, si la cosa saliera mal yo haré como que me he dejado mi botella de agua en la mochila de Alba y haríamos cambio de parejas, espero que no te suponga un problema.- Le dijo Sara mientras le sonreía sabiendo que su amigo no iba a fallarle.
-Ya que tú te has decidido a confesarte yo también lo haré. Sara tienes que saber que estoy enamorado de Alba.- Dijo Dani rotundamente.
-¿Qué? ¿Desde cuándo? ¿Por qué no me habías dicho nada?- Preguntó una Sara totalmente anonadada.
-Llevo enamorado de ella desde la excursión que hicimos el año pasado al museo, nos quedamos solos y para mí fue algo especial, una sensación mágica como si estuviéramos hecho el uno para el otro, no he dicho nada a nadie porque como siempre hemos sido un trío inseparable  tenía miedo a que me dijera que no pues no quería quedarme solo.- Le explicó Dani.
-Bua pues me acabas de dejar totalmente sorprendida, a ver ya sabes que jamás dejaría que te quedaras solo, pero Alba y yo siempre hemos pensado que…- Le comentó Sara.
-¿Siempre habéis pensado qué?- Preguntó rotundamente Dani.
-Que estabas enamorado de mí.- Respondió Sara.
-Alguna vez me lo han preguntado, porque siempre estamos juntos y soy cariñoso contigo en especial, pero es que tú  sabes que llevamos toda la vida juntos, que eres mi mejor amiga y que te quiero como si fueras mi hermana de sangre, que te cuido más que a mí mismo, y desde que Alba está con nosotros intento tratarla igual pero quizás no siempre lo consigo, pero bueno tampoco me voy a enfadar porque alguien piense que estoy enamorado de ti, al fin y al cabo eres una chica única y muy guapa, pero no es el caso, yo estoy totalmente enamorado de Alba y ahora que puede que tú y Andreu acabéis juntos creo que sería el momento de decírselo a Alba, pero lo principal es teneros siempre a mi lado, porque sois las mejores amigas que uno pueda tener.- Se explicó Dani.
Al oír esto, Sara abrazó con todas sus fuerzas a Dani.
-Bueno pues ya sabes, ahora toca ensayar con la almohada hasta el viernes que será el gran día.- Dijo Dani haciendo referencia a la declaración que iba a hacerle Sara a Andreu.
-Te veo muy convencido de que va a salir bien. ¿Tú no sabrás nada de él que no me hayas contado no?- Preguntó Sara que sospechaba que Dani sabía algo acerca de los sentimientos de Andreu.
-Te prometo que no sé nada, si algún día me enterara de algo sabes que siempre te lo contaría, sea lo que sea, pero es que tengo la sensación de que por fin te voy a poder ver feliz con un chico que te merezca.- Respondió Dani animando a Sara a ser más positiva y a estar segura de sí misma.


CAPÍTULO V

Llegó el día de la tan esperada excursión y antes de salir del instituto la señorita Álvarez quiso tener listas las parejas para poder tenerlas apuntadas:
-Por favor, chicos antes de salir de la clase apuntad en este papel las parejas para la excursión e ir saliendo.-
-¿Oye Dani puedes ir conmigo? Que me gustaría ir con un hombre que pueda cuidar de mí, no es por menospreciar a Sara pero su fuerza es equivalente a la de un gato con el estómago lleno de comida.- Dijo Alba, tal y como había acordado los días anteriores con Dani y Sara.
-Por mí vale, ¿Andreu tú puedes ir con Sara y cuidar de ella?- Le preguntó Dani, conteniéndose la risa por dentro a sabiendas que si se reía sería muy sospechoso.
-Ningún problema, cuidaré de ella como si me fuera la vida en ello.- Contestó Andreu, cogiendo del brazo a Sara y riéndose como si estuviera siguiendo la broma a Dani, ya que a en esas fechas ya no se llevaba el concepto macho protege a dama frágil.
Ambas parejas apuntaron su nombre en el papel y salieron de clase.
-¿Qué habéis traído para almorzar chicas?- Preguntó Dani.
-¡Ostras se me ha olvidado el almuerzo! ¿Por qué no me lo has recordado esta mañana como siempre Alba?- Exclamó Sara, quien se había olvidado de prepararse el almuerzo.
-Pues porque yo también me he olvidado de ello.- Dijo Alba con una sonrisilla con la que intentaba excusarse.
-Si es que soy adivino, sabía que ambas  os ibais a olvidar, así que… os he traído filipinos blancos y cruasanes de chocolate de la panadería de mi madre, como alguna vez me digáis que no os conozco os mato, sabía que os lo ibais a olvidar y conozco vuestros gustos de memoria ja, ja, ja.- Dijo Dani, que había sido previsor y había traído almuerzo para todos.
-Desde luego eres único. No sé qué haríamos sin ti.- 
Le dijo Alba, a quien le brillaban los ojos de la ilusión de que alguien hubiera pensado en ella.
-Vamos chicos subid al autocar ya que si no llegaremos muy tarde.- Les pidió la señorita Álvarez.
-Qué recuerdos. ¿Os acordáis cuando éramos críos e íbamos a la granja y a sitios así de excursión y cantábamos canciones y todo aquello?- Dijo Sara rememorando viejas excursiones.
El viaje duró casi una hora debido al tráfico, pero a Sara y los demás, no les importó nada ya que se pasaron el rato riendo, haciendo fotos y escuchando música en el caso de Andreu.
Sobre las nueve de la mañana llegaron a la montaña, en concreto a un parque natural ya que ir a la montaña en sí era muy peligroso ya que los alumnos se podían perder, pero  el parque estaba lleno de señalizaciones en los caminos y de otras personas que iban a pasar el día. La profesora repartió a cada grupo la hoja con lo que tenían que buscar y les recordó que ante todo no se separaran de los caminos señalados para no perderse.
-Bueno pues pongámonos en marcha.- Dijo Andreu a Sara al acabar de explicar la profesora.
-Sí.- Contestó una tímida Sara.
Se pasaron un buen rato buscando lo que tenían apuntado en la lista que les había dado la profesora.
Sara vio que solo les faltaba una cosa de la lista y que en nada iban a estar de vuelta con el grupo, así que decidió ser valiente y confesarse ya a Andreu:
-Oye Andreu tengo que decirte una cosa, es un poco complicado para mí así que por favor no me interrumpas hasta que acabe.- Dijo Sara intentando tener el valor suficiente para confesarse pero sabiendo que no iba a serle fácil.
-Por supuesto, ¿Qué ocurre Sara? Puedes contarme lo que sea.- Le respondió Andreu con una gran sonrisa intentando que Sara se sintiera cómoda al hablar.
-Mira Andreu sé que quizás a ti te parece una locura y una tontería pero resulta que… que me gustas, me llamaste la atención desde el primer día pero es que desde el día de la lluvia que me cogiste en brazos no he podido dejar de pensar en ti, que seguramente tú querrás estar con alguien mejor que yo y quizás esto hará algo más incómodo el  vernos y espero que… - Explicaba Sara hasta que de pronto Andreu la interrumpió con un beso.
Se pasaron unos segundos boca con boca y al separarse Sara dijo:
-Vale si es así puedes interrumpirme todas las veces que quieras.- Bromeaba Sara y justo después fue ella quien besó a Andreu.
-Te tengo que ser sincero, quizás yo no me fijé en ti desde el primer día pero el día de la lluvia a mí también me marcó, fue un momento en que mi cuerpo me pedía que te besara porque nunca había tenido un momento tan mágico, y luego en mi casa cuando te vi con el pelo suelto y me fijé fijamente en tus ojos color miel, a juego con tu pelo, fue como un “wow no me había dado cuenta de que fuera tan guapa” y como pasaba el tiempo y no decías nada pues pensé que solo me veías como amigo.- Se sinceró Andreu.- Pero hay una cosa que me preocupa, ¿Cómo se va a sentir Dani con esto? Nunca me ha dicho nada pero estoy casi seguro de que él está enamorado de ti y esto puede dolerle mucho porque soy su mejor amigo desde bien peques y no sé si podría mirarle a los ojos.-
-Ja, ja, ja, no te preocupes por eso tonto, Dani está al tanto de todo y me ha ayudado mucho con el tema, es más, el otro día me confesó que está enamorado de Alba y estos días me he fijado en como la mira y está profundamente pillado de ella, pero él estará súper feliz viendo a su mejor amigo y a su mejor amiga juntos, así que si tú quieres estar conmigo no hay nadie ni nada que pueda evitarlo.- Dijo una risueña Sara que había perdido toda la vergüenza.
-Déjame un segundo tu navaja.- Le pidió Sara.
-¿Me vas a tener amenazado desde el primer día con contármela si me voy con otra?- Bromeó Andreu.
-Sht, no seas tonto, mira y verás.- Dijo Sara mientras marcaba en el árbol más cercano la fecha de ese día.
“19-04-2014 S.A”
-¿Qué somos una Sociedad Anónima?- Preguntaba un feliz Andreu.
-No, nosotros somos una SL, Sociedad Limitada, en la cual solo estamos tú y yo y cuyo contrato tiene una durada ilimitada.- Le respondió Sara.
Ante semejante muestra de amor Andreu no pudo hacer nada más que sonreír y volver a besarla, cuando de pronto aparecieron Alba y Dani, que les estaban buscando, y al ver esa estampa tan romántica Alba sacó su móvil y les hizo una foto, y ambos empezaron a aplaudir como si estuvieran en una boda.
Andreu y Sara al darse cuenta de que les estaban viendo y aplaudiendo se pusieron muy colorados ambos
-Llevaba años esperando este momento, Sara por fin ha encontrado el príncipe que se merece.- Dijo una entusiasmada Alba. –Pensábamos que os había pasado algo, os llevamos rato buscando y empezábamos a estar preocupados, pero ya veo que estás bien cuidada eh.-
-Bueno volvamos con el grupo.- Dijo Andreu que estaba muy sonrojado.
-No voy a decir nada a nadie, podéis estar tranquilos, cuando queráis ya  lo haréis público que yo soy una tumba. –Dijo Alba, que era la dueña de todos los cotilleos del pueblo.
-Vale ja, ja, ja, pero no tengo porque ocultar que estoy con un pedazo de hombre así.- Contestó Sara mientras se abrazaba al brazo de Andreu.
-Oye podríamos salir esta noche de fiesta para celebrar esto, este fin de semana no tenemos partido y la semana que viene ya es semana santa y tenemos fiesta.- Añadió Dani.
-Pues a mí me parece genial la idea.- Contestó Sara. – ¿A ti?- Le preguntó a Andreu.
-Si es contigo voy donde sea.- Le respondió Andreu y la volvió a besar.
-Vale tortolitos ya está, dejaros algo para la luna de miel y no nos restreguéis a los solteros vuestro amor.- Dijo Alba interrumpiéndolos.
En ese mismo instante Dani pensó que era el momento de confesarse a Alba pero justo antes de que pudiera hacerlo apareció Lucía, una compañera de clase con quien no mantenían demasiada buena relación Sara y Alba, y les dijo:
-Estáis aquí, la señorita Álvarez os llama, nos iremos en nada así que espabilad y volved con el grupo ya, gracias.

Lucía se fue y Alba dijo:
-Qué asco me da esa chica enserio, es tan prepotente, creída tan bfff que rabia le tengo, en fin vayamos con los demás.-
Al volver con los demás vieron a un grupo de compañeras en círculo cuchicheando algo y al ver a Sara y los demás se callaron y les mostraron una sonrisa hipócrita, que fue una evidente muestra de que estaban hablando sobre ellos.
-Felicidades parejita, que ya nos hemos enterado de lo vuestro, que calladito lo teníais, ji, ji, ji.- Dijo una de las chicas que estaban cuchicheando.
-¿Pero cómo se habrá enterado? –Preguntaba Andreu a Sara.
-Lucía…- Murmuraba Alba a regañadientes ya que sabía que solo ella lo podía haber contado.- Anda que ha tardado la muy perra en contarlo, solo os ha visto cogidos del brazo y ya lo casca, en serio le tengo asco a esta tía.-
-¿Chicos estáis todos? ¿Falta alguna  pareja? –Preguntó la señorita Álvarez.
-No, estamos todos, pero hay una nueva pareja en la clase, Sara y Andreu.-Dijo Lucía irónicamente intentando hacer la gracia.
-Bueno ¿Y? Eso es cosa suya Lucía, es de muy mala educación meterse en esas cosas y aún más el divulgarlas sin su consentimiento.- Le cortó la señorita Álvarez mientras contaba que estuvieran todos para poder volver.
Los alumnos empezaron a subir y Lucía y sus amigas se pusieron las primeras para poder sentarse atrás y cuando Dani iba a subir Alba le cogió del brazo y le dijo:
-No, nosotros nos sentaremos lo más adelante posible, cuanto más lejos de esas víboras mejor para Andreu y Sara.-
Así pues Sara, Andreu, Alba y Dani se sentaron en la parte delantera del autocar y a diferencia de la ida, Andreu estaba mucho más suelto, más sonriente, al igual que Sara, tanto ellos como Alba y Dani se pasaron todo el trayecto de vuelta haciéndose fotos y hablando, Sara se pasó prácticamente todo el rato con la cabeza apoyada en el hombro de Andreu como si después de bajar del autocar no volviera a tenerle más.
Al llegar Alba dijo:
-Bueno, ¿Entonces esta noche salimos de fiesta no?-
-Por supuesto.- Contestó un alegre Andreu.- Podríamos ir a cenar juntos también si queréis.-
-Por mí perfecto.- Dijo Dani.
-Alba yo me pasaré por tu casa sobre las ocho y así nos ayudamos mutuamente. ¿Vale?- Le dijo Sara.
-Como quieras flor, intenta ser puntual que luego para arreglarte eres una tortuga ja, ja, ja.- Bromeaba Alba.
Tras despedirse Andreu se fue por su camino, Alba por el suyo y Dani y Sara, que vivían en la misma calle, se fueron juntos hablando por el camino:
-Supongo que habrá sido un momento que jamás olvidarás en la vida conociéndote, sinceramente creía que no te atreverías a declararte, porque te he visto muy nerviosa toda la mañana.- Dijo Dani.
-No tengo palabras para describirte ese momento, yo realmente tampoco sé cómo me he atrevido pero me alegro de haberlo hecho, mira que le he dicho que por favor no me interrumpiera pero va y me interrumpe con un beso.- Contaba Sara cuando Dani le interrumpió diciendo:
-Y será que a ti no te ha encantado que te interrumpa así ja, ja, ja, ni en tus sueños hubieras soñado eso, porque te conozco, dentro de las películas mentales que te montas eres bastante realista, y es que esto parece más sacado de un cuento de Disney que de la realidad.-
-Bueno ya lo sé, déjame no seas malo conmigo ja, ja, ja.- Decía Sara, que se había sonrojado por completo. – ¿Y tú qué? ¿Para cuándo te vas a declarar a Alba? ¿Por qué no aprovechas esta noche? Ponte guapo y mientras bailáis la besas.- Le soltó Sara.
-Eso ya lo tenía más que pensado, hoy iba a confesarme pero apareció la arpía de Lucía y no pude, pero de esta noche no quiero que pase.- Le respondió tajantemente Dani, justo cuando llegaron a su portal y se despidieron.
-Nos vemos esta noche, ¡Y ponte guapo eh! Si necesitas ayuda con el vestuario me das un toque.- Le dijo Sara y al acabar le guiñó el ojo.
Más tarde
-Alba ha llegado Sara.- Le avisó la madre de Alba sin tiempo para reaccionar ya que Sara subió corriendo a la habitación de Alba.
-¿Ya estás aquí? Pero si mi madre acaba de gritar ahora mismo que estabas picando, ja, ja, ja, esta prisa solo puede suponer una cosa; que no tienes ni idea de qué ponerte, ¿Estoy en lo cierto?-Le dijo Alba sorprendida por la prisa con la que había subido Sara.
-No, no sé qué ponerme y son casi las ocho y hemos quedado a las nueve, ¡Tengo que alisarme el pelo y todo y me va a dar algo!- Contestó Sara muy estresada.
-Eh calma, que ya no tienes que conquistarlo, que ha sido él quien te ha besado, vamos a cenar y de fiesta, no a una boda, así que relájate y mírate mi armario a ver si te gusta algo.- Dijo Alba intentando relajarla.
-Muchas gracias flor. ¿Tú ya sabes qué te vas a poner?- Preguntó Sara.
-Sí, mira.- Respondió Alba mientras se vestía.
-¿Qué te parece?-Preguntó Alba al acabar de vestirse.
-Qué perra eres. ¡Estás despampanante!- Dijo Sara asombrada de lo guapa que se había puesto Alba.
-No es para tanto, ya verás que con una cosa que he pensado para ti vas a estar guapísima, toma, pruébate esto.-
-Mmm bueno no me veo mal pero no soy nada del otro mundo.- Dijo Sara satisfecha pero sin estar entusiasmada.
-¿Pero qué dices nena? Te queda súper bien, esta noche me da que alguien va estar muy orgulloso de poder estar con una princesa así.-Le respondió Alba.
-¡Zalamera que eres flor eh!-Le dijo sonrojada Sara.- Bueno va que me tengo que planchar el pelo y nos queda poco tiempo, manos a la obra.-
Esa noche
-Ya verás que van a llegar tarde las dos, conociendo a Sara hará que Alba también llegue tarde, son así.-Dijo Dani sentando frente a Andreu, que habían cogido mesa en un bar del pueblo.
-Anda mira por ahí llegan creo, solo son las nueve y cinco, por cinco minutos mejor no les digamos nada ja, ja, ja.- Comentó Andreu.
-Hola chicos, qué guapos os habéis puesto.- Dijo Alba mientras les saludaba a los chicos que se habían quedado totalmente embobados al ver lo mucho que se habían arreglado las chicas.
-¿Qué pasa? ¿Tenemos monos en la cara o algo? ¿Se nos ha corrido el rímel o qué?- Preguntó Sara al ver que los chicos se habían quedado mirándolas fijamente.
-No, no, al revés el rímel os queda súper bien, pero es que estáis preciosas, no sé, nos hemos quedado totalmente sorprendidos, para bien.-  Dijo Dani, que aún estaba con cara de asombro.
Las chicas se sentaron con ellos y empezaron a cenar, al acabar fueron directos a una discoteca que había a las afueras del pueblo.
Una vez dentro empezaron a bailar, Sara y Andreu estaban muy cariñosos y Dani se lo comentaba a Alba:
-Da gusto ver una felicidad así en la gente a quien quieres, desde luego no puedo estar más feliz por ellos.-
-Creo que nunca había visto a Sara tan feliz y tan cómoda con un chico, espero que duren muchísimo porque hacen una pareja buenísima.- Añadió Alba.
-¿Dani te vienes a por algo  de beber?- Le preguntó Andreu.
-Claro, ¿Chicas vosotras qué queréis?- Les dijo Dani a las chicas.
-Una coca cola para cada una porfa.- Le respondió Sara y le agradeció su amabilidad con una sonrisa.
Los chicos fueron a la barra y cogieron la bebida para todos pero cuando volvieron algo hizo a Dani quedarse totalmente parado. Alba estaba bailando muy pegadita con un chico que poco a poco iba bajando la mano hacia su culo, al ver esto Dani no pudo evitar dejar las bebidas encima de una mesa y salirse fuera.



CAPÍTULO VI
Al ver a Alba bailando con otro chico agarrados como si no hubiera mañana, Dani no pudo evitar sentirse hundido, era la noche en la que iba a confesarse y la persona a quien iba a decírselo estaba bailando con otro, con una actitud que mostraba que la cosa no iba a quedarse solo en eso, y decidió salirse fuera a tomar el aire ya que realmente se había quedado muy hundido.
Al momento Andreu se dio cuenta de lo que ocurría,  ya que Sara le había explicado que Dani estaba enamorado de Alba, y no dudó en dejar las copas junto a la de Dani y salirse con su amigo.
-Creo que no hace falta que te pregunte qué te pasa, no te lo voy a negar es algo muy duro, nadie se lo esperaba, de hecho no sabía que tuviera esa faceta…- Dijo Andreu intentando consolar a Dani, que tenía las lágrimas en los ojos a punto de caer.- Quizás no es la chica para ti, o quizás no es el momento, sé que es irónico que te lo diga alguien que precisamente hoy a empezado con la persona que le gusta y bueno es que no sé, si quieres me puedo quedar aquí contigo o lo que quieras, sabes que me tienes para todo.-
-Llevaba casi un año entero esperando para declararme, buscando el día y el momento perfecto, y ese día era hoy, después de lo que ha pasado con Sara y contigo era la ocasión, pero ya veo que cualquier cosa que pretenda con las chicas siempre será en vano, la última vez que me gustó una chica, que ya hace muchísimo, acabó con otro después de más de un mes y medio haciéndome esperar para poder verla para confesarme, cuando quedamos lo primero que me explicó en persona fue que había encontrado novio. No volví a fijarme en una chica hasta pasado un año casi y ahora mira, yo tiro la toalla.- Dijo Dani a la vez que agachaba la cabeza mirando al suelo con gesto de desolación. –Si quieres vete dentro y disfruta tú al menos, hazlo por los dos, a mí parece que no quieran dejarme disfrutar.-
-¿Estás seguro que quieres que me vaya dentro? ¿No necesitas nada?- Preguntó Andreu preocupado por su amigo.
-Sí estoy seguro, necesito tomar el aire, luego ya entraré cogeré mi chaqueta y me iré a casa.- Respondió un abatido Dani.
Andreu no pudo decir palabra alguna al ver que realmente su amigo estaba completamente enamorado de Alba, y se fue dentro, donde al verle solo Sara le preguntó:
-¿Dónde está Dani? ¿Le ha pasado algo?-
-Está fuera tomando el aire.- Respondió Andreu con poco ánimo.
-¿Qué le pasa?- Dijo Sara angustiada.
-Eso le pasa.- Dijo Andreu señalando a Alba con el chico con el que estaba bailando y del que no se separaba.
-Joder no me había dado cuenta, ha ido al lavabo y cuando ha vuelto no la he visto, pobre Dani debe estar hundido, hoy se le iba a confesar…- Comentó Sara notablemente tocada por la situación de su mejor amigo.- Voy a fuera a verle, vigila a esos dos, no dejes que se acerque demasiado a según qué zonas, si lo hacen le dices que la estoy buscando.-
Sara salió de la discoteca y se encontró con un Dani con la cabeza agachada y hundido, sentado en el borde de una acera.
-Hola pequeño, sé que ahora mismo no tendrás ganas de hablar con nadie, pero es que sabes que eres parte imprescindible de mi vida, tú siempre me has apoyado y animado en todo momento, sobre todo con Andreu, la charla que tuvimos ayer fue la que me hizo creer en mi misma y atreverme a dar el paso y eso jamás lo olvidaré, estoy muy decepcionada con Alba, pensaba que esa faceta suya ya había desaparecido, creí que había entendido que esas cosas hacen daño a los chicos, porque les hace creer que quiere algo y luego suda de casi todos, y la verdad teniéndote a ti, que eres de los mejores chicos que hay, no sé qué narices hace bailando y tonteando con otros, a veces demuestra tener catorce años, cuando al ir por primera vez a una discoteca bailaba y tonteaba con todos los chicos que se le acercaban. Sé de sobras que ahora mismo nada de lo que diga servirá pero pienso estar a tu lado siempre, te guste o no, eres mi mejor amigo, mi pequeño, y voy a cuidarte de absolutamente todo, así que ven aquí y dame un abrazo como dios manda.- Dijo Sara intentando  animar a su amigo.
Dani se levantó y ambos se fundieron en un largo abrazo, Sara comprendía lo importante que era Alba para Dani, y sabía que ahora que llegaban las vacaciones de semana santa lo iba a pasar mal.
-Bueno vamos a buscar nuestros abrigos y nos vamos, quédate aquí que le digo a Andreu que avise a Alba que nos vamos y cogemos los abrigos. De mientras toma, sé que la música te ayuda mucho en los malos momentos y tenemos los mismos gustos.- Le dijo Sara mientras le daba su mp4.
Sara entró y buscó a Andreu y le dijo:
-Amor, dile a Alba que nos vamos, nosotros vamos a por nuestros abrigos, os esperamos fuera.-
Andreu asintió con la cabeza y se fue a buscar a Alba.
Una vez la encontró, bailando con otro chico ahora, le cogió el brazo y le dijo:
-Alba coge tu abrigo que nos vamos.-
-¿Pero por qué? Es muy pronto y no hay nada que hacer mañana.- Replicó Alba.
-Que nos vamos, me lo ha dicho Sara, si quieres quédate pero recuerda que duermes en su casa hoy así que espabila y coge tu abrigo.- Sentenció Andreu.
Alba aceptó, no antes sin poner mala cara por tener que irse tan pronto, se despidió del chico con el que había estado bailando, cogió su abrigo y salió fuera, donde le esperaban los demás, y se quejó diciendo:
-Ya os vale, es prontísimo y ya nos vamos, vaya sosos, claro como vosotros ya tenéis pareja pues os queréis ir para estar más rato juntos.-
Al oír esto Dani, que ni siquiera le dirigió una mirada a Alba, le dio un toque a Andreu indicándole que se adelantara con él, a esto Andreu le dirigió una mirada a Sara que le indicó que había entendido asintiendo con la cabeza, y Andreu y Dani aceleraron su ritmo, cogiendo distancia respecto a Sara y Alba.
Sin despedirse ni nada, Dani y Andreu se alejaron de las chicas y se perdieron en la oscuridad.
Al llegar a casa de Sara, Alba dijo algo molesta:
-Los chicos han sido muy bordes, anda que hacernos irnos y largarse sin si quiera haberse despedido, ya les vale.-
Ante esto Sara se limitó a mirar a Alba con el ceño fruncido pero sin que ella se diera cuenta, y ni le contestó.
-¿Se puede saber qué os pasa a todos hoy?- Dijo Alba extrañada mientras se tapaba con las sábanas.
-Nada Alba nada, simplemente que estamos cansados y teníamos ganas de descansar, buenas noches Alba.- Dijo Sara zanjando la conversación.


CAPÍTULO VII
Las vacaciones de semana santa habían empezado felices para Sara y Andreu que el sábado quedaron para comer y dieron un paseo por el pueblo, pero incluso en un momento tan bonito Sara no podía olvidarse de su mejor amigo, a sabiendas que estaría en casa hundido.
-Creo que deberíamos ir a ver a Dani, estoy muy preocupada por él.- Le dijo a Andreu.
-Sí, yo también estoy muy preocupado, nunca le había visto tan preocupado, esta mañana le he mandado un wasap para quedar y no me ha respondido. Podemos pasar por su casa ahora un rato e intentar distraerle, pero mejor no sacar el tema.- Respondió Andreu, quien también estaba muy preocupado por su amigo.
Al llegar a casa de Dani su madre les abrió y les explicó que su hijo se había pasado todo el día tocando la guitarra sin salir de su habitación, de la cual solo había bajado para comer y que mientras comía le había visto bastante callado y ausente.
Mientras subían por las escaleras dirección a la habitación de Dani empezaron a escuchar el sonido de su guitarra, tocaba canciones muy tristes y lentas,  mostrando  su ánimo a través de la música, como siempre había hecho.
-Guitarrista tócame algo más alegre anda.- Dijo Sara al entrar por la puerta.
-No sé, no se me ocurre nada animado ahora.-Respondió Dani, que parecía no tener intención de cambiar su ánimo.
-Me juego lo que quieras a que ya te has aprendido su nueva canción.- Le replicó Sara señalando el póster de Ed Sheeran que había en la pared.
-En eso no te equivocas.- Respondió Dani.
-Pues va tócanosla, que nunca te la he escuchado tocar.- Repitió varias veces Sara hasta que consiguió que Dani empezara a tocar la canción titulada “Sing”, pero sin ganas.
Viendo que ni la música les estaba ayudando, Sara empezó a cantar, al oírle Dani la miró y empezó a tocar con más ánimo. Él sabía la vergüenza que le daba a Sara cantar en público y más cara a cara con otra persona así que lo tomó como algo especial que ella hacía para animarle y Dani paró y dijo más animado:
-Empecemos de nuevo, pero esta vez bien.-
Y Dani empezó a tocar mientras Sara cantaba. Se pasaron un rato así, él tocaba y Sara cantaba, mientras Andreu se limitaba a aplaudirles cuando se acababa la canción.
Pasaron la tarde entre canciones y bromas, cosa que permitió ver un Dani mucho más alegre.
Sara sabía de la importancia que tenía la música en la vida de Dani y por ello habían pasado la tarde cantando, pero también sabía que Dani necesitaba mucho más que eso para cambiar su estado de ánimo, ya que estaba profundamente tocado por la escena que presenció, y cuando Andreu y ella se fueron de casa de Dani lo comentaron:
-Hoy hemos conseguido que sonría pero no es solo un día, además no le veo con muchos ganas para cambiar su ánimo, sinceramente nunca lo había visto y no sé qué podemos hacer para ayudarle.-Dijo Sara.
-Yo voy a intentar aprovechar al máximo la baza del fútbol, hablaré con el vestuario, les diré que está pasando por un mal momento y que aunque no deben decirle nada al respecto ahora necesita un equipo unido y que le haga reír, tú intenta seguir con la música que ya has visto que hoy ha funcionado.-Añadió Andreu.
De mientras Alba seguía en su mundo, no se daba cuenta de lo que había pasado y fueron pasando los días y parecía vivir en otro lugar porque no se daba cuenta de nada, hasta que finalmente un día, extrañada por no saber prácticamente nada de sus amigos llamó a Sara y le dijo:
-Oye flor, ¿Qué está pasando? ¿Os pasa algo conmigo? Apenas sé nada de vosotros, en especial de Dani, le mando wasaps pero no me contesta nunca y cuando llamo a tu casa nunca estás.-
-Bueno yo es que he estado estos días aprovechando para estar con Andreu, fuimos a Barcelona y tal, y Dani es que está fuera en casa de su tía, y lo del móvil pues creo que se lo ha dejado aquí porque nadie sabe nada de él.- Respondió Sara.
-Es que desde la noche que salimos de fiesta, que por cierto sigo sin entender por qué se fueron sin despedirse ni nada, apenas he sabido de vosotros y lógicamente me preocupo.- Dijo Alba con voz de estar angustiada.
-Bueno eso fue porque Dani se encontraba muy mal y no podía esperarse más y me lo explicó mientras Andreu te buscaba, de todos modos perdona por mi parte por haber estado estos días tan desaparecida, me he centrado en tener tiempo con Andreu, ya que cuando volvamos al cole será más difícil. Así que puedes estarte tranquila flor, que no pasa nada, si quieres quedamos esta tarde o mañana.-Respondió Sara, intentando que Alba no sospechara que Dani no quería hablarle y que tanto Andreu como ella estaban decepcionados con ella.
-No tranquila, ya nos vemos el lunes en clase, que esta tarde tengo baile y mañana me voy con mi mama a pasar el día en Barcelona, a ver si la convenzo para que me compre algo de ropa, je,je,je, bueno flor te dejo, ya hablamos, te quiero.-Dijo Alba y colgó.
Las vacaciones de Semana Santa llegaron a su fin y con ello vuelta a las clases, que iba a ser especialmente duro para Dani, que no sabía cómo iba a hacer para ocultar su tristeza y actuar como siempre con Alba cuando por dentro no quería ni oír su nombre, la noche que iba a ser mágica para él había acabado siendo una tortura, pero tampoco podía decirle lo que pasaba, ya que Alba era una de sus mejores amigas y eso podía suponer una ruptura en el grupo de toda la vida.


Lunes por la mañana
Sara se levantó bastante pronto para poder ducharse con tiempo y salió de casa con bastante tiempo, con la intención de mientras esperaba a Dani poder pensar algún tema de conversación para distraerle, pero para sorpresa de ella, al salir de casa allí estaba Dani esperándole, y ambos se pusieron camino al instituto. Estuvieron hablando sobre las cosas que habían hecho durante la semana de vacaciones, pero la conversación no duró mucho ya que por parte de Dani las vacaciones se habían limitado a estar con su madre y con su guitarra, y Sara por su parte había pasado mayoritariamente su tiempo con Andreu, pero obviamente no era momento de hablar de cosas de pareja, no estando Dani mal, así que se pasaron las últimas calles hasta llegar al instituto en silencio.
Una vez en clase Alba le reprochó a Sara que no la hubieran esperado:
-Ya os vale, para un día que llego un par de minutos tarde os vais sin mí, luego me dices que no me preocupe que no os pasa nada…-Le replicaba Alba cuando Sara la interrumpió.
-La verdad que esta vez no es culpa nuestra, ha venido antes a mi casa a traerle a mi madre carne que le ha traído de casa de su tía, y con la tontería han empezado a hablar y cuando han parado hemos visto que era la hora y no estabas y pensábamos que ya te habías ido así que nos hemos ido.-Le justificó Sara.
Alba pareció quedar convencida, ya que conocía de sobras lo que pasa si la madre de Sara empezaba a hablar, así que quedó más tranquila y la mañana transcurrió sin problema alguno hasta que llegó la hora del patio en la que estaba claro que Dani y Alba iban a verse sí o sí.
-Hombre el desaparecido que se va de vacaciones sin móvil.-Dijo Alba bromeando al ver a Dani.- ¿Estás ya bien o aún te dura la resaca?-
-No bebí, realmente no sé qué me pasó, fue el estómago que me empezó a doler mucho y tuve que irme antes de que tuvierais que presenciar una escena desagradable, por eso ni nos despedimos Andreu y yo y te pido perdón por ello, y lo del móvil es porque necesitaba desconectar y decidí dejarlo en casa, y me fue de perlas.-Respondió Dani, haciendo de tripas corazón, intentando parecer simpático, aunque por dentro estaba hecho polvo todavía y sabía que aquella herida tardaría en cicatrizar.
Gracias al fútbol y a Sara y Andreu, Dani consiguió poco a poco ser el chico risueño que siempre había sido e incluso retomar la fantástica relación que había tenido siempre con Alba, pero la vida le tenía preparada otra zancadilla.
 A mediados de Mayo y sin más causa que la natural, el aliento de su abuela se apagó, precisamente era una de las personas más importantes para Dani, y Sara sabía que esta caída podía llevarle a un pozo del que nunca saldría el Dani que ella conocía. Su abuela era alguien muy importante en su vida, le había criado como a un hijo y siempre que las cosas iban mal solo tenía que irse con su abuela que todo mejoraría, porque con ella se sentía protegido, era más que una abuela, más que una madre, para él era su ángel de la guarda y justo cuando más la necesitaba la vida se la llevó sin motivo alguno, había sido siempre una mujer fuerte y con gran salud, sin más problemas que el envejecer en sí. Sara la conocía desde pequeña y como ella y Dani se habían criado juntos siempre la había tratado como parte de su familia y también le afectó, pero lo que más dolor causaba al corazón de Sara era que ahora que habían conseguido subir el ánimo a Dani le pasara esto, que era mucho más duro para él.
 Esta pérdida fue demasiado dura para Dani y durante el entierro y los posteriores días no fue capaz de decir palabra alguna a pesar del apoyo de sus amigos y familiares, estaba totalmente desolado, no apareció ni en clase ni en su club durante varias semanas. Casi dos semanas después del fatal hecho, por fin dirigió palabra a sus amigos, en concreto con Sara que fue a su casa, al subir a su cuarto le encontró sentado en la cama escuchando una canción de Ed Sheeran, que no había escuchado hasta ahora, era muy triste, y la escuchaba una y otra vez, ante un panorama tan depresivo respiró y le dijo:
-Hola Dani, hacía casi dos semanas que no sabía de ti, no te voy a preguntar cómo estás ni te voy a decir que pasará y que pronto lo superarás, ya sé que estás pasando por un bache realmente malo, que cuando te estabas levantando te han tirado más bajo que nunca, que cuando el sol empezaba a brillar de nuevo te ha llegado un eclipse muy largo que te impide ver el sol, pero aunque estés en el fin del mundo yo siempre voy a estar a tu lado, porque tú siempre lo has estado al mío, porque eres más que mi mejor amigo, eres parte de mi vida y de mi familia y en cierto modo yo también siento dolor por la pérdida pero más lo siento porque una persona como tú  esté sufriendo lo que tú estás sufriendo, era una mujer muy sabia, siempre sabía que aconsejarnos para cualquier asunto, siempre era capaz de hacerte sonreír, desde bien pequeño hasta ahora, era la vela cuando se iba la luz, la mano cuando te caías, pero siempre te decía que aproveches la vida, que solo hay una, que seas feliz y si pierdes a alguien que seas aún más feliz, feliz por ti y por la otra persona, como ella hizo con tu yayo. Ella era la persona más risueña que jamás he conocido y sería tremendamente infeliz si te viera desde el cielo así de triste, por eso no puedo dejar que sigas así, sé que ella quiere ante todo esté donde esté que seas feliz, porque tu madre te necesita más que nunca, desde que perdió a tu padre has sido su mayor fuerza y apoyo y créeme que te necesita, yo no puedo hacer gran cosa por ella, pero sí puedo prometerle no parar hasta hacer sonreír a su hijo, porque si su hijo sonríe ella lo tendrá más fácil.
Voy a hacer todo lo que necesites, si normalmente me tienes para todo ahora aún más, no te voy a dejar solo y voy a intentar ser esa fuerza que era para ti tu abuela. Una vez me dijiste que en la oscuridad brillan más las grandes sonrisas, pues si tú no puedes sonreír te ayudaré iluminando tú habitación con mi sonrisa, porque los amigos se compadecen de ti y están a tu lado pero la familia realmente sufre pero intenta hacerte sonreír porque no soportan verte así y eso voy a hacer, te lo prometo.-
Dicho esto, Dani levantó la cabeza y le dio a Sara un abrazo largo y emotivo, ninguno de los dos pudo evitar las lágrimas, pero Sara había conseguido lo que quería, hacer ver a Dani que ella iba a estar ahí siempre.
-Por cierto, ¿Qué canción es esa? Nunca me la has enseñado y siempre me enseñas todas las canciones de Ed.- Preguntó Sara.
-Esperaba no tener que escucharla nunca, se llama “The Parting Glass” y es una canción típica irlandesa para despedir a un ser amado cuando se va, es una versión que hizo Ed, cuando la descubrí decidí que era mejor no escucharla más porque es una canción que incita a pensar en lo que hemos perdido y es realmente triste, por eso no te la había enseñado, pero ahora es la canción que mejor me identifica, no soy capaz de escuchar otra cosa. Pero no puedo hacer nada al respecto. Sé que tienes razón con que mi abuela siempre ha luchado por verme feliz y ahora mismo no estaría orgullosa de mí, pero tienes que entender que podía soportar cualquier cosa menos esto…-Estaba explicando Dani hasta que la voz se le quebró y las palabras dieron paso a las lágrimas y la cabeza de Dani cayó en hombro de Sara buscando protección.


Pasó una semana y Dani volvió a clase, fue recibido entre abrazos y sonrisas, ya que Sara había avisado que lo más necesitaba ahora no era compasión sino sonrisas, lo mismo pasó con sus compañeros de equipo.
Ese mismo fin de semana tenían partido y era el primero que iba a jugar sin su abuela, en la grada iban a estar presentes la familia y amigos de Dani, por eso el entrenador decidió darle el puesto de titular, pero lo más importante era que para Dani su abuela iba a estar ahí en el campo viéndole jugar como siempre había hecho, o eso le decía su corazón, y gracias a eso consiguió las fuerzas necesarias para salir al campo ese sábado.
El partido empezó para todos menos para Dani, que durante los primeros minutos parecía estar ausente, toda la motivación que había mostrado en el calentamiento se esfumó durante el minuto de silencio que se produjo antes del inicio, en honor de su abuela, estuvo muy fallón, muy ausente, pero con una falta de un rival que le tiró al suelo, consiguió rehacerse. Estando en el suelo, Dani creyó ver a su abuela diciéndole que se levantara que todos los segundos que pasara en el suelo eran segundos que no iba a disfrutar, era la frase que le decía cada vez que se caía, así que se levantó y colocó la pelota en el lugar que le habían hecho la falta, miró a su entrenador y con la mirada le dijo que estaba preparado para lanzarla. Y así lo hizo, Dani cogió carrerilla y golpeó el balón con todas sus fuerzas y como si fuera obra de su abuela, el balón entró por toda la escuadra ante la sorpresa de rivales y compañeros. Al momento Dani fue corriendo al córner a celebrarlo, se tocó el lado izquierdo del pecho, señalando el corazón y alzó los dos dedos índices al cielo dedicándoselo a su abuela. Ante tal gesto el banquillo y el público se pusieron en pie para aplaudirle porque todos los presentes sabían que ese gol había sido con el corazón y no con el pie, tras dedicárselo a su abuela, todos sus compañeros corrieron a celebrarlo con él, abrazándole. El partido continuó muy brusco, sin apenas fútbol, y Dani fue sustituido un cuarto de hora antes del final y se llevó una gran ovación de sus compañeros y público, incluso algún rival le aplaudió.
El partido finalmente acabó con un 1-0, habían ganado gracias al gol de Dani, y en el vestuario se celebró como si fuera la final del campeonato de España, daba igual que jugaran en segunda, contra el colista, todos habían sentido suyo ese gol, el gol de su capitán, y por primera vez desde la muerte de su abuela, Dani sonrió y ese fue el inicio de su recuperación, iba a ser larga, pero al menos había conseguido algo con lo que empezarla.


CAPÍTULO VIII
Poco a poco el curso iba llegando a su fin y simultáneamente Dani iba mejorando su estado anímico, tras un par de semanas en las que sus compañeros de clase y de equipo se habían volcado con él, poco a poco el joven empezaba a mostrar síntomas cada vez mayores de su mejoría.
Dani tenía muchas ganas de que llegara Junio pues en ese mes tendrían lugar dos cosas realmente importantes para él: a mediados de mes saldría el nuevo disco de Ed Sheeran, x (Multiply), y a finales participaría en el concurso comarcal de jóvenes talentos musicales, al cual le había invitado Elías, el promotor del evento.
Su relación con Alba empezaba a mejorar, poco a poco se podía ir viendo cómo volvía el Dani risueño y eso se notaba en el ambiente, tras la pérdida, las primeras semanas después el grupo se sumió en un estado de pésame donde reinaba el silencio y la pena, apenas nunca habían bromas ni risas.
Pero por suerte con el tiempo eso cambió y por fin llegó Junio. Pero no iba a ser un mes importantísimo para Dani solo, para todos era el último año de E.S.O y probablemente algunos separarían sus caminos por primera vez en la vida y en especial para Alba, su madre estaba decidida a mudarse a Barcelona, separándose así de sus amigos. Cuando se lo contó a Sara, esta se derrumbó en lágrimas, no podía creérselo, su mejor amiga se iba y se separaban quien sabe para cuanto tiempo, pero lo que más le dolía es que ella ya había vivido eso:
-No, me niego a aceptar que os vayáis, no puedo dejarte, te necesito, el pueblo te necesita, no te puedes ir, no me puedes dejar sola como hizo Sofía, tú estabas ahí cuando ella se fue por la misma causa que tú, porque su madre encontró lo que ella llamaba una vida mejor en la Barcelona, y no volvimos a saber de ella, pasé con ella desde los cinco hasta los doce, me prometió que no dejaríamos de ser amigas nunca, que éramos como gemelas y ahora mira, no podría soportar que te fueras tú también. No, lo siento no puedo, alguna manera tiene que haber.-Dijo Sara a Alba mientras no podía contener las lágrimas.
-¿Qué te crees que no lo he intentado todo? He probado todo con mi madre pero no sé porque está empeñada en buscar una vida para mí que yo no quiero, no me escucha, se limita a decirme que es por mi bien, Sara a mí también me rompe el corazón pero joder lo he intentado todo y no sirve, ¿Cómo razonar con alguien que no te escucha y se escusa en tu futuro? Es imposible.- Respondió Alba, quien también derramaba lágrima tras lágrima.
-Tenemos tres semanas aún, tenemos la plaza en el bachillerato del pueblo pero si en tres semanas no la confirmamos y entregamos las notas de la E.S.O nos la quitarán, tenemos tiempo, hay que intentarlo todo.- Replicó Sara.
-Haz lo que veas, yo ya lo he intentado todo, buena suerte flor.- Añadió Alba finalizando la conversación.
Sara sabía que la única manera de evitar que Alba se fuera era hablar con su madre y encontrar el motivo por el cual estaba emperrada en marcharse.
Esa misma tarde
-¿Encarna?-Preguntó Sara mientras picaba a la puerta de casa de Alba.
-Sí, hola Sara, Alba no está, ¿Qué pasa?-Respondió la madre.
-No si quería hablar contigo.-Dijo Sara.
-A bueno pasa pues.-Le indicó Encarna.
-Estoy muy preocupada por Alba, me ha explicado tu repentina decisión de querer marcharte a Barcelona excusándote en su futuro. ¿Qué pasa Encarna? Ella quiere quedarse por encima de cualquier cosa. ¿No lo ves? Es que no puedo entenderlo porque además no le das ni explicaciones, por favor al menos explícamelo.-Le pidió Sara.
-Mira Sara yo entiendo que llevas años con Alba y que la quieres mucho pero yo como madre tengo que pensar en su futuro, y su futuro no está aquí, su futuro está en Barcelona, allí podrá tener una vida mejor que la que he tenido yo aquí, ella tiene más potencial y no merece estancarse aquí, es una vida sin futuro y como madre no puedo dejar que eso pase.-Explicó Encarna.
-¿No ves que su futuro está donde ella quiera que esté? Ella es feliz aquí, quiere ser feliz aquí y vivir aquí, está muy orgullosa de ti y eres su ejemplo a seguir. ¿Por qué avergonzarse de lo que eres? La vas a llevar a una vida que ella no quiere, una vida que además la tendrá que hacer sola. Escucha a su corazón, ella puede hacer lo que quiera con su futuro porque tiene el potencial suficiente para hacerlo, pero ella es muy suya y solo puede sacar su potencial si es feliz y parece que te niegues a verlo, ¡Encarna tu hija es feliz aquí y tú eres una mujer buenísima y una madre mejor aún y sé que quieres lo mejor para ella, así que déjale elegir a ella qué quiere hacer con su futuro!-Exclamó Sara.
-Manda narices que una  adolescente me dé lecciones sobre educar a mi hija y que encima esté en lo correcto… Tienes razón, hablaré con ella y que decida ella qué quiere hacer con su futuro. Muchas gracias Sara, nunca olvidaré esta conversación.-Respondió Encarna con una sonrisa en la cara que reflejaba la felicidad al saber que su hija la tenía como referente y que algún día le gustaría ser como ella, ya que ese es el mayor elogio para cualquier madre. –Alba llegará en diez minutos como mucho, si quieres quédate y dale tú la noticia, se alegrará más que si se la dijera cualquier otra persona.-Añadió Encarna con una cara totalmente más alegre.
-¡Sí!-Exclamó de alegría Sara.- Muchísimas gracias Encarna.-
Así fue, poco más de cinco minutos después llegó Alba a casa donde le esperaba su madre con una sonrisa en la cara:
-¿Y esa pedazo sonrisa mamá? ¿Ha pasado algo?-Preguntó sorprendida Alba.
-Será mejor que te lo cuente ella.-Le dijo Encarna indicándole que fuera al comedor porque había alguien esperándole.
Allí estaba Sara sentada en el sofá  y empezó a hablar con un tono triste:
-He estado hablando con tu madre y hemos llegado a la conclusión que lo mejor para tu futuro es que…
Dejó unos segundos de suspense y cambió a un tono mucho más alegre-¡Que lo decidas tú! Tú decides si te quedas o te vas, es decisión tuya.-Exclamó llena de júbilo Sara.
-Muchas gracias mamá, gracias enserio, no sabes lo importante que es para mí esto.-Le dijo Alba a su madre mientras la abrazaba fuertemente con los ojos llorosos de la emoción.
-La verdad es que se lo debo todo a Sara, ella me ha abierto los ojos, me ha ayudado a  entender que el hecho  que yo no tuviera la opción de elegir si irme o quedarme no implica que yo ahora decida por ti, tendrías que haberla visto hablando, parecía una cincuentona hablando con una adolescente perdida, si se lo agradeces a alguien que sea a ella.-Le comentó su madre.
-¿Tú no te rindes nunca no? Cuando quieres algo no paras hasta conseguirlo, algún día te estamparás por no poder conseguirlo, pero me alegro muchísimo de que hoy no sea ese día, desde luego no se puede tener una mejor amiga que tú, no sé qué haría sin ti mi flor.-Le dijo entre lágrimas de alegría Alba a Sara.
-Además de ser la más mejor de todas también está el hecho de que no me daba la gana de que celebraras tu cumpleaños lejos de aquí, ya sé que el nueve de octubre nos pilla lejos aún pero bueno, que no podía dejar que te fueras, te quedan demasiadas horas que aguantarme aún.-Le contestó Sara.
Así pues Sara consiguió que Encarna, la madre de Alba, le cediera la decisión de donde quería estudiar a partir de ahora.
Llegó el día seis de Junio, el cumpleaños de Andreu, y después de unos meses sin salir de fiesta juntos, accedieron a salir otra vez, la última vez había supuesto un mal trago para Dani pero poco a poco se había mentalizado que la vida es mucho más que tener pareja.
-¿Estás seguro de que quieres venir esta noche? Más que nada porque ya sabes cómo es Alba y no te quiero volver a ver mal por ella.-Le preguntó Sara a Dani.
-Estoy completamente seguro, en parte es gracias a mi abuela, gracias a ella he podido comprender que no hace falta imperativamente tener pareja para ser feliz, mi yayo se nos fue hace casi diez años y no por ello mi yaya ha sido menos feliz, a falta de tenerle a él a su lado ella aprendió a darle más importancia a otras cosas, ella valoraba los pequeños detalles de la vida, el mero hecho de ver el sol salir por la mañana ya debía ser un motivo de alegría, el tener una familia que te quiera y te proteja, tener una cama caliente donde dormir, tener para comer cada día, detalles a los que no les damos mucha importancia en el día a día y que el día que no los tengamos los echaremos mucho en falta porque son imprescindibles para vivir. Quizás Alba no sea la persona indicada para estar a mi lado, no lo sé, la vida dirá, pero ahora no voy a dejar de valorar las cosas que me hacen feliz solo porque ella no esté conmigo, ya llegará todo, y sobretodo no voy a perder una amiga de tantísimos años por esto, no, mi yaya desde el cielo me ha hecho más fuerte, debo ser feliz por mí y por ella y no puedo fallarle.-Respondió Dani a la par que miraba el cielo creyendo que su abuela podía oírle.
-Buf Dani, no sabes lo orgullosa que estoy de ti, ten por seguro que tu abuela lo estará desde el cielo, has dado un cambio enorme, has madurado y has empezado a valorar todo aquello que importa, tal y como hacia ella, mientras sigas así ella seguirá presente entre nosotros en tu corazón.-Dijo Sara totalmente sorprendida por las palabras Dani. –Entonces esta noche ponte guapo que iremos a la capital de la comarca y seguro que allí habrá un montón de chicas guapas para ti.- Añadió bromeando.

Y así llegó la noche, tras una tarde en la que habían celebrado el cumpleaños de Andreu en su casa junto a su familia, ahora tocaba disfrutar de la noche la cual transcurrió sin ningún incidente.
A la mañana siguiente
-¿Qué tal os fue anoche Sara?-Le preguntó Patricia a su hija.
-Muy bien la verdad, fue una noche de esas que no tienen nada de especial pero que jamás se olvidan ya que las vives con tus amigos, realmente nos lo pasamos genial.-Respondió Sara con síntomas de tener sueño todavía.
-¿Y Dani qué tal? ¿Se lo pasó bien? Porque es probablemente el que más necesitaba una noche así.-Añadió Patricia.
-Pues la verdad que se lo pasó súper bien, rechazó a tres chicas, que la verdad eran guapas, pero es que se le veía en la cara que se lo estaba pasando muy bien con nosotros, sé que realmente lo hizo para estar con nosotros y eso para mí es muy importante porque significa que  como sus amigos hicimos las cosas bien y me alegro muchísimo de que por fin esté bien, es que se lo merece, es de las mejores personas de este mundo.-Respondió muy contenta Sara.
-Me alegro mucho por él, ya sabes que para mí es el hermano que nunca has tenido, siempre ha cuidado de ti, ha intentado protegerte siempre y por eso si vas con él yo te doy libertad, y no sabes lo feliz que me hace eso, porque que el hijo de la persona que lleva a mi lado desde parvulario y mi hija sean amigos inseparables me  hace enormemente feliz. Además que es una persona como pocas hay y sabes que tienes que protegerle de según qué cosas y sobretodo en los momentos más  duros, recuerda que él siempre estuvo a tu lado en casa todos los días de aquél verano que tuviste ese accidente que te fastidió la rodilla, eso es un amigo, no lo pierdas.-Explicaba Patricia.
-Nunca mamá, no dejaré que nada le aleje de mí.-Respondió Sara.

Dos semanas después del cumpleaños de Andreu salió el nuevo CD de Ed Sheeran, como ya era tradición, los días posteriores a que saliera alguna canción nueva de Ed, Dani desaparecía del mapa y se pasaba horas con la guitarra aprendiéndose las nuevas canciones, y esta vez tenía un motivo añadido, la siguiente semana era el concurso de jóvenes talentos musicales de la comarca y tenía que practicar mucho para no dejar en evidencia al pueblo. Cara al inminente concurso, Sara se pasó largas tardes con él practicando canciones, hasta que dos días antes del concurso:
-¿Has mirado el correo que te envió Elías? Allí te explicaba el formato del concurso.- Le dijo Sara.
-No, ¿Pero a qué viene eso ahora? Estamos eligiendo la canción que haré.-Preguntó Dani desorientado por lo que le decía su amiga.
-Pues si lo hubieras leído sabrías que debes elegir tres canciones, ya que el concurso cuenta con dos rondas previas y una final, durante la fase previa debes llevar una canción con música y otra a capela, la canción de la final es libre y se clasifican seis concursantes para la final, y los tres primeros  tienen premio gordo ya lo sabes.-Explicó Sara, quien sí había leído el correo de Elías.
-Anda, pues eso me lo pone todo más fácil porque ya no tengo que decidir entre “I’m a Mess” y “Tenerife Sea” y creo que la a capela sabes de sobras cual haré.-Dijo Dani.
-Estará muy orgullosa de ti desde el cielo, es muy emotivo por tu parte que vayas a cantar esa canción dedicada a tu abuela. Ahora toca trabajar duro para ganar.-Le respondió Sara, quien estaba totalmente de acuerdo con la elección de las canciones.
-Sí, las tres canciones tienen su peculiaridad, una es enérgica, otra es una balada preciosa y la a capela es especial para mí, voy a intentar hacerlo lo mejor posible.-Añadió Dani.


CAPÍTULO IX
Por fin llegó el gran día y horas antes del concurso Dani practicaba con su guitarra hasta que sonó el timbre que significaba que Sara ya estaba ahí con sus padres y Alba y ya podían irse.
Durante el trayecto Dani estuvo totalmente concentrado y en silencio, él sabía que en Noviembre Ed Sheeran actuaría en Barcelona y en este concurso estaban en juego entradas para cualquier concierto y para poder conseguir algo debía llegar a la final pero no iba a ser fácil.
Al llegar de encontraron con Elías:
-Como les digo a todos los concursantes, mucha suerte y da lo mejor de ti.-Dijo Elías. –Por cierto, espero por tu parte una actuación enérgica así que no me decepciones, ya sabes lo que hay en juego. Nos vemos luego.-Concluyó.

-Damas y caballeros tomen asiento porque a continuación les vamos a presentar a los concursantes y sus canciones.- Dijo el presentador y pronunció la lista de participantes con las canciones con las que deleitaron a los presentes en la ronda previa:
-Júlia con “Halo” de Beyoncé y ”Burn” de Ellie Goulding.-
-Raúl con “Hero” de Enrique Iglesias e “Impossible” de James Arthur.-
-María por su parte “Take Me Home” de Bebe Rexha  y “Human” de Christina Perri.-
-Andrea con “Set Fire To The Rain” de Adele y “22” de  Taylor Swift.-
-Claudia con “Hero” de Mariah Carey y “Need You Now” de Lady Antebellum.-
-Xavier con “Payphone” de Maroon 5 y “Don’t You Worry Child” de Swedish House Mafia.-

-Dani con “I’m a Mess” y “The Parting Glass” de Ed Sheeran.-
(Diez concursantes después…)
-Y estos son los concursantes, un fuerte aplauso para ellos.- Dijo el presentador que daba paso a las actuaciones.
Las actuaciones fueron pasando y tras las primeras Dani y Sara comentaban el nivel que había:
-Lo tengo muy difícil, hay muchísimo nivel, tanto en las chicas como en los chicos, pero Claudia, Júlia y Raúl tienen nivel de sobra ganar, para mí son los favoritos, quizás Andrea o María vayan también a la final, no sé si he hecho bien eligiendo dos canciones de Ed Sheeran, todos ellos han cogido canciones variadas y súper conocidas y yo he ido a coger una canción nueva y una versión poco conocida que hizo para su primer disco.-Dijo Dani bastante nervioso ante su inminente actuación.
-Estate tranquilo, has elegido dos canciones perfectas para lo que eres tú, te lo dijo Elías, quizás no tengas la mejor voz pero transmites mucho con tu música y la mezcla entre energía y sentimiento que son cada una de las canciones es perfecta, así que respira hondo y disfrútalo, hagas lo que hagas ella estará orgullosa de ti, y yo también.-Le dijo Sara mientras le intentaba relajar.
Tras una brillante primera actuación, Dani hizo una pausa y lanzó un mensaje al público:
-Antes de empezar a cantar esta canción, querría dedicársela a mi abuela que hace un mes nos y sé que me estará viendo desde el cielo así que va por ti yaya, intentaré que estés orgullosa de mí.-
La actuación fue realmente emotiva, una canción de despedida cantada desde el corazón hacia un ser amado, la gran mayoría del público no pudo evitar las lágrimas ante tal gesto de amor, incluso el propio Dani derramó una lágrima al acabar y miró al cielo dedicándoselo a su abuela. Había sido capaz de compensar su menor potencia de voz con el sentimiento hacia su abuela.
Tras él actuaron los restantes y al acabar las actuaciones el jurado se reunió para decidir los seis finalistas.
-Damas y caballeros ya tenemos los nombres de los seis finalistas, a continuación diremos sus nombres en referencia a la valoración del jurado, y los finalistas son…-Dijo el presentador mientras le intentaba dar emoción con espera.
-Claudia, Raúl, Júlia, Andrea, Dani y María.- Un fuerte aplauso para ellos, les esperamos aquí después de comer para la ronda final.-Pronuncio el presentador que indicó  que ahora tenía lugar una pausa para comer.
La organización había preparado un bufet libre para todos los asistentes y mientras Dani se servía su comida Claudia se le acercó y le dijo:
-¿Dani verdad? Yo soy Claudia, tengo que decirte que ha sido conmovedora tú actuación, no he podido evitar que se me cayera alguna lágrima, aunque bueno yo soy de lágrima fácil ja, ja, ja. Seguro que está muy orgullosa de cómo lo has hecho. Supongo que con el nivel que hay debemos estar contentos de haber llegado a la final.-
-Muchísimas gracias, que me lo digas tú es todo un honor porque para mí eres la gran favorita a ganar, tus actuaciones han sido simplemente impresionantes, eres una artista de los pies a la cabeza. Y bueno la verdad es que está muy bien llegar a la final con el nivel que hay pero habiendo entradas de por medio no me puedo conformar con ello, realmente es lo único que me interesa de premio, poder ir con mis amigos al concierto de Ed.-Respondió Dani con una sonrisa.
-Uy calla que me voy a sonrojar anda, de corazón te digo que si no gano yo me gustaría que ganaras tú, porque aquí todos cantamos con la garganta y es evidente que llevamos años trabajando nuestra voz pero dudo que tú hayas ido nunca a una escuela ni nada, porque tú cantas con el corazón, y creo que alguien que expresa tanto amor con una canción como tú lo has hecho merece un premio. Tras tu actuación he supuesto que tú también eres fan de Ed, pero yo lo soy más, yo ya tengo las entradas je,je,je.-Comentó Claudia que demostraba que además de una voz increíble también tenía un dulce corazón.
-Yo me esperé a poder conseguir alguna aquí o sino ya para el mes que viene me las compraran para mi cumple.-Contestó Dani.
-Oh, ¿Tú también eres de Julio? ¿De qué día? Yo del catorce.-Preguntó Claudia.
-Del siete, te saco una semana je, je, je.-Respondió Dani entre risas.
Durante el rato siguiente Claudia y Dani estuvieron hablando acerca de sus gustos y de sus vidas con muy buen rollo y complicidad lo que les ayudó a quitarse tensión de encima, poco después llegó el momento de las actuaciones finales.
La primera en actuar fue María con “Bleeding Love” de Leona Lewis, tras ella el siguiente fue Dani:
-Querido público tengo el placer de presentaros a Dani con la canción titulada “Tenerife Sea” y a ver si adivináis quien es el artista, eso es Ed Sheeran otra vez, un fuerte aplauso para él.-Dijo el presentador.
Fue una actuación increíble, Dani lo dio todo junto a su guitarra y la sonrisa que mostró al acabar la canción decía lo orgulloso que estaba de su actuación.
Completaron la ronda final Andrea con “Demons” de Imagine Dragons, Raúl con “Take Me To Church” de Hozier, Júlia con “Ghost” de Ella Henderson y Claudia con “Chandelier” de Sia
Y llegó el gran momento de la decisión, era el momento de saber quién sería el ganador o ganadora y quienes serían los otros dos que recibirían los exóticos premios del concurso.
El presentador dejó paso a Elías y que sin más dilación pronunció los nombres de los ganadores de los premios:
-La tercera posición y por tanto ganadora de una entrada y un pack  de accesorios para  guitarra es… Júlia, por favor sube a recoger tu premio, recibámosla con un fuerte aplauso.-
-Madre mía si ella ha quedado tercera me da que yo no tengo premio esta vez.- Le comentó Dani a Claudia mientras Júlia recibía su premio.
-La segunda posición y por tanto ganador de dos entradas  VIP para el concierto a elegir es… Dani.- Exclamó Elías.- Un fuerte aplauso para él.-
-¿Has tenido algo que ver en esto?-Le preguntó Dani a Elías mientras recibía el premio.
-No, yo no tenía voto, el jurado son profesionales más cualificados que yo, de hecho en mi cabeza yo había apostado que serías tercero o cuarto, pero parece que tu música ha llegado a muchos corazones.-Respondió Elías.
-Y por favor, pongámonos en pie para dar una ovación a la persona ganadora del primer premio es… ¡Claudia!-Exclamó Elías.
-Muchísimas felicidades, has conquistado al jurado con tu increíble voz, disfruta de tu premio.-Le dijo Elías a Claudia.
Tal cual recibió el premio, Dani fue corriendo a abrazar a Claudia, con quien había entablado una buena amistad en cuestión de horas.
-Muchísimas felicidades Claudia, ¿Qué te había dicho? Que no hubieras ganado hubiera sido tremendamente injusto.-Le dijo Dani.
-Muchísimas gracias Dani, me alegro que hayas quedado segundo, aunque tú también merecías ganar eh.-Le respondió Claudia con un inmenso brillo en los ojos.- ¿Sabes qué? A mí el premio que me hacía ilusión era el del estudio y realmente me sobran dos entradas porque del grupo de amigas que vamos solo le falta entrada a dos de ellas y por tanto me sobran dos, sé que tus amigas serán muy felices de ir contigo, no digas nada, tan solo cógelas y disfrútalas, te lo mereces.-Añadió Claudia y acto seguido le dio dos entradas, las justas para que Dani y sus amigos pudieran ir al concierto ya que él había ganado dos.
-Jamás olvidaré esto que has hecho por mí.-Le dijo Dani y le dio un beso en la mejilla al que Claudia respondió poniéndose súper colorada.
Antes de que ella pudiera decir nada llegaron Sara y Alba corriendo a abrazar a Dani.
-¡Felicidades pequeño, te dije que lo conseguirías eres el mejor!-Le dijo Sara mientras le abrazaba.
-Sara no sé si sabes que no he ganado yo, ha ganado ella.-Contestó señalando a Claudia.
-Claro que lo sé, pero has quedado el primero de los mortales, con ella no se podía competir, es una fuera de serie así que date por satisfecho que solo tendremos que comprar dos entradas.-Le respondió Sara.
-En realidad no tenemos que comprar nada, a Claudia le sobraban dos y me las ha dado así que podremos ir los cuatro.-Dijo Dani lleno de júbilo.
Mientras celebraban el triunfo con Claudia, llamaron a los tres ganadores para hacer la foto final.
De mientras Alba y Sara comentaban el gesto de Claudia:
-No entiendo por qué motivo le ha dado las entradas, se conocen de hace horas, las podría vender y sacarse un dinero.-Dijo Alba.
-Se ve a millas que Claudia tiene un corazón enorme y que han hecho buenas migas, además es evidente que le gusta Dani. Tiene mucha suerte, tiene detrás a una chica preciosa y con una voz increíble, no sé qué más puede pedir Dani ja, ja, ja.-Respondió Sara, al oír eso Alba cambió totalmente el gesto de su cara y fue como si su corazón le dijera que algo iba mal.


CAPÍTULO X
Para Dani el mes de Junio fue el mes del cambio, los meses anteriores vivió situaciones muy duras pero en Junio había empezado a cambiar su situación, por fin había empezado a superar lo de Alba llegando a salir de fiesta con la en la celebración del cumpleaños de Andreu en la cual se sintió muy cómodo, poco después con la salida del nuevo CD de Ed Sheeran, una graduación de la E.S.O por todo lo alto con unas muy buenas notas, la decisión de Encarna de dejar a su hija decidir donde estudiar y por último y como guinda el concurso de talentos donde rindió un emotivo homenaje a su abuela, quedó segundo y gracias a la amistad que había nacido entre Claudia y él ella le dio dos entradas que le sobraban, las suficientes para que Dani y sus amigos pudieran ir todos al concierto.
Claudia era un tipo de persona que pegaba mucho en su vida, una chica risueña, divertida, que adora la música tanto como él y una persona que siempre lo da todo por los demás.
A raíz del concurso, los dos empezaron a hablar constantemente, ya que se habían dado sus números para seguir en contacto, la cercanía entre sus pueblos hacía posible que de vez en cuando quedaran los dos a veces y otras con Sara, quien veía muy buen partido a Claudia para Dani, fue tal su buena relación que ambos acordaron invitarse mutuamente a sus cumpleaños, el siete y el catorce de Julio respectivamente.
El primero en llegar fue el de Dani, lo celebraron en su casa y acudieron Sara, Andreu, Alba, Claudia, Uri y Marta, primos de Dani, con quien veraneaba cada año, compañeros de equipo y algunos de clase.
Por la mañana
-Yo me encargo de la música.-Exclamó Andreu, quien amaba la música electrónica y le encantaba hacer de DJ, se ofreció para traer su portátil y su mesa de mezclas y poner la música para la fiesta.
-Yo voy contigo.-Añadió Uri, quien ya conocía de hacía tiempo a los amigos de su primo y que tenía una gran relación con Andreu debido al gusto de ambos por la música electrónica.
-Nosotros vamos ahora con Montse al súper a comprar la bebida y la comida.-Dijeron Alba y Marta.
-Pues nosotras nos quedamos con él, así oigo cantar a Sara que me han comentado que canta muy bien.- Dijo Claudia.
-Vale perfecto, pues a las seis y media empezaremos a montar todo.-Dijo Dani al ver que todo estaba ya repartido.-A las siete y poco empezaran a llegar los demás.
Cada uno se fue a hacer lo que había dicho y Claudia y Sara se fueron con Dani a su casa.
-Dani me dijo que participaste en el concurso de talentos del pueblo y que hiciste una actuación increíble y que encima cantaste “I See Fire” me encanta esa canción, aunque me gustaría oírte cantar algo más potente, porque se te ve a distancia que tienes una voz muy dulce y fina, pero sé que podrías cantar cosas más potentes.-Le dijo Claudia a Sara.
-A ver que tú domines tu voz no significa que los demás podamos hacer lo mismo, yo realmente solo he cantado cosas que he considerado aptas para mi tono de voz ja, ja, ja.-Le respondió Sara.
-Pues te puedo enseñar si quieres ji,ji,ji.-Dijo Claudia.
-¿Las dos conocéis esta canción?-Preguntó Dani mientras empezó a tocar una canción con su guitarra.
-¿Es “I Don’t Wanna Miss A Thing” de Aerosmith?-Preguntó Sara.
-Sí que lo es, me encanta esa canción.-Añadió Claudia.
-¿No queríais algo más potente?-Pues va cantad esto ja, ja, ja.-Dijo entre risas Dani.
 -Que va, que va, es muy difícil para mí, te lo dejo a ti Claudia.-Contestó Sara tímidamente.
-¿Por qué eres tan tímida Sara? No lo entiendo, tú cantas bien.-Le dijo Claudia.
-Ya pero siempre he sido muy insegura conmigo misma en todos los temas, por mucho que me digan los demás, raramente pienso que sea realmente buena en algo, soy así, poco a poco gracias al apoyo de gente como Dani o Alba pues me empiezo a sentir mejor conmigo misma pero tampoco puedo pretender cambiar de golpe.-Explicó Sara.
Los tres pasaron el resto de la mañana cantando y probando nuevas cosas, Claudia tenía ganas de poder hacer algún proyecto musical con Dani y así se lo hizo saber.
De mientras Andreu y Uri estaban preparando la música y Alba y Marta estaban ayudando a la madre de Dani con la compra.


     Esa tarde
Ya estaba casi todo listo, los adornos puestos, la comida y la bebida preparada, la música ya sonaba y los últimos invitados estaban a punto de llegar. Sobre las siete llegaron algunos compañeros de equipo de Dani y poco después algún compañero de clase y una vez estuvieron todos empezó la fiesta.
La música incitaba a bailar y Claudia sacó a bailar a Dani, lo que no pareció sentar muy bien a Alba quien le comentó a Sara su opinión:
-Ya está otra vez al acecho, ¿No se cansa o qué?-Dijo Alba.
-¿Cansarse de qué? Yo creo que le empieza a gustar a Dani y la veo perfecta para él.-Contestó Sara.
Antes esas palabras el orgullo de Alba salió y se dirigió hacia donde estaban bailando Dani y Claudia y les interrumpió.
-¿Perdona Claudia nos puedes hacer una foto?-Le dijo mientras se colocaba con Dani para una foto.
-Sí por supuesto.-Contestó Claudia y les hizo la foto.
-Ven, que Sara y yo queremos comentarte una cosa.-Le dijo a Dani.- ¿No te importa que te lo robe un momento no?-Le dijo a Claudia con una sonrisa hipócrita.
-No, no, te libero de tus servicios.-Le dijo Claudia a Dani quien respondió con una gran carcajada.
-¿Qué pasa? Estaba hablando con Claudia, ¿Qué es tan importante?-Preguntó Dani una vez ya estuvo con Sara y Alba.
-El otro día estuvimos hablando Sara y yo y este año no vamos a dejar que no te vengas con nosotros a su pueblo en verano, bajo ningún concepto eh.-Le contestó Alba.
-A bueno vale, contad conmigo, ¿Pero teníais que decírmelo ahora, no hay otros momentos?-Preguntó Dani algo desconcertado con la actitud de Alba.
-Sí bueno, ya sabes que soy de decir las cosas cuando se me ocurren ja, ja, ja.-Respondió Alba intentando disimular.
-Si me disculpáis me voy que estaba en medio de una conversación muy interesante con Claudia.-Les dijo Dani mientras se volvía dirección a Claudia.
-En serio que no entiendo qué le ve, es una chica normal.-Dijo Alba acerca de Claudia como si le molestara ver a Dani con Claudia.
-¿Se puede saber qué mosca te ha picado a ti últimamente con Claudia? ¿Desde cuándo te importa lo que haga Dani?-Le preguntó Sara quien ya empezaba a sospechar algo.
-No nada, no es que me importe con quien esté pero es de mis mejores amigos, solo velo por su bien.-Respondió Alba, echando balones fuera.
-Bueno si quieres lo mejor para él estate tranquila, estoy segura de que Claudia lo va a cuidar muy bien.-Comentó Sara.
-Sí, yo también lo estoy.-Dijo Alba medio agachando la cabeza.
De pronto sonó la canción que Andreu y Sara llamaban “su canción”, era Andreu que la había puesto para sacar a bailar a Sara.
-Me has sustituido toda la tarde por una mesa de mezclas pero con esto lo has arreglado.-Le dijo Sara, muy sonriente, a Andreu, quien al verle sonreír la besó.
-Bueno es que de momento la mesa no puede darme los besos que tú me das ja, ja, ja.-Bromeaba Andreu.
A la fiesta también habían acudido los padres de Sara, de Alba y la tía de Andreu, quienes habían venido a pasar el rato con Montse, ya que era la primera fiesta que celebraba sin su madre.
El padre de Sara se acercó un segundo a Uri, quien se había puesto con la música, y le dijo:
-¿Oye podrías ponerme esta canción? Sé que no pega mucho con la fiesta pero los que tenemos pareja también tenemos que cumplir ja, ja, ja.-Le pidió a Uri.
-Por supuesto, ahora mismo en cuanto acabe esta te la pongo si me dices el nombre.-Respondió Uri.
Gregorio sacó un papel del bolsillo con el nombre de la canción que quería, en él ponía “Man In The Mirror-Michael Jackson”.
-No me pidas que te lo diga porque mi inglés no es muy bueno que digamos ja, ja, ja. –Bromeaba Gregorio con Uri.
La música empezó a sonar y Gregorio fue a buscar a su esposa y la sacó a bailar.
-¿Casi treinta años después te atreves a repetir lo que hiciste en nuestra primera cita?-Le dijo al oído Patricia, la madre de Sara.
-A ver si solo chavales pueden tener detalles con sus seres amados. Pasan los años y yo te quiero cada día un poco más.-Contesto Gregorio.
Al ver a su madre sola por un momento, Dani no lo pensó ni un segundo y le dijo algo a Claudia al oído:
-Perdóname un segundo, hay alguien que me necesita ahora mismo.-Le dijo mirando a su madre.
-Sí por supuesto.-Le respondió Claudia con una sonrisa ante tal gesto de amor hacia una madre.
Dani se acercó a su madre y le incitó a bailar, a lo que Patricia no pudo decir que no.
-Sé que te gustaría que ahora mismo fuera papá quien estuviera aquí bailando contigo, pero debemos mirar adelante, sé que volveremos a ser felices como antes.-Le dijo Dani a su madre.
-¿Sabes qué? Cada vez que veo cómo eres, cómo actúas y todo cada día me recuerdas más a tu padre, y eso me hace muy feliz como madre, porque él fue un hombre increíble.-Dijo su madre, tremendamente orgullosa de su hijo.
Sara al ver a sus padres bailando y a Dani con su madre paró un segundo y le dijo a Andreu:
-En la vida se necesita dos tipos de amor, uno es ese, el amor de madre, el más fuerte  y el más sincero, y por otra parte el amor de tu pareja, el que tiene que durarte toda la vida, la persona que sabe apreciar y valorar ambas cosas es realmente feliz, porque poco más se puede pedir.-Y acto seguido besó a Andreu.
Al acabar la canción Dani volvió con Claudia y esta le dijo:
-No puedo estar más orgullosa de lo que has hecho, ese gesto te honra, demuestra el corazón que tienes y lo mucho que quieres a tu madre, soy muy feliz de haber podido conocer a una persona como tú.-Dijo Claudia quien tenía un brillo increíble en sus ojos de la felicidad del momento.
De pronto las luces se apagaron, la música paró y por la puerta de la cocina se empezaron a ver luces como de velas, era el pastel, era la hora de cantarle el “Cumpleaños Feliz” y Claudia se animó a empezar ella que tenía una gran voz, al poco se sumaron todos los demás ante el asombro de Dani que pensaba que la fiesta ya no podía traerle ninguna sorpresa más.
La fiesta duró casi toda la noche y fue un día increíble para Dani y sus amigos, a pesar de que al día siguiente tocaba la ardua tarea de limpiar todo, pero ante la sorpresa de Dani alguien picó al timbre, eran sus amigos que habían madrugado para ayudarles a limpiar todo, ya que ellos habían sido participes del desorden en el que había acabado la casa tras la fiesta.



CAPÍTULO XI

Una semana después del cumpleaños de Dani llegó el de Claudia, que había hecho tan buenas migas con Dani y los demás que decidió invitar a los cuatro a su cumple. Allí estaban las compañeras de clase, de la academia de inglés y de la escuela musical a la que iba Claudia, al llegar, Andreu se sorprendió ante la cantidad de gente que había allí y Dani, que ya sabía toda la gente que iba a haber, le dijo:
-Es que con la de actividades que hace ella es normal que conozca tanta gente, hace inglés, va a una escuela de música y antes hacía natación cuando era más pequeña, a eso súmale que en su cole mezclan mucho más a menudo las clases para que se conozcan todos y encima ella que se lleva genial con todo el mundo pues es normal que haya venido tanta gente, igual que esa gente le invita a ella a sus cumples.-
-Oye una preguntita, ¿Tú cómo demonios sabes todo eso? ¿Te lees su diario o algo? Ja, ja, ja.-Preguntó Andreu bromeando.
-Me lo ha contado ella estos días atrás. Creo que me cuenta más cosas a mí que a su diario, no es como Sara que lo escribe todo en el suyo.-Respondió Dani.
-¡Sht! Eso no se cuenta hombre ja, ja, ja.-Añadió Sara ante el hecho de que hablaran sobre su diario.
-Bueno sobretodo actuad de forma normal, no la lieis que somos los nuevos aquí eh, que nos conocemos Alba y Andreu.-Bromeó Dani con sus amigos una vez ya dentro de la casa de Claudia.
-¡Muchísimas felicidades Claudia!-Exclamó Dani al verla y fue corriendo a abrazarla.
Ante eso, unas amigas de Claudia empezaron a hablar:
-¿Es él?-Preguntó una de ellas.
-No sé, en las fotos que nos enseñó Claudia parecía más alto.-Le respondió otra.
-Oye pues no es nada feo el chico eh.-Añadió otra de ellas.
-Baja la voz que te va a oír y Claudia nos mata.-Le reprochó la primera.
-Bueno la verdad es que Claudia nunca ha tenido mal gusto con los chicos… Oh vienen hacia nosotras cambio de tema.- Decía una amiga de Claudia que se vio obligada a dejar el tema ya que Claudia y Dani se acercaban hacia ellas.
-Chicas este es Dani, creo que alguna vez os he hablado de él, el del concurso musical.-Dijo Claudia presentándole a sus amigas de clase.
-Mmm, me suena que alguna vez hayas dicho su nombre pero no te voy a mentir, ahora mismo no sé quién eres exactamente, lo siento ja, ja, ja.-Respondió una de las amigas intentando disimular. -Ellas son Paula, María, Andrea, Raquel, Carla y yo soy Sonia.-Añadió presentándose y haciendo lo propio con las demás.
-Encantado de conocer por fin a las cabras locas de sus compañeras de clase, Claudia ya me ha contado algunas de vuestras locuras ja, ja, ja.-Dijo Dani.
Dicho esto Dani volvió con Sara y los demás, y las amigas de Claudia continuaron con la anterior conversación:
-¿Creéis que se lo va a decir hoy?-Preguntó Carla.
-No sé, es muy arriesgado hacerlo en tu cumpleaños, porque si sale bien felicidad doble pero si sale mal… Así que yo de ella me esperaría a otro día-Dijo María.
-Tú siempre tan negativa hija mía.-Reprochó Paula a Marina su negatividad.
-Lo más fácil es preguntárselo a ella digo yo.-Soltó Andrea ante lo que todas la miraron cómo si hubiera hecho un gran descubrimiento.
-¿Quién se lo dice?-Preguntó Raquel y de pronto todas miraron a Sonia cómo si ella fuera la solución.
-De verdad que no es tan difícil, siempre me tocan a mí estas cosas igual que presentaros cuando no conocéis a alguien, como a mí no me da vergüenza siempre me cargáis todas estas cosas a mí ais.-Dijo Sonia quien accedió a hablar con Claudia.
Se acercaron a ella y Sonia le preguntó al oído:
-Por ahí las cotillas gallinas se preguntan si le vas a decir lo que tú ya sabes a quien tú ya sabes.-
-No lo sé, si veo un momento muy claro sí, sino no, aunque con tanta gente lo veo un poco difícil.-Dijo Claudia, que demostraba voluntad pero le faltaba un momento para hacerlo.
-En ese caso ya me encargaré de que puedas tranquila.-Dijo Sonia con una sonrisa de oreja a oreja.
Con la llegada de todos los invitados, como ya ocurriera en el cumple de Dani, pusieron música y empezó la fiesta.
Tras el momento del pastel y las velas la gente empezó a centrarse en la fiesta y a dejar más tranquila a Claudia, que hasta el momento no había tenido un segundo para acercase a Dani.
Sonia se acercó al ordenador y empezó a cambiar las canciones por otras más tranquilas progresivamente, hasta que consiguió crear un ambiente de tranquilidad el cual pudiera aprovechar Claudia.
Empezó a sonar “Tenerife Sea”, la canción que Dani había cantado y tocado en la final, y Claudia vio el momento adecuado, una canción que invitaba a bailar pegados y así hizo con Dani, le sacó a bailar y el ritmo de la canción les llevo a abrazarse mientras bailaban.
-Qué recuerdos eh, casi te gano con esta canción.-Bromeaba Dani rememorando la final.
-Con una canción tan bonita no me hubiera importado que me ganaran.-Respondió Claudia intentando crear un momento más íntimo.
-Debe ser muy bonito poder dedicarle esta canción a un ser querido, la verdad que es una canción que incita a crear momentos románticos.-Añadió Dani que poco a poco se iba dejando llevar por la música.
Viendo que la canción iba a llegar a su fin, Claudia se armó de valor, se separó un poco de Dani y dijo:
-Dani esto es algo que llevo esperando hacer desde el día que te conocí.-Y tras decir esto le besó.
Al principio Dani se quedó parado de la sorpresa pero la música y el momento romántico que se había creado le llevó a devolverle el beso a Claudia, un beso que duró hasta que acabó la canción sin que nadie les viera.
-Claudia yo no… no sé, no tengo palabras, nunca esperaría que alguien cómo tú se fijara en mí, no sé es algo maravilloso.-Dijo Dani totalmente enrojecido ante lo que Claudia no pudo resistirse y le volvió a besar, aunque esta vez todo el mundo lo vio.
-Oh pero que bonitos, me encantan.-Dijo Sara creyendo que Alba estaba a su lado.- ¿Alba? ¿Dónde estás?-Preguntó.
Empezó a buscarla por toda la casa hasta que entró en uno de los baños y la vio llorando.
-¿Qué te pasa Alba? ¿Por qué lloras?-Le preguntó Sara preocupada.
-No nada una tontería que hoy me ha pillado sensible.-Respondió Alba intentando restarle importancia.
-Pues te has perdido un beso entre Dani y Claudia realmente precioso.-Dijo Sara pensando que Alba se lo había perdido.
-No si lo he visto…-Respondió Alba y empezó a llorar con más fuerza.
-¿Pero qué te pasa ahora? Me quieres explicar qué te pasa, sino no puedo ayudarte.-Le preguntó otra vez Sara.- ¿No me digas que es por eso? ¿Por Dani?-
-Sí, me gusta un poco Dani, además de los que me han gustado es el único que vale la pena, pero veo que para uno que vale la pena va y encuentra alguien mejor que yo.-Respondió Alba presa de las lágrimas.
-No te empieces a montar paranoias por tu cuenta, la culpa de que Dani no esté contigo es tuya y únicamente tuya, era tuyo, solo te fijas en él ahora que por fin pasa página…-Soltó Sara a quien parecía no haberle sentado muy bien haber oído esas palabras de Alba habiendo sufrido tanto Dani por ella.
-¿Qué dices? Cuéntame todo lo que sepas.-Respondió al momento Alba
-Es tan simple como que él estaba enamorado de ti, llevaba un año y pico así y justo el día que se te iba a declarar tú vas a y te pones a restregarte con otro y él lo pasó fatal porque de lo que iba a ser un día único pasó a ser un día para olvidar.-Explicó Sara.
-¿Qué día?-Preguntó Alba.
-El día que empezamos Andreu y yo y que esa noche salimos todos de fiesta.-Contestó Sara.
-Ese día… ya sé, estuve bailando con un antiguo rollo pero al final no pasó nada.-Explicaba Alba hasta que Sara le interrumpió:
-No pasó nada más porque no os dejamos más tiempo porque Dani estaba hecho una mierda y decidimos irnos a casa, ¿No te diste cuenta que los siguientes días él te evitó y se dejó el móvil en casa? Fue por ti, porque le habías roto el corazón. Así que por favor ahora no le digas nada, déjale ahora que es feliz, mírale los ojos a Claudia y dime si tú eres capaz de quererle como muestra ella.-Dijo Sara con tono firme.
-No, la verdad es que simplemente me gusta un poco, pero es cierto que se ve que a ella le gusta mucho y tienen mucho en común. Debería alegrarme por él porque ha encontrado una chica única que le hará muy feliz, ya me llegará el mío.-Respondió Alba aceptando que Dani era feliz y que ella ya lo sería cuando le llegara.
-Esta es mi flor, estoy muy orgullosa de que hayas reconocido esto, anda vayamos dentro a felicitar a la parejita, a ver ensayemos, ¿Qué sonrisa vas a poner?-Preguntó Sara.
-La mejor de todas.-Respondió Alba mientras sonreía limpiando el rímel corrido por las lágrimas.
De mientras Dani y Claudia seguían juntos, esta vez él sentado en un sillón con ella encima de sus piernas.
-No sabes lo feliz que me hace poder estar contigo, lo llevo soñando desde que te vi cantando por primera vez, no sé, creo que fue amor a primera vista.-Dijo Claudia al oído de Dani mientras se iba poniendo cada vez más colorada pero a la vez sonriente.
-Yo es que sinceramente nunca creí que una chica como tú se fuera a fijar en mí así que decidí disfrutar al máximo de la amistad, pero a veces la vida cambia en cuestión de segundos y mira. Estoy seguro de que mi abuela estaría muy orgullosa de verme con alguien como tú, le hubieras encantado.-Contestó Dani que reflejaba una felicidad máxima con su cara.
-Intentaré estar a la altura para que desde el cielo esté satisfecha conmigo.-Respondió Claudia y volvió a besar a Dani.
-Creo que de aquí a trescientos sesenta y cinco días será uno de los días más importantes de mi vida, porque cumpliré dieciocho años y porque nosotros cumpliremos nuestro primer año juntos, será increíble.-Dijo Claudia que mostraba amor con cada una de sus palabras.
-Será increíble para todos menos para mi cartera.-Decía Dani hasta que le interrumpió Claudia:
-Ya te has cargado el momento bonito.-Le reprochaba en broma, pero Dani le interrumpió a ella:
-No he acabado, decía que será para todos menos para mi cartera pero que con tal de ver esa sonrisa en tu cara la vaciaría cada día durante el resto de mi vida.-Concluyó Dani.
-Jope que bonito en serio, espero que estés a mi lado siempre.-Dijo Claudia.
-Yo espero que cada día que estés a mi lado seas feliz, porque entonces significará que hago bien mi tarea.-Respondió Dani.
-Tortolitos siento interrumpiros pero nos tenemos que ir, mi tía ya ha llegado ya que nos lleva a todos no es plan de hacerla esperar. ¿Digo yo? Ja, ja, ja.-Les interrumpió Andreu, para avisar a Dani que tenían que irse.
-¿Mañana vienes al cumple de Sara no?-Preguntó Dani a Claudia, que todavía seguía abrazada por él.
-Sólo por verte ya iría.-Respondió Claudia que parecía no querer soltarse de los brazos de Dani.
-Pues mañana nos vemos, no quiero hacer esperar a la tía de Andreu.-Se despidió Dani y al acabar le dio el último beso a Claudia.
Una vez ya en casa, Sara fue a la cocina donde estaban sus padres y les fue corriendo a dar un beso a los dos.
-Oh que contenta vienes hija, ¿Cómo ha ido?-Preguntó Patricia.
-Súper bien, nos han tratado muy bien, la comida estaba buenísima y todos hemos disfrutado mucho del día.-Respondió Sara, que no podía quitarse la sonrisa que se le había quedado desde que vio a Dani besarse con Claudia.
-¿Supongo que te habrás pasado todo el rato con Andreu y de los demás no habrás sabido nada no? Ja, ja, ja, ¿Se lo han pasado bien Dani y los otros?-Preguntó bromeando su madre.
-Estoy increíblemente feliz por cómo le ha ido a Dani en especial.-Dijo Sara con una sonrisa enorme.
-¿Qué ha pasado con Dani? Ya sabes que a mí no me puedes darme el titular y no explicarme la noticia.-Respondió Patricia con cara de sorpresa intentando que su hija le contara lo que había pasado.
-Pues se ha besado, bueno unas cuantas veces, con una chica, con Claudia, la cumpleañera, y es que ha sido súper bonito verlos juntos, hacen una pareja muy buena y es que me encanta para él porque es súper buena chica y tienen muchas cosas en común.-Explicó Sara.
-¿Qué Claudia? ¿La qué ganó el concurso comarcal? ¿Aquella chica castaña de ojos claritos?-Preguntó intrigada Patricia.
-¡Sí esa!-Exclamó Sara.
-Pues además de ser una monada parece muy simpática y tiene una voz que tela marinera, espero que duren mucho y que sean muy felices, él siempre ha sido muy bueno con todo el mundo y este año le he visto muy de bajón y ya es hora de que sea feliz. Ahora entiendo por qué estás tan contenta, es una noticia muy buena la verdad.-Comentó Patricia mientras acababa de servir la cena.



CAPÍTULO XII
Sin tiempo para descansar del cumpleaños de Claudia llegó el día siguiente con otro cumpleaños muy importante, el de Sara.
Esta vez no era una fiesta a lo grande como habían sido las otras, sino que se reunía la familia de Sara para comer y también acudieron los mejores amigos de ella.
Picaron a la puerta y Sara fue a abrir.
-¡Felicidades sobrinita! Como cada día quince de Julio tu tío está aquí para felicitarte el cumpleaños.-Dijo el hombre que había picado.- ¿Bueno ya me puedo ir no?-Añadió haciendo la broma de irse.
-Muchas gracias tío, pasa con los demás anda, están en el comedor, que como siempre no es que seas de los primeros en llegar eh.-Le recriminó Sara con tono burlón.

-Ya estamos con que el Luismi es un tardón. Pues como que me llamo Luis Miguel que es la última vez que mi sobrina me dice que llego tarde.-Continuaba con la broma y entró dirección al comedor, donde estaban los demás.
-Hombre Daniel cuanto tiempo, cada año creces más eh jodido, me has dejado pequeño.-Le dijo a Dani cuando le vio.
-Bueno quizás por mi culpa parezcas más pequeño pero la calva y la barriga no son por mi culpa eh ja, ja, ja.-Le respondió Dani con mucho pitorreo.
-Desde luego que poco se me quiere aquí, al final me tendré que ir. ¿Oye por cierto y esa moza de allí quién es? No me suena de haberla visto antes, y a ese chaval tampoco.-Preguntó Luis acerca de Claudia y Andreu.
-Pues ella es mi novia Claudia y él es Andreu, el novio de Sara.-Respondió Dani.
-¿Cómo? ¿Aquí tenéis novia todos menos yo? ¿Pero esto que es?-Dijo Luis partiéndose de risa.
-Tú, Andreu, ven aquí un segundo por favor. Me han contado por aquí que tú sales con mi sobrina, me parece muy bien muy bonito y todo, pero como me entere que le tocas un solo pelo sin que ella quiera o que te portas mal, tiro de navaja y no  me controlo eh, te saco las tripas chaval que no serías el primer adolescente al que se lo haga.-Le dijo muy serio Luis a Andreu mirándole fijamente a los ojos intentando amedrentarle.
-Sí señor, no se preocupe que yo la trato bien.-Respondió Andreu con un tono que mostraba tener algo de miedo hacia Luis.-
-Dios mío que cara, ja, ja, ja. Se lo ha creído y todo. Sara querida tu novio es un cagueta.-Se burlaba Luis.
-Ais tío deja ya las bromas y sobre todo deja a mi Andreu, a ver si voy a poner en práctica lo que tú vas diciendo que harás.-Respondió Sara con tono desafiante a la par que bromista.
-Prima tu hija aprende muy rápido, ya es una adulta, ya ha aprendido algo de mí.-Le dijo Luis a Patricia.
-No sé si estar contenta por ello, no es que seas el mejor espejo para esta juventud, esa barriga, esa calva, no, no.-Respondió siguiendo con la broma Patricia.
-¿Pero qué os pasa con mi calva y mi barriga? Ya me tuve que afeitar por la presión que ejercisteis sobre mí, ¿Ahora me vais a hacer ir al gimnasio y hacerme un implante de pelo? Bueno si me pagáis el implante y el gimnasio voy, que para afeitarme tuve que ir a comprarme una cuchilla y me dejé una fortuna.-Comentó Luis.
-Normal, seguro que la última vez que habías ido a comprar una aún estaban en pesetas.-Dijo Sara dando la puntilla.
-¡A comer, sentaros en la mesa!-Gritó alguien desde la cocina.
-¿Ostras está la tía Inés aquí y no me decís nada?-Preguntó Luis, que había reconocido la voz de su tía.
-Están las cuatro en la cocina.-Explicó Patricia.
Luis se dirigió a la cocina y tras saludar a su madre fue a saludar a Inés, la abuela de Sara.
-Hombre no tía no esperaba ver aquí, pensaba que estaríais en el pueblo. No me preguntes por tu hijo porque ya está de camino con su mujer.-Le dijo a su tía.
-Seguro que ya habéis estado en el bar como siempre, y nosotras haciendo la comida y teniendo que esperaros, pues como tarde mucho más comerá frío.-Respondió tajantemente Inés.
 Pocos minutos después llegaron los otros tíos de Sara y empezaron a comer.
-Bueno ahora que estamos todos querría decir una cosa.-Dijo Sara intentando captar la atención de su familia.- Para los que no lo sepáis él es Andreu, mi novio, de aquí a cuatro días, el diecinueve, haremos tres meses. Dicho esto ya podemos empezar a comer.-
-¿Eh un momento, nos olvidamos de algo no?-Dijo Luis.- Cumpleaños feliz, cumpleaños feliz… empezó a cantar y le siguieron todos, incluido Andreu, ante la vergüenza de Sara que se intentaba tapar con la servilleta.
Tras cantarle, empezaron a comer. Como cada vez que se reunía la familia, las cuatro abuelas de la familia se encargaban de la comida.
Después de comer y pasar un buen rato bromeando con Luis, Sara se levantó de la mesa mirando el reloj y dijo despidiéndose:
-Bueno si nos perdonáis nos vamos al cine que si no llegaremos tarde.-
-¿No te vas a quedar un poco más?-Preguntó la tía de Sara.
-¿Para qué? Si ahora se van a poner a jugar al mus o al tute como siempre, además que si apuramos más nos perderemos el principio.-Explicó Sara.
-¿Qué peli vais a ver?-Preguntó el padre de Sara.
-Una de acción.-Respondió Andreu.
-Fijo que la has elegido tú porque las de amor te parecían para mariposones, ya estás empezando a controlar a mi sobrina mal vas…-Soltó Luis.
-Pero que no, que yo no he…-Intentaba justificarse Andreu pero ante la cara de apuro que tenía Luis quiso hacerle ver que seguía de broma:
-¿Qué no ves que te estoy tomando el pelo? Te lo tomas todo muy a pecho, aprende de Dani, tantos años viéndole ya se conoce mis bromas y suelta las suyas. La risa es vitalidad y sin vitalidad no se puede vivir, espero que con ella en privado seas diferente porque si no tendrás problemas a la hora de…-Decía Luis pero Sara le interrumpió en defensa de Andreu:
-Ya está tío, déjalo ya al pobre, ¿No ves que te acaba de conocer y aún no ve venir tus bromas?-
-En fin que nos vamos, gracias a todos por haber venido, que bueno aunque sea una comida familiar solo pues se aprecia que nos reunamos por mi cumpleaños cada año, que estoy muy contenta de tener esta familia y que nos vamos que nos queda solo veinte minutos y tenemos que ir al cine, coger palomitas y todo el rollo, adiós, os quiero.-Dijo Sara mientras salía por la puerta.
Antes de entrar al cine Sara y Alba fueron al lavabo, donde aprovecharon para comentar que les había parecido la comida en casa de Sara.
-Pobre Andreu, tu tío siempre se mete con los nuevos ja, ja, ja, aún recuerdo la primera vez que me vio, que me dijo si era un tío o era un gnomo  el muy mamón, pero creo que ha causado muy buena impresión en tu familia, en especial a tu abuela, ha visto que tu tía no podía estarse mucho más en pie y ha cogido y la ha hecho sentarse y él ha acabado lo que estaba haciendo ella, cuando tu abuela lo ha visto ha sonreído, estoy segura que a los demás también les ha encantado.-Le dijo Alba a Sara.
-Eso espero, porque le van a tener que ver muchas más veces ja, ja, ja.-Contestó Sara.
-¿Y cómo llevas eso de que hoy sea el último día que le veas hasta agosto? Pasaréis vuestro querido aniversario a unos cuantos kilómetros, porque si se va al sur…-Dijo Alba intentando chinchar a su amiga.
-¿Tienes que ser tan toca narices? A ver si a la que no voy a ver hasta agosto es a ti.-Respondió Sara.
-Oye que con eso no juega, eso es trampa.-Dijo Alba intentando poner cara de niña pequeña triste.
-Pero bueno que solo son tres semanas, además de con Dani estará con sus primos que los cuidaran, Marta tiene ya diecinueve años y aunque Uri sea un poco cabra loca sé que Marta los tendrá controlados.-Comentó Sara.
-Uh, eso de controlados me suena a posibles celos, ¿Es posible que tengas celos?-Insinuó Alba.
-A ver no es que tenga celos en sí, es que piensa que se va dos semanas con Dani y sus primos, que su prima y sus amigas son súper majas pero la siguiente semana la pasarán con los tíos de él, también en el sur, pero solos sin nadie con quien estar porque no sabe si al final irán sus primos, eso hace más fácil que salgan de fiesta a conocer gente y cualquier chica se le pueda acercar y quien sabe que pueda pasar, lo quiero mucho y es la primera vez que nos distanciamos tanto tiempo y claro que tengo miedo, celos no, pero miedo a que esté con otra sí, cuando quieres a alguien y te distancias durante un tiempo no puedes evitar sentir ese miedo a que se sienta solo, conozca a otra persona y a saber que pueda pasar, mentiría si dijera que no confío en él, pero no sé no puedo evitarlo.-Se explicó Sara.
-Te entiendo totalmente, la verdad es que el año pasado me traje a tu pueblo a mi ex novio simplemente para quitarme ese miedo, era muy pronto para que veraneara con nosotras pero bueno yo tenía miedo a que me pudiera poner los cuernos, así que créeme que te entiendo, pero no sé Andreu te quiere con locura, mírale los ojos cuando te mira, es de esas personas de quien tu cabeza te dice que te fíes aunque tu corazón no pueda fiarse al cien por cien. Tú simplemente disfruta de lo que queda de día y del verano, no pienses en la distancia, piensa en lo que estés viviendo en ese momento.-Dijo Alba intentando calmar los miedos de su amiga.
Tras eso Alba y Sara fueron a la puerta del cine donde les esperaban Dani, Andreu y Claudia, que ya habían cogido las palomitas y bebidas y entraron todos a la sala.
A pesar de que la película era de acción, Sara la vivió como si fuera la mejor historia de amor jamás contada, con una mano cogía palomitas y con la otra cogía la mano de Andreu y cada vez que sus manos se chocaban en el bol de palomitas ella lo besaba, era comprensible, iban a estar casi tres semanas sin verse, además el hecho de que tras ese tiempo  todos se iban a ir al pueblo de Sara, que encima celebraba sus fiestas en esas fechas, hacía la espera más larga.
Por su parte Claudia y Dani habían dejado de lado sus momentos de pareja para centrarse en la película ya que habían sido ellos, amantes de las películas de acción, quienes habían escogido la película, al igual que Alba que también disfrutó de la película.
Al acabar decidieron pasar lo que restaba de día allí en el centro comercial, mientras las chicas se fueron a probar ropa Dani y Andreu se fueron a la sala de juegos a echar una partida al billar.
-Mañana nos espera un largo día, mi tía no es propensa pegarse muchos kilómetros seguidos, seguramente pararemos varias veces y estoy casi seguro que haremos noche en algún hotel que encontremos por el camino, pero valdrá la pena porque al día siguiente llegaremos por la mañana y tendremos todo el día para disfrutar de la playa y toda la noche para disfrutar de la fiesta veraniega que hay allí, tengo unas ganas enormes, hacía un par de años que no venías con nosotros.-Le dijo Andreu a Dani.
-Creo que desde dos mil once que no veraneábamos juntos, lo bueno es que luego me iré cien kilómetros para abajo a casa de mis tíos y puede, porque aún no lo sé, que vengan mis primos que viven en el noroeste, esté quien esté sé que me pasaré unas semanas de fiesta y playa, aunque echaré mucho de menos a Sara, si se viniera conmigo sería ya perfecto todo, pero supongo que todavía es muy pronto y bueno así cuando vuelva estaré con más ganas de verla.-Respondió Andreu.
Al rato llegaron las chicas cargadas de bolsas y Alba dijo:
-Yo también quiero jugar al billar, ¿Claudia quieres ser mi compañera y así ganamos a los chicos? A ti no te lo digo Sara porque sé que no te gusta demasiado y que eres bastante negada para esto.-
-Vale va, el equipo que pierda le invita al otro a un helado, ¿Trato hecho chicos?-Dijo Claudia.
-Hecho, me gusta la idea de poder comer helados, y más si es gratis ja, ja, ja.-Dijo Andreu.
-Ves con cuidado por donde abres que Claudia sabe mucho más de lo que aparenta y como le pongas las bolas en un buen sitio no falla, que yo ya he jugado alguna vez con ella y creo que jugamos cuatro, ganó dos y perdió dos.-Le advirtió Dani antes de que Andreu iniciara el juego.
Empezaron a jugar y ya en la primera jugada Claudia consiguió meter dos bolas y se dejó otra, colocada en un punto perfecto.
-Hay que espabilarse que nos va a ganar sin apenas esfuerzo.-Le dijo Dani a Andreu.
-Oye pero si gana el helado es para Claudia, que es la que está metiendo las bolas y tú Alba no estás haciendo nada.-Le dijo en tono irónico Andreu.
-Yo ya he hecho suficiente eligiendo a una crack como compañera, además aquí no hay yo, hay equipo, somos compañeras y si ganamos nos toca un helado a cada una así que u espabiláis o vais a tener que rascaros el bolsillo, ja, ja, ja.-Contestó Alba.
-¿Y yo qué hago?-Preguntó Sara.
-Mmm no sé, tú podrías ser el árbitro.-Dijo Claudia.
-Eso parece que no tiene mucha complicación así que me parece bien.-Respondió Sara.
Poco a poco Dani y Andreu consiguieron remontar y al final con una carambola cometida por Andreu acabaron la partida.
-Habéis jugado muy bien, os merecéis un helado de todos modos.-Dijo Dani al acabar la partida.
-Míralo qué majo, nos va a comprar un helado a cada una a pesar de habernos ganado, no tiene narices a dejar perder a su querida, ja, ja, ja.-Intentó burlarse Alba.
-No, yo no voy a comprarte un helado, yo voy a compartir el mío con Claudia, tú si quieres tendrás que negociar con Andreu.-Respondió Dani quien sacó un euro del bolsillo para comprar un helado.
-¡No, con Andreu no! Que come que tela, no me va a dejar ni un poquito si quiera.-Exclamó Alba sabiendo que Andreu tenía fama de glotón.
Ante eso Sara miró fijamente a Andreu y le dijo con un gesto que invitara a un helado a Alba.
-Venga va te compro un helado para ti Alba.-Dijo Andreu.
-Te has portado muy bien, has sido todo un caballero, y como premio compartiré contigo este rico helado que me estoy comiendo.-Dijo Sara.
-Tengo la mejor novia del mundo, la verdad que…-Decía Andreu pero Sara cogió y le untó el helado en la nariz ante la risa de los demás.
-¿Ah sí? Pues te has quedado sin helado.-Añadió Andreu y le quitó el helado a Sara.
-Oye no, ¡Que es mío!-Exclamó Sara.
Andreu se untó los labios con helado y se comió el restante y dijo:
-Aquí está lo único que queda del helado.-Señalando sus labios.
Sara no se lo pensó y se lanzó a besarle y a abrazarle muy fuerte, el abrazó sirvió a Sara para quitarle a Andreu su cartera.
-Bueno va te voy a invitar a uno.-Dijo Andreu mientras buscaba su cartera.- ¿Pero dónde está mi cartera? La he usado hace nada no puedo haberla perdido.-
-Quizás busques esto.-Dijo Sara mostrándole la cartera.
-Ladrona ven aquí y dame mi cartera o…-Dijo Andreu.
-¿O qué? ¿Me vas a comer?-Preguntó irónicamente Sara.
-Pues sí.-Contestó rotundamente Andreu.
-Pues tendrás que cogerme entonces.-Dijo Sara y empezó a correr por el centro comercial y Andreu tras ella hasta que la atrapó, la cogió y la besó, a lo que Sara respondió devolviéndole la cartera.
-¿Ves como no era tan difícil que te diera la cartera? Solo tenías que ganártela ja, ja, ja.-Le dijo Sara.
-Realmente voy a echar mucho de menos todas estas cosas, pero la que más voy a extrañar es a ti. ¿A quién le contaré mis chistes malos estos días? Dani no es que los entienda muy bien, tú al menos haces el esfuerzo de reírte.-Dijo Andreu.
-Bueno pues me los mandas por audio y ya si eso te respondo con mi risa falsa que siempre uso para tus chistes malos.-Le respondió Sara y le sacó la lengua en señal de burla.
-Realmente incluso estas cosas las voy a echar de menos, sé que parecemos dos tontos del copón porque solo nos separamos dos o tres semanas y ya nos ponemos así, pero es que te has vuelto imprescindible para mí y desearía pasar todos los segundos a tu lado, porque entonces los disfrutaría al máximo.-Le dijo Andreu, que la había rodeado con sus brazos y la miraba fijamente a los ojos.
-Pues si somos dos tontos del copón somos los dos tontos que más se quieren en el mundo, porque dudo que ninguna otra tonta te quiera más que yo y si algún día la encuentras yo te querré aún más, porque tengo que estar así contigo para  siempre, entre tus brazos.-Respondió Sara.
-¡Olé qué bonito! ¿Para cuándo la boda tortolitos?-Les interrumpió Alba.
-Hija desde luego que tienes sensibilidad cero eh, ya te vale, para una vez que se me pone romántico vas y nos cortas el rollo.-Le reprochó en broma Sara.
-Me gusta que sea romántico contigo pero estabais llegando a un punto casi empalagoso. ¿Quieres saber una cosa? Cuanta más importancia le des a la despedida más le echarás en falta, son tres semanas, no merece una súper despedida, pasarán volando ya verás, pero si te emperras en hacer una despedida memorable no pararás de pensar en eso y no podrás disfrutar del tiempo conmigo mientras él está de fiesta con Dani y sus primos.-Le explicó Alba.
-Bueno pero entiéndelo, la primera vez que una pareja se separa un periodo de tiempo pues siempre es un poco difícil, pero seguro que a partir de mañana ninguna de nosotros se acuerda de estos panolis que se al billar por un mísero helado, fíjate lo mucho que nos quieren.-Respondió Sara y bromeó acerca de los chicos.
-Bueno chicos va siendo hora de irse a casa que sino mi madre me matará por hacerla esperar en la última cena que tengo con ella en un par de semanas, antes cuando yo me iba con alguien fuera ella tenía a mi padre o a mi abuela, pero este año… así que no quiero hacerle esperar.-Dijo Dani mientras miraba el reloj.
-Tienes razón.-Añadió Claudia.-Pero tú tranquilo que yo vendré a verla algún día, es un cielo conmigo así que es lo mínimo que puedo hacer por ella.-
Los cinco pusieron dirección a casa y la primera despedida fue la de Dani y Claudia que se tenía que esperar en la estación de bus a que pasara el que le llevaría a su pueblo, porque a pesar de que la distancia entre pueblos era diminuta sus padres y Dani preferían que de noche fuera en bus, y Dani se ofreció a esperar con ella a que llegara el bus:
-Yo me quedo aquí contigo hasta que subas al bus, no puedo dejar que nadie se te lleve, me daría algo.-Dijo Dani.
-¿Pero quién va a querer llevarme? Ja, ja, ja. Además que mira, llega en un minuto y entre que nos despedimos y todo ya está aquí, así que ven aquí pequeño mío, que te voy a echar mucho de menos, ya me irás contando como os va, espero que disfrutes mucho y no dejes de pensar en mí que en un par de semanas me tendrás que volver a aguantar, te quiero mucho.-Dijo Claudia mientras abrazaba a Dani.
-No voy a hacer un Andreu poniéndome súper romántico en público, pero sí te digo que voy a pensar en ti, pero solo un poquito, aunque te echaré de menos yo también, si te hubiera conocido un poco antes quizás me quedaría aquí contigo.-Decía Dani.
-Eh eso ni planteártelo, que este año me toca a mí, el año que viene ya te vas con ella si quieres, pero este año nos toca fiesta, aunque tengamos novia, en fin os dejamos que os despidáis a solas.-Dijo Andreu que cogió a Sara y Alba y se las llevó a la puerta de la estación para darles un poco de intimidad para despedirse.
-Sabes, eres una de esas cosas que son tan bonitas que ni siquiera eres capaz de soñar con ellas, no te olvides de mí.-Le dijo Dani.
-No lo haré.-Respondió Claudia y tras esto ambos se fundieron en un tierno beso con sabor a despedida, Dani se esperó allí hasta que el bus se perdió a lo lejos en la oscuridad de la noche.
Tras dejar a Claudia en el bus prosiguieron con su ruta, la siguiente en parar era Alba.
-Bueno flor a ti te veo mañana así que te den por ahí ja, ja, ja, anda ven aquí y dame un abrazo como si no nos viéramos en meses.-Le dijo a Sara y la abrazó.
-Bueno y vosotros, tenéis dos novias increíbles, como os paséis un solo pelo os las veréis conmigo eh, pero bueno sed buenos y disfrutar mucho, gracias a que no estáis podré disfrutar de tiempo con ella, que alguien, y no quiero mirar a nadie, me la tiene secuestrada.-Dijo mirando a Andreu.-Pero bueno vosotros tranquilos que yo os cuido las novias y no os hartéis de fiesta que cuando vayamos al pueblo de Sara tendremos más fiesta. En fin mi estómago me reclama comida, os quiero mucho mis amores.-
-¿Qué vas a hacer Andreu? Tú vives en la otra parte del pueblo y nosotros uno al lado del otro, te acompañamos a ti y luego ya nos volvemos nosotros si quieres.-Preguntó Sara.
-Sabes que la respuesta definitiva va ser que te deje en la puerta de casa y ya me iré yo a casa, incluso puedo quedarme con Dani a malas, total me voy con él mañana, solo tendríamos que levantarnos antes para ir a mi casa así que a la que no voy a dejar ir sola es a ti así que ale, dirección a tu casa ja, ja, ja.-Respondió Andreu.
Llegaron a la calle de Dani y Sara y la casa de él fue la primera a la que llegaron.
-¿Qué vas a hacer, la dejas en casa y te vienes a cenar con nosotros o vas a tu casa?-Le preguntó Dani a Andreu.
-Seguramente cenaré en casa, creo que mi tía tiene preparada ya la cena así que intentaré no hacerles esperar mucho. Ya nos veremos mañana, sé puntual que mi tía se pone de los nervios cuando tiene que esperar.-Le respondió Andreu.
-Bueno pequeño que sepas que te voy a echar de menos, cuídamelo y cuídate tú también porque como os pase algo me muero, sois mis niños así que os quiero de vuelta sanos y salvos, a cambio yo cuidaré de Claudia ja, ja, ja. Te quiero mucho.-Le dijo Sara a Dani mientras se abrazaban.
-Yo ya te he dicho mil veces lo que pienso así que te dejo mi tiempo para que te puedas despedir de Andreu, sé buena tú también pequeña.-Le respondió Dani.
Al dejar a Dani en su casa, avanzaron un par de casas más y llegaron a casa de Sara, allí antes de que Andreu pudiera decir nada, Sara sacó un sobre de su bolso y se lo dio a Andreu diciéndole:
-No lo leas hasta que no estés en el coche, es algo que he escrito porque sabía que llegado este momento no sabría qué decir y he hecho bien porque ahora no sabría qué decirte y en esa carta te lo he escrito todo, simplemente puedo decirte que gracias por aparecer en mi vida, porque con tu llegada lo has cambiado todo y la has hecho mejor, no te olvides de mí porque te amo con todo mi corazón, ahora no digas nada, prefiero que me escribas cuando hayas leído la carta y no estés aquí, ahora solo bésame.-Le dijo Sara y sin decir palabra alguna Andreu la besó, estuvieron un largo rato abrazados y besándose hasta que Sara tuvo que subir a casa y Andreu empezó a alejarse calle arriba.


CAPÍTULO XIII
Llegó el momento de marcharse de vacaciones para Dani y Andreu y una vez en el coche, Andreu sacó el sobre que le había entregado la noche anterior Sara y empezó a leer la carta que había en el interior.
-“Querido Andreu,
Si estás leyendo esto es que ya estás en el coche, es decir, ya te estás alejando de aquí, sí, digo alejando porque vayas donde vayas jamás podrás distanciarte de mí, porque llevas contigo mi corazón, espero primero de todo que tengáis un buen viaje sin imprevistos y que disfrutes de estas pequeñas vacaciones porque te las mereces, me aguantas cada día a todas horas, me cuidas, me mimas, me haces sonreír y sonrojarme a la vez, en resumen me haces feliz como nadie lo había hecho hasta ahora así que tengo que pedirte que pase lo que pase no dejes de hacerme feliz como solo tú sabes, mi niño puedo decir a ciencia cierta que he disfrutado todos y cada uno de los segundos que he pasado a tu lado, desde el primero hasta el último, y sé que llegará el día en que discutamos o algo pero sé que eso no va a poder hacernos daño, porque jamás había sentido estas ganas de estar con alguien, y cuando te miro a los ojos… es una de las mejores sensaciones que he vivido, ver el amor que transmites cada vez que me miras, eso me enamora una y otra vez, obviamente me gustaría que estuvieras aquí conmigo pero tampoco puedo adueñarme de ti, que sé que echabas en falta el veranear con Dani así que ser buenos, disfrutar y volver, porque como no vuelvas te voy a buscar al fin del mundo. ¿Me entiendes? Como intentes escaparte te seguiré sea donde sea así que ni lo intentes, porque te necesito en mi vida como al aire que alimenta mis pulmones, eres esa melodía que espero que no acabe nunca.
No voy a alargarme más porque tanto pensar que te vas, y solo son un par de semanas, me hace derramar alguna lágrima y no quiero manchar esta carta con lágrimas tontas.
Que sepas que vayas donde vayas siempre te voy a querer, voy a intentar que seas el chico más feliz del mundo e intentaré que cuando vuelvas no tengas ganas de separarte de mí nunca más.
La niña más feliz del mundo,
Sara.”-
-¿Qué te pasa Andreu? ¿Estás bien? Se te caen lágrimas como cascadas.-Preguntó Dani.
-Sí, sí, simplemente que me he emocionado con lo que me ha escrito Sara, me ha tocado la fibra sensible y no puedo controlar que se me caigan las lágrimas.-Respondió Andreu.
-Realmente estás mostrando una faceta tierna y romántica que nunca había visto en ti, eso como amigo suyo me encanta porque significa que realmente la quieres como nunca habías querido a nadie y para mí eso es algo increíble porque nunca había visto a mis dos mejores amigos tan felices, cuídala, no vas a encontrar otra que te quiera como ella.-Le dijo Dani.
-La verdad es que tienes razón, de hecho creo que me estoy empezando a enamorar de ella, es algo que nunca había visto, es sencilla pero a la vez perfecta, su pelo me encanta y sus ojos color miel me hipnotizan y me llevan a otro mundo, es que no sé, tu sabes que nunca he sido un chico que se fijara en mujeres extravagantes y ella el primer día que la vi pues era así normalita tirando a guapa, pero es que cada día que pasa me gusta más, y pequeños detalles que al principio no le daba importancia ahora me encantan, sus finos labios, sus pequeñas orejitas, su dulce voz, me estoy enamorando de ella sin darme cuenta, cada vez que me sonríe me derrito, espero estar con ella el resto de mi vida, sí, lo sé, somos realmente jóvenes para pensar en ello pero me encantaría pensar que algún día se casará conmigo.-Explicó Andreu.
-Tú estás muy enchochado tío, ja, ja, ja.-Añadió Dani intentando hacerle broma.
-Bueno no hablemos de quien está enchochado porque tú con Claudia llevas muy poco y telita la cara que pones cuando la ves.-Replicó Andreu.
-Touché.-Respondió Dani, que no encontró nada para contestar a la afirmación de Andreu ya que era cierta y ante esto ambos empezaron a reírse.
Acto seguido Dani sacó su móvil y escribió a Sara.
-“No ha podido contener las lágrimas de la emoción, no sé qué habrás escrito pero jamás le había visto tan emocionado, te felicito.”-
Al leer dicho wasap Sara, que estaba desayunando con Alba, le enseñó corriendo el contenido del mensaje.
-Estáis todos enchochados ja, ja, ja, menos mal que todavía queda alguien que mantiene la cabeza fría.-Dijo Alba.
-Ni que yo la tuviera caliente.-Contestó Sara a lo que Alba se la quedó mirando con cara de ironía.
-¿Por qué me miras así? No hemos hecho nada, así que no me puedes decir que tengo la cabeza caliente porque no es así.-Replicó Sara.
-Porque no habéis tenido ocasión que sino… ja, ja, ja.-Añadió Alba.
-No voy a entrar en tus jueguecitos de paranoias con los que intentas sonsacarme cosas, te conozco demasiado bien ya  flor.-Le sentenció Sara.
-Dish, casi cuela, ja, ja, ja.-Bromeó Alba.
-Vente conmigo a la habitación que me vas a ayudar con una cosa.-Le dijo Sara.
-¿A qué?-Preguntó Alba.
-A grabar una canción que le voy a pasar a Andreu.
-De acuerdo…-Aceptó Alba a regañadientes.-Sorpréndeme. ¿Qué canción melosa le vas a enviar?
-“Wish you were here”.-Respondió Sara.
-Desde luego hija que no podías haber elegido algo más ñoño, que lleváis unas horas separados y ya le echas de menos, yo había pensado en una canción muy chula que quedaría muy bien.-Dijo Alba.
-Miedo me das, ¿Qué canción habías pensado?-Preguntó Sara sabiendo que a su amiga no se le habría ocurrido nada romántico.
-La que dice en inglés: Tengo un problema menos sin ti ja, ja, ja.-Exclamó Alba entre risas.
-Sé qué canción es. Qué mala eres, no podía haber una canción peor, porque además me la has dicho porque sabes lo que significa la letra y decirle que tengo un problema menos sin él es muy típico de alguien tan poco romántica como tú ja, ja, ja.-Respondió Sara que se lo había tomado a broma.
-¡Eh que yo soy romántica!-Exclamó indignada Alba.-Otra cosa es que no lo sea con los chicos que he conocido, el día que encuentre a un príncipe lo seré.-
-Por cierto ya que estás, ¿Por qué no le grabas el “Te he echado de menos”? Es muy bonita.-Bromeó Alba.
-Ja, ja, ja, enserio qué chispa tienes, ¿Alguna idea más señorita experta en canciones románticas?-Respondió irónicamente Sara.
Mientras tanto Dani y Andreu hacían tiempo en el coche hablando.
-Tengo unas ganas de llegar ya, me voy a poner hasta arriba de jamón y otras tapas.-Dijo Andreu.
-Bueno pero sin pasarte que ya sabes que luego llega la pretemporada y te toca bajar quilos a punta pala si te pasas.-Le dijo Dani.
-Ya está don perfecto que como el año pasado estuvo en un campus de futbol en Los Ángeles volvió con un peso perfecto ja, ja, ja.-Añadió sarcásticamente Andreu.
-Esa es la diferencia entre tú y yo, yo me como una tapa y hago ejercicio, tú te comes una y en vez de hacer ejercicio haces el ejercicio de comerte otra, a ver si te vas a poner gordito y Sara te va a dejar…-Soltó Dani que se intentaba contener la risa.
-Eso ni en broma, ya verás quien acaba el verano más en forma.-Replicó Andreu.
-Uh se ha picado ja, ja, ja.-Exclamó entre risas Dani.
-Hombre es que sería humillante que estuvieras tú más en forma que yo, ya verás este año je, je, je.-Contestó Andreu.
El viaje iba a ser largo así que las bromas y las conversaciones absurdas eran buenas formas de pasar el tiempo, Andreu no podía dejar de pensar en el wasap de Sara, al cual todavía no había contestado pero tenía un buen motivo, estaba preparando un collage para Sara y la última foto que le faltaba era de él una vez ya estuviera en casa de los  primos de Dani.
La tarde empezaba a desvanecerse dando paso a la noche y Andreu y Dani se quedaron dormidos en el coche, ambos tenían personas lejos de ahí con las que soñar, la vida les sonreía a ambos, tanto Claudia como Sara eran un regalo del cielo para ellos y se notaba en sus actitudes, en sus gestos y en todo lo que hacían, rebosaban felicidad, además iban a pasar unas semanas con los primos de Dani y después una semana con la familia de Andreu, un verano completo porque además al volver se irían con las chicas al pueblo de Sara, atrás quedó la dura decisión que tomó Dani de ponerse a trabajar en Julio para evitar ir con ellas y ver a Alba con el que entonces era su novio, no solo la había olvidado sino que había encontrado alguien que le hacía realmente feliz.
Llegó la hora de cenar y pararon en un pequeño hotel para que la tía de Andreu pudiera descansar ya que había conducido muchas horas.
-Tía el año que viene nos vamos en tren, no vamos a hacerte conducir tanto, mira cómo estás, siento que por llevarnos a nosotros conduzcas tantas horas seguidas.-Dijo Andreu viendo la cara de cansancio que tenía su tía.
-Tú no te preocupes, fui yo quien se lo dijo a tu madre, ha sido el hecho que nosotras también  vayamos a la vez al sur, entonces no me importa llevaros a vosotros, eso sí cuando vengáis conmigo me tendréis que cuidar eh ja, ja, ja.-Respondió la tía  de Andreu.
-Por supuesto, tú me cuidas cada día y encima ahora además de dejarnos pasar una semana contigo nos llevas a casa de sus tíos. Ya sabes que eres como una madre para mí.-Añadió Andreu.
-Oír eso es la mayor de mis recompensas, estoy orgullosa de tener un sobrino así que encima tiene unos amigos tan encantadores.-Le contestó su tía pero de pronto se empezó a escuchar un extraño sonido.
-¿Qué ha sido ese sonido tan raro?-Preguntó Andreu preocupado pensando que había sido alguna parte del coche.
-Pues… ha sido mi estómago ja, ja, ja.-Dijo Dani partiéndose de risa.- No sé de qué te extrañas si no es la primera vez que lo oyes, aunque bueno ese día también estaba Sara y a ella le rugía más que a mí, que por cierto ya verás que después del verano empieza a comer que tela, ahora te parecerá muy delicada y muy refinada con la comida pero lo hace para tener buena línea en verano porque después, come más que yo…-
-No me digas eso que mi cartera se asusta, que le prometí que para nuestro siguiente aniversario la llevaría a cenar donde ella quisiera y sabiendo lo que comes tú…-Dijo Andreu bromeando con Dani.
-Bueno no es para tanto, tú ahora mismo te acuerdas de verme comiendo tras los partidos, en esos momentos como que tela porque estoy hambriento pero no soy un gulas tampoco, a lo que me refería es que ella es peor que yo con los dulces y tal, filipinos, blancos que son los que le vuelven loca, cruasanes, palmeritas, chocolate… todas esas cosas le hacen enloquecer, si algún día no sabes que regalarle piensa en esto porque aunque parezca cutre a ella le encantará.-Explicó Dani.
-Vale me acabas de asustar aún más, ¿Qué clase de novia se supone que tengo? ¿Es el monstruo de las galletas o qué? Ja, ja, ja.-Soltó  Andreu medio entre lágrimas de la risa.
-Bueno chicos tanto hablar de comida a mí me ha entrado hambre así que vamos abajo al restaurante que estoy que me caigo del hambre, daría lo que fuera por un buen cruasán de chocolate.-Dijo, también con ánimo de broma, la tía de Andreu.
-¡Oh no! ¡Tu tía ha sido poseída por el espíritu glotón de Sara!-Exclamó Dani.
-Como se entere que estás diciendo estas cosas te va a matar ja, ja, ja.-Añadió Andreu que ya no podía soportar más la risa.
Tras esto, los tres bajaron al restaurante del hotel donde habían parado, y se pusieron a cenar, el hotel no era muy grande ni muy lujoso pero los tres acabaron muy satisfechos con la cena.
-No sé si es que me moría de hambre o qué, pero he cenado realmente bien, estaba un pelín preocupado por las pintas del hotel pero no tengo queja alguna hacia la cena porque estaba exquisita.-Dijo Andreu al acabar el postre.
-Ya sabes que no todo es la apariencia, a veces tienes que dar la oportunidad a que te sorprendan, si nos basáramos solo en la apariencia de las cosas no habríamos descubierto algunas cosas maravillosas y ya sabes que con las personas deberíamos hacer lo mismo porque algunas personas esconden bajo sus apariencias seres increíbles. Sé que son cosas que habréis oído miles de veces pero por ejemplo el hotel nos ha dado una lección de humildad a todos, dudo que ninguno de nosotros creyera que la cena fuera a ser tan buena como lo ha sido. En fin no sé si las camas serán tan buenas pero yo estoy que necesito comprobarlo ya mismo, buenas noches chicos, descansad que mañana ya llegamos a eso del medio día.-Explicó la tía de Andreu.
-Buenas noches.-Dijeron Dani y Andreu al unísono.
Al día siguiente
-Va chicos despertad que nos tenemos que poner en marcha.-Dijo la tía de Andreu.
-¿Ya es hora de irse? ¿No nos podemos quedar un poco más en la cama? Se está tan a gusto…-Respondió Dani con cara de sueño.
-Va Andreu despierta que nos tenemos que ir en nada.-Insistió su tía.
-Me da que alguien se pasó hasta las tantas hablando con la novia y ahora tiene un sueño que se muere.-Bromeó Dani.
-Pues ya le echaré la bronca a la novia más tarde pero ahora tenemos que irnos que he quedado con tus tíos para comer todos juntos Dani.-Comentó la tía.
-Oh que bien te quedas con nosotros a comer, ¿Nos podrás hacer una tortilla de patatas de las tuyas?-Preguntó Andreu que se acababa de incorporar.
-Madre mía vaya sobrino tengo que se acaba de levantar y ya está pensando en lo que va a comer…-Contestó su tía.
-Ja, ja, ja, Andreu siempre está pensando en qué va a comer luego, da igual donde esté que siempre está pensando en qué va a comer, no tiene remedio este chico.-Dijo entre risas Dani.
-Así da gusto levantarse, me dais más caña que Sara y eso ya es decir, la culpa es suya que me tuvo hasta las tantas contándome una cosa y no me dejaba irme a dormir así darle la brasa a ella no a mí.-Replicó Andreu.
-Vale la culpa será de ella pero el que no se levanta y se viste eres tú, así que espabila y vístete.-Contestó su tía.
Unos minutos después bajaron a desayunar y al ver el restaurante del hotel tan vacío Andreu exclamó:
-¡Pero si no hay nadie! ¡Acaban de poner la comida ahora, debe ser prontísimo!-
-Las ocho y dos minutos para ser exactos.-Respondió su tía.
-¿Qué? Pero si es súper pronto, ¿Qué hacemos viniendo tan pronto? Cinco minutos antes y nos lo encontramos cerrado.-Volvió a exclamar Andreu.
-Primero porque estamos en pleno Julio y si nos esperamos mucho más cogeremos toda la caravana de la gente que va al sur como nosotros, segundo a mí me gusta desayunar caliente, tercero he quedado con la tía de Dani de que llegaríamos pronto y por último como la que conduce soy yo pues soy quien decide a qué hora nos vamos, porque a diferencia de ti yo no puedo dormir en el coche, al menos no si quieres llegar sano ja, ja, ja.-Respondió su tía mientras se acercaba a por su desayuno.
Estuvieron poco más de diez minutos desayunando y al recoger la habitación se pusieron otra vez camino hacia casa de los tíos de Dani.
-Si queréis podéis dormiros, aún nos quedan unas cuatro horas de camino aproximadamente.-Dijo la tía.
-Sí pero a mí ya me has cortado el sueño.-Murmuró Andreu.-
-¿Qué has dicho? ¿Alguna queja? Ja, ja, ja.-Preguntó la tía.
-No nada, solo decía que voy a hablar con Sara.-Respondió Andreu intentando salir airoso y dicho eso empezó a escribir un mensaje para Sara:
-“Buenos días mi amor, espero que estés durmiendo bien, a mí me han levantado hace media hora y estoy que me muero de sueño y tú ya sabes a qué hora nos acostamos, espero que ayer pasaras un buen día, el nuestro fue algo aburrido todo el día en el coche, la verdad es que tu mensaje me hizo emocionarme, incluso me hizo saltar alguna lágrima, sé que Dani te lo dijo pero también sé que te hace más ilusión que te lo diga yo, realmente no sabría contestarte como merece una pedazo carta así, fue algo increíble lo que sentí mientras la leía, espero que pronto me vengan las palabras que quiero decirte, pero hasta entonces me conformo con que te levantes y sonrías gracias a mí en parte, a mí me ha alegrado que al despertarme me hayan recordado con quien estuve hablando anoche porque realmente tú me das ganas de no dormir, de querer aprovechar cada segundo estemos a un centímetro o a un quilómetro, eres algo especial para mí, nunca había sentido esto y espero que nunca deje de sentirlo porque significará que sigues conmigo. Hoy nos quedan unas cuatro horas más y habremos llegado por fin. Por cierto el hotel donde estuvimos anoche no era ni muy grande ni muy lujoso pero fue una de las mejores cenas que he tenido en mi vida, quizás no fue perfecta porque no estabas tú conmigo. Bueno espero que sonrías al ver que lo primero que hago nada más levantarme es pensar en ti, no puedo evitarlo, y que pases un grandísimo día como los que me haces pasar tú a mí cuando estamos juntos. Te quiero mi vida.”-
Tras eso Andreu se puso sus auriculares con su música y se echó a dormir un rato.
-¿Ya se ha dormido? Ha tardado bien poquito ja, ja, ja.-Preguntó la tía de Andreu a Dani.
-Sí, una vez se pone la música no le cuesta nada dormirse, le ha escrito una cosa a Sara y se ha dormido.-Respondió Dani.
-La verdad es que da gusto ver a gente tan joven tan feliz y enamorada,  jamás le había visto así de feliz y mira que siempre ha tenido motivos, pero esta chica ha caído como del cielo y le ha cambiado la vida a mejor, su madre está deseando conocerla.-Dijo la tía- ¿Y tú con tu novia qué tal?-Preguntó.
-Muy feliz, llevamos menos tiempo que ellos pero Claudia y yo hemos tenido un algo especial desde el primer día, nunca pensé que acabaría con una persona tan maravillosa, más allá de su encanto físico tiene un corazón único, es una de esas personas que da igual como sean por fuera porque son ángeles, estoy muy pillado de ella y creo que ella de mí también, espero que todo siga bien.-Dijo Dani con una sonrisilla de bobo que delataba su felicidad.
-Es que es muy muy guapa, con esos ojos así claritos y ese pelo castaño es preciosa, pero lo que siempre me dice Andreu es que es una chica con un corazón de oro, siempre que necesita algo con el inglés o con cosas así ella siempre le ayuda y la verdad que para él es una amiga más, aunque especial porque es la chica que hace feliz a su mejor amigo como él dice.-Comentó la tía de Andreu.-Si quieres échate a dormir un rato y ya te despierto un poco más tarde, aunque no tanto como él tú también te quedaste hablando con tu novia y estás cansado, anda descansa un poco no te preocupes que yo no tengo sueño.-Añadió.
-¿Estás segura? Dicen que es bueno que muy temprano y muy tarde el conductor tenga alguien con quien hablar para que se mantenga activo y despierto.-Preguntó Dani.
-Sí no te preocupes, además que con el desayuno calentito que me he tomado estoy perfectamente, para eso os he hecho bajar tan pronto, porque con el café recién hecho me es imposible dormirme, anda va ya tardas en cerrar esos ojos, que me tienes que cuidar a mi Andreu.-Le respondió.
Unas horas después Andreu se despertó y vio que la pantalla de su móvil indicaba que tenía un wasap, era Sara que le había respondido al rato de que Andreu le escribiera:
-“Buenos días mi príncipe, yo también he tenido que madrugar hoy ya lo ves, tocaba recoger y limpiar la casa porque viene la hermana de mi madre y ya conoces como es mi madre cuando tenemos visita, por otro lado me he alegrado de madrugar porque he podido ver tu mensaje y ha sido algo muy bonito, no me esperaba que me escribieras eso, para que luego diga Dani que no sabes ser romántico…, por supuesto que me has provocado una sonrisa, enorme por cierto, seguro que anoche os pusisteis hasta arriba de comida, disfruta ahora que luego te vendrás conmigo a correr para perder esos quilos que vas ganando eh cari je, je, je, espero que lleguéis sin ningún problema y bueno avísame para que me quede más tranquila, en un rato me iré a comprar con mi mama, que por cierto dice que le ayudas más en casa tú que yo así que deja de ser tan pelota con ella y hazlo conmigo, y bueno por la tarde me iré con Alba a mirar ropa.
Disfruta mucho mi niño, te adoro.”-
Ante tal demostración de amor Andreu volvió a emocionarse, pero para evitar que Dani volviera a bromear sobre sus reacciones cerró los ojos y se hizo el dormido un poco más.
Poco más de media hora después la tía de Andreu despertó a los dos:
-Chicos estamos a punto de llegar a casa de los tíos de Dani, despertaros va.-
Dani abrió los ojos y miró por la ventana, ya estaban en el paseo marítimo, la playa estaba llena, el sol ayudaba a que se llenara, el año pasado Dani no había podido venir así que tenía más ganas de disfrutar del sur.
-Hay cosas que no cambian, las doce de la mañana y la playa está a reventar.-Dijo Dani.
-El día que las playas no estén llenas en verano tendremos un problema, ya sabes que el turismo veraniego es clave para la economía, lo bueno es que llevamos unos años con un clima perfecto que atrae a muchos guiris.-Explicó la tía de Andreu.
-Tal cual veamos a tus tíos nos vamos corriendo a la playa eh Dani y después comemos.-Dijo Andreu que muerto de calor estaba ansioso por darse un baño.
-Me has leído el pensamiento ja, ja, ja.-Contestó Dani.
-Chicos coged vuestras maletas e id subiendo, yo voy un segundo al súper a por una cosa que me ha pedido tu tía Dani.-Les dijo la tía de Andreu.
-Vale, si necesitas algo avísanos tía.-Dijo Andreu mientras salían del coche y cogían sus maletas.
-Dios como me duelen las piernas, creo que me voy a tumbar en la playa y voy a pasar de la comida.-Dijo Dani al salir del coche.
-Ni aunque tuviera que arrastrarme por toda la playa me perdería una paella de tu tía ja, ja, ja.-Dijo Andreu.
Llegaron al bloque de pisos y picaron a casa de su tía.
-¿Sí? ¿Es el sobrino más guapo del mundo?-Preguntó alguien por el interfono.
-Nos debemos haber equivocado ja, ja, ja.-Bromeó Andreu.
-¿Entonces no hay nadie ahí abajo que quiera una buena paella con sus gambitas, su sepia, almejas y pimientos?-Bromeó la mujer al otro lado del interfono.
-Ah no, creo que sí que es aquí Dani.-Respondió Andreu.
Abrieron la puerta y subieron hasta casa de la tía de Dani.
-Desde luego que sigues sin poder resistirte a mis paellas eh Andreu, ya pueden pasar los años que eso no cambia, no como tú, como has crecido jodido.-Dijo una mujer qué había en la puerta de la casa. -¿Y dónde está mi sobrino más bonito?-
-Hola tía. ¿Cómo estáis?-Preguntó Dani mientras abrazaba a su tía.
-Bien, bien, no nos podemos quejar, ya nos quejaremos cuando entre tu amigo y tú nos vaciéis la despensa.-Bromeaba la tía de Dani.
-Desde luego allá donde voy me tachan de glotón madre mía.-Dijo Andreu.
-Anda pasa que tus primos ya han llegado  en nada se bajarán a la playa. Por cierto esta tarde llegarán tus primas Alexandra y Mireia, que hace muchos años que no las vemos así que no te asombres cuando las veas porque están muy cambiadas.-Dijo la tía de Dani.
Al momento sonó el timbre, era la tía de Andreu que ya había llegado con la compra.
-Aquí tienes las gambas Esther.-Dijo Carmen, la tía de Andreu.
-Muchas gracias Carmen. ¿Cómo ha ido el viaje? ¿Te han dado algún problema estos dos cabezones?-Preguntó Esther, la tía de Dani.
-No creas, han dormido la gran parte del viaje así que no han dado mucha guerra.-Respondió Carmen.
Andreu sacó el móvil y empezó a escribir.
-¿Tú también estás todo el día con el móvil en las manos Andreu?-Preguntó con tono de rechazo Esther.
-Solo está avisando a su novia de que ya ha llegado.-Justificó Dani.
-¿Qué tiene novia? ¿Pero esto qué es, ya se quieren atar  o qué?-Preguntó Esther sorprendida.
-Es que le gusta estar sumiso, se ha vuelto todo un romanticón de cuidado ja, ja, ja.-Comentó Dani.
-Calla Dani que tú también tienes novia y fijo que tus tíos no lo saben.-Respondió Andreu.
-¿Oye y si compartís algo con el pobre Uri? Ya que todos tenéis novia buscarle una para él ja, ja, ja.-Preguntó en broma Esther.
-¡Para mí una guiri rubia de ojos azules! -Gritó desde la habitación Uri.
-Ya saldremos por la noche y le buscaremos algo tranquila, que ya sabemos que está muy solo ja, ja, ja.-Bromeó Dani fuerte para que le pudiera oír Uri.
-Oye sin faltar que soy un single de oro, las guiris se volverán locas por mí ya veréis.-Contestó Uri.
-Sí, locas de tenerte todo el día detrás.-Añadió Andreu.
-Esto es un complot para intentar hundirme la moral pero que sepáis que no funcionará, arrasaré con las guiris.-Sentenció Uri, que se había acercado al recibidor a saludarles.-Y ahora me voy a la playa a buscar las primeras del verano, ¿Os apuntáis?-
-Con o sin guiris tengo unas ganas de playa que me muero así que venga vamos.-Contestó Andreu.
-¿Marta te vienes?-Preguntó Uri.
-Vale va, pero te voy a estar controlando eh, que no quiero que por culpa de mi hermano bobo nos veten la entrada en su país, porque van a poner tu foto en el aeropuerto como persona non grata.-Respondió Marta.
-No vais a conseguir hundirme, soy de acero.-Respondió Uri.
-Vale pues ahora de camino a la playa me cuentas como te fue con aquella amiga que te molaba, Vanesa creo que era.-Le soltó Dani.
-Touché.-Respondió Uri.
Un par de minutos después de llegar Dani y Andreu, se pusieron los bañadores y se bajaron a la playa, dando por empezado el verano.



CAPÍTULO XIV
Tras algo más de una hora en la playa, Dani recibió un mensaje, era su tía diciéndole que subieran que la paella ya estaba lista, así que se lo dijo a Andreu y los demás y subieron a comer.
Estaban en la escalera todavía cuando Andreu empezó a oler la paella y dijo:
-Madre mía Dani adoro a tu tía, quiero aprender a cocinar como ella para ponerme hasta arriba, que bien cocina por dios.-
-La verdad es que sí, por algo trabaja de cocinera en un restaurante importante de la ciudad, pero es que es cierto que estando en la escalera ya huele que alimenta.-Contestó Dani.
Al llegar estaban las tías de Dani y Andreu preparando la mesa  y tal cual llegaron les echaron la bronca por tardar tanto:
-Cuando venga tu tía Núria te vas a enterar, ya sabes que ella no tolera que nadie llegue tarde cuando ella cocina, o sino que te digan Uri y Marta como es su madre con los tardones ja, ja, ja.-Dijo Esther.
-Uf mi madre, tela, como sea ella quien cocine y lleguéis dos minutos tarde por poco que le reprochéis os suelta una colleja que tela, pero bueno que ya conoces a tu tía, es propensa a golpear cabezas con su cuchara de madera y dar collejas, por lo demás es una madre diez ja, ja, ja.-Bromeó Uri.
-Ahora entiendo porque tienes la cabeza así, con lo tardón que eres te habrás llevado una de golpes y collejas que tela.-Se burlaba Andreu.
-Va menos pitorreo con el tardón y sentaros que se va a enfriar la paella sino.-Dijo Carmen mientras empezaba a servir los platos.
Durante la comida apenas nadie dijo palabra alguna, estaban todos concentrados en disfrutar de la exquisita comida que tenían en el plato, al acabar de comer se pusieron a jugar a las cartas para que pasara el tiempo de la digestión.
-Espero que no sigas siendo un tramposo con las cartas eh Dani.-Le dijo Marta mientras observaba como barajaba su primo.
-¿Desde cuando he sido yo el tramposo de la familia?-Preguntó Dani medio indignado.
-Hombre me dirás, eres el tramposo oficial desde siempre ja, ja, ja.-Soltó Uri.
-Me lo creo, en el equipo también hace trampas así que te vamos a estar vigilando.-Dijo Andreu.
-Oye perdona pero la que se escondía ases de una baraja idéntica en el sujetador y los cambiaba por cartas más malas eras tú eh, que yo no decía nada porque nunca te metías conmigo, pero aquí si se abre un cajón de mierda se abre toda la cajonera bonita.-Respondió
-Sois todos iguales, se nota que sois familia os voy a tener que vigilar a todos ja, ja, ja.-Digo Andreu.
-¿Por qué no lo hacéis más divertido? Quien llegue último a dos partidas ganadas hará la cena esta noche, así ya veremos cómo ninguno quiere perder.-Propuso Esther.- Carmen y yo también jugamos pero como pillemos a alguien intentando hacer trampas automáticamente pierde, que aquí ya veo que sois todos unos tramposos.-Añadió bromeando.
Tras una hora y media jugando a las cartas, por primera vez sin que nadie hiciera trampa, finalmente Uri perdió y se acordó que él haría la cena.
-Oye pues a mí me parece una buena forma de decidir las cosas, sin discusiones, en familia y de manera justa, porque si no tendría que cocinar y siempre yo o Núria, también podríamos jugarnos donde comemos y todas esas cosas, cuando vengan vuestras primas será más divertido porque no me las imagino fregando ja, ja, ja.- Dijo Esther sabiendo que así se podrían repartir las tareas de una forma divertida.
Esa misma tarde Carmen, la tía de Andreu, se marchó a  casa de su madre, un par de ciudades más al sur, y poco después llegaron a casa de Esther sus sobrinas.
-Hombre mis primas más desaparecidas, pensaba que se os había comido alguna de las olas tan grandes que tenéis ahí en el norte.-Bromeó Uri.
-Vaya si está aquí el payasote de la familia, veo que hay cosas que no cambian ja, ja, ja, y también Marta y Dani, los primos normales, ¿Y tú quién eres? Me suenas mucho.-Preguntó Mireia a Andreu.
-Yo soy Andreu, amigo de Dani, es normal que no te acuerdes del todo de mí, hace años que no nos vemos.-Respondió Andreu mientras saludaba a Mireia y Alexandra.
-Bueno ya estamos todos pues vamos a la playa digo yo, que se va a ir el sol y me quiero poner bien moreno.-Dijo Uri.
-¿Pero qué prisa hay? Tu siempre igual, pensando solo en ti. Acaban de llegar las pobres, querrán deshacer las maletas o algo.-Soltó Marta ante las prisas de su hermano.
-Bueno creo que por una vez estamos de acuerdo con Uri, llevamos todo el día sentadas en un coche con un paisaje bastante gris porque ha hecho mal día en el norte, así que nos vendrá de lujo un buen rato tomando el sol en la playa para relajarnos.-Dijo Alexandra.-Pero no te creas que va a repetirse esto de darte la razón eh cabeza melón.-
-¿Todavía os acordáis de eso? Pero si me lo decíais cuando tenía diez años, desde luego seguro que solo os acordabais de mí por eso.-Respondió Uri intentando hacerse la víctima ante las bromas de sus primas.
-Hombre ahora que lo miro bien, sí que tiene forma de melón sí, ja, ja, ja.-Añadió Andreu.
-Todos contra mí, vaya familia tengo, en fin yo voy tirando para la playa.-Respondió Uri.
Una vez en la playa, Mireia, Alexandra y Marta se quedaron hablando y tomando el sol mientras los chicos se bañaban y jugaban en el agua con una pelota.
-Echaba de menos poder tener conversaciones femeninas mientras tomaba el sol. ¿Cómo os va todo chicas?-Preguntó Marta.
-Muy bien, la verdad es que teníamos muchas ganas de volver aquí, tener un poco de libertad, tomar el sol con una buena temperatura y conocer chicos guapos.-Dijo Alexandra.
-Ya tardabas en decir lo último eh ja, ja, ja, que te has pasado todo el camino diciendo que a ver si conocías chicos guapos.-Añadió Mireia.
-Claro y lo dice la que tiene novio, si no tuvieras novio ya veríamos como estás, pero bueno tú eres más de relaciones largas y eres capaz de mantenerla a distancia, yo no sé si sabría mantener una relación a distancia llevando solo tres meses.-Respondió Alexandra.
-Bueno yo también soltera y ojalá encuentre algún guiri o algún chico guapo, ¿Para qué engañarnos? El verano está para disfrutarlo.-Comentó Marta.
-Dani y Andreu han cambiado mucho desde la última vez que los vi, recuerdo que siempre éramos más altas que ellos y ahora mira, nos hemos quedado pequeñas comparadas con ellos.-Dijo Mireia.
-Andreu está muy guapo.-Dijo Alexandra.
-Vigila que tiene novia y si Dani se entera que tonteas con él te puede caer la del pulpo ja, ja, ja.-Le reprochó al momento Marta.
-¿Pero qué dices? ¿Ya ni puedo decir que el amigo de primo está muy guapo? Será que no hay chicos guapos pero no todos tienen que gustarme, además que siempre ha sido como un primo lejano así que no te preocupes.-Respondió Alexandra.
-No sé, no sé, ¿Te tendré que vigilar o eres mayorcita para respetarlo?-Preguntó Marta desconfiada de la respuesta que le había dado.
-No tranquila, le he mirado a los ojos cuando ha dicho eso y no ha mentido, la conozco, no sabría ocultarme una mentira, así que puedes confiar en ella que no le gusta.-Respondió Mireia defendiendo a su hermana.
-Pues entonces esta noche ya sabes, a por los guiris ja, ja, ja.-Añadió Marta.
-Va, ¿Os vais a bañar u os tenemos que mojar nosotros?-Preguntó Dani desde la orilla.
-Ya vamos, ya vamos, no nos mojéis o pillaréis.-Amenazó en broma Marta.
Tras horas en la playa bañándose y jugando con una pelota, los jóvenes subieron a casa para cenar y prepararse para la primera de muchas noches de fiesta.
-Uri cuando salgas de la ducha acuérdate que tienes que hacer la cena.-Le recordó Esther para que no se intentara escaquear de hacer la cena por haber perdido a las cartas.
-Vale sí, ahora la haré, pero primero voy un segundo abajo que creo que me he dejado una cosa.-Dijo Uri que se bajó un segundo a la calle.
Unos minutos después subió con un par de bolsas de un súper mercado.
-¿Qué llevas ahí?-Preguntó Esther al verle entrar en la cocina con las bolsas.
-La cena.-Respondió Uri mientras sacaba unas pizzas de las bolsas.
-Desde luego qué vago que llegas a ser, con lo fácil y barato que te hubiera salido hacer salchichas con patatas fritas en la freidora, allá tú, no te voy a pagar esas pizzas por intentar pasarte de listo, porque ni siquiera me has preguntado si me parecía bien.-Le reprochó su tía Esther.- ¡Chicos vuestro primo nos ha invitado a cenar pizzas hoy, darle las gracias!-Exclamó Esther con sarcasmo.
-Oh qué bien, por una vez me alegro de que seas un vago, ya sabemos quién va a perder cada día, je, je, je.-Dijo Alexandra chinchándole.
Después de la cena las chicas se levantaron de la mesa y se dirigieron a Uri.
-Una cena exquisita Uri, nosotras nos vamos a arreglar ya. ¿Serás tan bueno que también nos invitarás a algo esta noche?-Dijo Mireia.
A lo que Uri decidió ignorar el comentario e irse a su habitación a vestirse.
Quince más tarde los tres chicos ya estaban vestidos y listos para irse pero sus primas no lo estaban todavía.
-¿Tardonas os queda mucho? Lleváis la vida dentro del lavabo.-Les preguntó Dani a sus primas.
-Tranquilo ahora saldremos, pero es que lo bueno se hace esperar.-Bromeó Marta.
Cinco minutos después las chicas salieron del lavabo listas.
-¿Veis como valía la pena esperar? Vais a tener el privilegio de ir con unas chicas tan guapas.-Dijo Marta.
-¿Ah sí? ¿Dónde están? Yo no las veo aquí.-Dijo Uri intentando chincharlas.
-Estáis realmente preciosas las tres.-Les dijo Andreu con una sonrisa sincera.
-Esto es un caballero y lo demás son tonterías, normal que él tenga novia y tú no.-Le dijo Mireia a Uri y le dio un beso en la mejilla a Andreu, dejándole la marca del pintalabios.
-Míralo ya ha pillado, por primera y última vez esta noche.-Le dijo Uri a Andreu refiriéndose al pintalabios que tenía en la mejilla.
-Si no tuviera novia creo que un chico así acabaría sin sitio para besos en la cara, es todo un caballero, a diferencia de otros, él arrasaría.-Soltó Alexandra lanzándole una puya a Uri.
Tras limpiarse un poco la cara Andreu se pusieron en marcha hacia las discotecas que había en el paseo marítimo.
Entraron en varios sitios pero las chicas no estaban convencidas de que en esos sitios fueran a pasárselo bien:
-¿En esta calle solo tienen discotecas para babosos o qué? ¿Dónde están los guiris guapos?-Preguntó Marta.
-Se han ahogado en el mar para evitaros.-Dijo irónicamente Uri, que se llevó una colleja por parte de su hermana por la bromita.
-A ver solo hemos entrado en sitios pequeños, en esta calle que estamos subiendo están las buenas discotecas, no os desesperéis que la noche es larga y ya veréis como acabáis hartas de guiris.-Dijo Dani.
Finalmente encontraron una discoteca que parecía ser bastante buena así que entraron.
La música era muy buena y allí se pasaron un rato bailando hasta que Alexandra tuvo que ir un segundo al lavabo, como no sabía dónde estaba le preguntó a un chico rubio, aparentemente guiri, que se estaba abrochando el cinturón, lo que le hizo pensar que él venía del lavabo y se lo preguntó:
-Excuse me, ¿Do you know where are the toilets please?-
-Ahí a la izquierda.-Contestó el chico en castellano ante el asombro de Alexandra.
-¿Eres español? Te había tomado por un extranjero, perdona ja, ja, ja.-Dijo Alexandra.
-Soy inglés pero es que veraneo cada año aquí en España y por tu acento se veía que eres española.-Contestó el joven.
-Ah vale, gracias por decirme donde está, me quedaría a hablar contigo pero no me aguanto más perdona.-Respondió Alexandra y se dirigió al lavabo.
Al salir del lavabo volvió con Dani y los demás y al cabo de un rato se fueron a la barra a pedir algo, donde se encontró con el joven inglés que le había indicado el donde estaba el lavabo.
-Hombre cuando tiempo, si bebes mucho tendré que volver a indicarte donde está el lavabo, pero por ser tú lo haré encantado, por cierto me llamo Chris, ¿Y tú?-Le dijo.
-Yo Alexandra, bueno si un chico tan educado como tú me dice dónde está el lavabo estaría encantada ja, ja, ja.-Dijo Alexandra un poco sonrojada.
Al ver a Alexandra hablando con el joven en la barra, Marta y Mireia se acercaron a ellos.
-Hi guy, ¿How are you?-Le preguntó Marta.
-Fine, ¿And you girls?-Respondió Chris.
-Habla el castellano muy bien, no intentéis hablar en inglés porque quedaréis en ridículo ja, ja, ja.-Les dijo Alexandra a su prima y a su hermana.
-Excuse me señoritas pero voy a sacar a bailar a esta bella chica si ella me lo permite.-Dijo Chris cogiendo la mano de Alexandra para sacarla a bailar.
-Por supuesto que sí.-Respondió Alexandra.
Chris la sacó a bailar y de mientras Marta y Mireia lo comentaban:
-Es muy guapo, qué suerte ha tenido, ya me podía tocar a mí uno así y míralo, encima baila bien.-Dijo Marta con un poco de envidia.
-La verdad es que hay que decir que es muy guapo, con esos ojazos azules y ese pelo rubio corto, el típico guiri guapo, pero bueno me alegro muchísimo por ella, realmente nunca baila ni nada con ningún chico que no conozca, y lleva mucho tiempo soltera, se merece disfrutar y creo que él es todo un caballero y por eso la ha convencido.-Explicó Mireia.
-Oye bailas muy bien, pensaba que los guiris para los bailes así latinos tan pegados eráis no sé, un poco más torpes ja, ja, ja.-Dijo Alexandra mientras bailaba con Chris.
-Bueno no te lo voy a negar, pero siempre hay una excepción que confirma la regla ¿no?-Le dijo Chris con una gran sonrisa-
Minutos después Chris se lanzó y besó a Alexandra, quien no dudó en besarlo con pasión mientras seguían bailando pegados. Al ver esto Marta sacó el móvil y les hizo una foto donde se veía claramente a ambos besándose.
-You are wonderful.-Le dijo Chris al oído.
-Me encanta oírte hablar en inglés, tu acento es tan bff, no me sueltes en toda la noche.-Le respondió Alexandra.
-No tenía intención de hacerlo.-Le dijo Chris.
Alexandra se giró un momento hacia Marta y Mireia y pudo verlas hablando acerca de ellos y al girarse Marta le dirigió una mirada que Alexandra entendió al momento, se habían prometido que si alguna de las dos encontraba algún chico le preguntaría si tenía algún amigo para la otra, a lo que Alexandra le preguntó a Chris:
-Necesito saber si tienes algún amigo aquí, ¿Ves esas dos de ahí, la rubia y la castaña? Son mi hermana y mi prima y le he prometido a la castaña que si ligaba le buscaría un chico para ella.-
-Precisamente yo había acordado lo mismo con mis amigos, ves de esos chicos de allí el de la camisa tejana, ese es mi amigo James. ¿Crees que le gustará a tu prima?-Preguntó Chris.
-Bueno supongo, dile que venga que se la voy a presentar.-Respondió Alexandra.
Una vez hechas las presentaciones bailaron todos juntos hasta que llegó la hora de irse, pero antes de ello Chris se dirigió a Alexandra:
-¿Te volveré a ver por aquí? Apúntate mi número y hablamos si quieres.-Le preguntó.
-Claro, estaré encantada de que cada día me indiques como ir al lavabo.-Le respondió Alexandra mientras sacaba su móvil para apuntarse el número de Chris y cuando ya parecía que se iban a casa le cogió el brazo, la trajo hacia él y la volvió a besar.
-Mira que pedazo foto os he hecho, salís muy pasionales je, je, je.-Dijo Marta.
-¿Pero para qué haces una foto?-Preguntó Alexandra.
-Pues realmente no sé, me ha salido en ese momento, pero bueno te podrás quejar hija, vaya uno te has ligado, está buenísimo.-Respondió Marta.
-El tuyo no era nada feo, que no hayas querido enrollarte con él no es mi culpa.-Le dijo Alexandra.
-Bueno es que desde mi ex que no he vuelto a enrollarme con nadie a la primera, ni aunque sea en verano, si sigue siendo tan mono quizás una de estas noches le dejo, pero no en la primera.-Respondió Marta.
-¿Qué, habéis disfrutado señoritas?-Preguntó Uri con gesto de estar a punto de hacer alguna broma.
-Bueno seguro que más que tú persiguiendo sin éxito a las guiris sí, je, je, je.-Respondió Marta.
-Madre mía creo que me voy a quedar calladito porque cada vez que abro la boca me lanzáis alguna puya.-Dijo Uri.
Los siguientes días siguieron la misma rutina, por la mañana playa, después de comer se jugaban quien cocinaría con las cartas, a la tarde más playa y un poco de ejercicio y a la noche fiesta junto a Chris y sus amigos quienes durante estos días fueron con Alexandra y las demás.
El último día se fueron por la mañana a la playa, donde se hicieron un montón de fotos y Alexandra subió un Snapchat donde se veía como Andreu le ponía crema en la espalda y la foto llevaba adjunto un comentario que ponía “Los blanquitos se protegen del sol”.
Los blanquitos era la forma en que llamaba Esther a Alexandra y Andreu, ya que eran los únicos que no estaban morenos y la foto era para hacer la coña con su tía de que ellos se ponían crema porque preferían estar blancos a estar colorados como lo había estado la espalda de Uri el día anterior al querer pasarse de moreno y olvidarse la crema.
A la noche mientras las chicas se arreglaban Andreu le pasó una foto a Sara de cómo iba a ir vestido para salir.
-“Muy guapo mi niño, pásatelo bien, ya mañana hablamos. Te quiero”.-Le escribió Sara a Andreu cuando este le dijo que ya se iban.
Una vez en la discoteca, como cada noche, Chris y Alexandra se besaron mientras bailaban. Marta sacó su móvil para hacer una foto conjunta de todos como despedida en la cual Chris, que llevaba la misma camiseta que Andreu, salía de lado besándose con Alexandra, de manera que solo se le podía ver con claridad la camiseta y a Alexandra y Marta la subió a su Snapchat, pero pocos segundos después apareció Andreu y le dijo a Marta que cuando quisiera que hiciera la foto, que él ya había acabado en el lavabo.
-¿Pero no estabas en esta foto que acabo de hacer? Ya la he colgado jope, bueno hacemos otra y ya la colgaré en Instagram o algo más tarde.-Le dijo Marta a Andreu, pero realmente no llegó a colgar nunca dicha foto.
Sara, que esa noche no había quedado con Alba, abrió el Snapchat y vio la fotos de Alexandra, donde salía por la mañana con Andreu poniéndole crema, y la de Marta en la que se veía a un chico con la misma camiseta que Andreu besándose con Alexandra y en cuya foto no se podía ver a Andreu, y Sara empezó a llorar desconsolada y se guardó las fotos, no se lo podía creer, su novio le había engañado con la prima de su mejor amigo, se pasó la noche llorando y por la mañana pasó de la tristeza a la rabia y abrió el chat con Andreu para dejarle las cosas claras:
-“Me has fallado por completo, yo aquí como una tonta confiando en ti, ignorando la de chicas guapas que había en los sitios donde salís, porque yo también he estado alguna vez allí y sé lo que hay, pero es que lo has tenido que hacer con ella y encima te da igual que tu primas cuelguen las fotos, no me lo esperaba de ti para nada dudo que sea capaz de poder volver a confiar en ti…”-  Le escribió y le envió ambas fotos.
Al rato, Andreu leyó el mensaje y sorprendido contestó:
-¿Pero qué dices? Ese de la discoteca no soy yo es Chris, un chico al que conoció Alexandra.-
-Venga ya, Andreu al menos deberías tener el valor de reconocerlo, lleva la misma camiseta que tú, es alto como tú y casualmente en la foto no apareces por ningún lado, además que con la otra ya lo rematas poniéndole crema.-Respondió Sara muy enfadada.
-¡Pero que no soy yo! Yo estaba en el lavabo y mira pues será la casualidad de que llevaba la misma camiseta que yo y sí que era como yo de alto más o menos, y la otra foto es simplemente una coña que teníamos con mi la tía de Dani porque somos los únicos que no nos hemos puesto morenos.-Intentó explicar Andreu.
-¿Y qué más? Es muy evidente, no esperaba que fueras un mentiroso. Paso de seguir hablando, cuando vuelvas si tienes la decencia de reconocer las cosas entonces hablaré contigo y veremos qué pasa porque no creo que vuelva a confiar en ti, no te esfuerces en hablarme porque no pienso leerlo.-Finiquitó Sara.
Esa misma tarde Dani y Andreu se fueron a casa de la tía de Andreu y ya en el coche Andreu no pudo contenerse más y se derrumbó y empezó a llorar a lo que Dani se quedó sorprendido y tras un rato intentando convencerle de que le explicara que pasaba Andreu le explicó lo ocurrido.
-No me puedo creer que Sara se haya puesto así, no  sé, tampoco una persona extremadamente celosa y que no quiera dejar que te excuses es síntoma de que está muy dolida. A ver, en parte es comprensible que con estas fotos pueda pensar que eres tú porque en la foto de la discordia no sales y a veces el subconsciente nos hace desconfiar al mínimo indicio, supongo que ahora tampoco querrá saber nada de mí porque sabe que intentaré defenderte y pensará que intento cubrir tu mentira pero bueno cuando volvamos intentaré que entre en razón, le diré a Alba que intenté distraerla estos días porque si no será imposible que haya una reconciliación.-Le dijo Dani.
-Pero es que me da rabia porque no he hecho nada malo, yo la quiero a ella, ya no sé cómo demostrárselo, se lo muestro cada día y no entiendo porque se pone así, al menos que me escuche y deje que me explique.-Respondió Andreu.
-Andreu eres su verdadero primer amor, ella sufrió mucho en el pasado con chicos que la engañaron y ahora tiene una coraza que a la mínima salta y se protege, quizás lo mejor ahora sea intentar evadirse del tema y cuando volvamos te prometo que haré todo lo posible para que te escuche.-Comentó Dani intentando zanjar el tema para calmar a Andreu.
Tras una semana en la que estuvieron allí por compromiso con la tía de Andreu y en los que este lo pasó realmente mal, llegó el día en que volvieron a casa y Mireia le mandó un mensaje a Dani para preguntar cómo les habían ido estos días, a lo que Dani le respondió:
-“Querida Mireia, gracias por preocuparte por nosotros, espero que a vosotras os haya ido bien porque a nosotros no mucho la verdad…”-
Al preguntarle su prima por el motivo Dani le explicó lo ocurrido con Sara y el tema de las fotos, al cabo de un rato llegó Marta y Mireia le explicó lo ocurrido.
-Pero cómo puede pensar que Andreu la ha engañado si se ha pasado todos los días hablando de ella y evitando bailar con ninguna que no fuéramos nosotras.-Dijo Marta.
-Me sabe fatal no poder ayudarle pero es que si no quiere escuchar a Dani a nosotras aún menos, está emperrada en las fotos y las palabras no servirían de nada.-Añadió Marta.
-Espera, fotos, ¡Eso es, yo tengo la foto de Chris y Alexandra del primer día donde se les ve claramente juntos y también tengo la foto de grupo que hice cuando Dani volvió del lavabo y donde salen ambos! Se las voy a pasar a Dani.-Exclamó Marta al recordarse qué tenía esas fotos.
Al decírselo a Dani este no perdió ni un segundo y se puso en contacto con Sara:
-“Como sé que si ves letra no vas a querer leerlo, primero de todo te mando las fotos, entiendo que con las fotos que tenías pudieras desconfiar, quizás yo haría lo mismo, pero no le dejaste opción a Andreu de explicarte todo y ha pasado una semana realmente mala, durante estas vacaciones solo hacía que pensar en ti todo el día y hablarle de ti a todo el mundo, presumía de novia con los guiris, creo que te has equivocado y deberías pedirle perdón.”-
Al ver las fotos que evidenciaban que Andreu decía la verdad y que ella se había portado fatal con Andreu, se echó a llorar y arrepentida le escribió un mensaje a Andreu:
-“Dani me acaba de pasar las fotos que demuestran que no mentías, no soy capaz de pensar en nada más que soy una estúpida, por favor perdóname, pero no creo que sea capaz de mirarte a la cara en un tiempo de la vergüenza,  lo siento tanto que no puedo, solo te pido que no me dejes de querer, se me pasará y espero que volvamos a estar como siempre, pero ahora no puedo, estoy demasiado dolida conmigo misma. Te quiero tanto que no podía imaginarte con otra, soy una estúpida.”-
Al leer esto, Andreu se sintió bien por un lado, pero por otro lado no quería estar mal con Sara ni un segundo más y se lo comentó a Dani:
-Gracias por ayudarme, dale también las gracias a tus primas porque sin esas fotos no sé si me hubiera escuchado alguna vez Sara, pero no quiero perder ni un segundo, cuando lleguemos esta tarde quiero ir a verla, me da igual todo, tengo que verla.-
-Quizás estando triste su madre te dirá que vengas otro día, pero espera, tengo una idea.-Dijo Dani.
Empezó a marcar un número y cuando le respondieron dijo:
-“Mamá, soy yo, estamos a punto de llegar, necesito pedirte un favor, tienes que conseguir sacar a Patricia de su casa, ya te explicaré todo con detenimiento, pero es urgente que Sara se quede sola por favor. ¿Podrás hacerlo?-“
-“Lo intentaré de todas las maneras, no sueles hacer tonterías y entiendo que esto será por algo importante, ahora la llamo, luego me cuentas hijo.”-Respondió Montse.
-“Gracias mamá, eres la mejor”-Dijo Dani y colgó.
-Ya está, mi madre para estas cosas es una crack, estoy seguro que tendrás a Sara sola en casa, pero tienes que tener muy claro que hoy tienes que mostrarle más amor que nunca, a la noche me llamas y me cuentas, que yo ahora quedaré con Claudia, mucha suerte.-Le dijo Dani cuando llegaron a casa.
Al llegar a casa de Sara, Andreu picó y ella pensando que era su madre, que ya estaba de vuelta, abrió sin preguntar quién era y al ver a Andreu le dijo:
-¿Qué haces aquí? Te dije que quería estar sola, que no estoy bien.-Dijo Sara, quien sus ojos reflejaban que había llorado mucho.
-Pues por eso mismo, he venido a cumplir la promesa que te hice.-Contestó Andreu de forma rotunda.
-¿Qué promesa?-Preguntó Sara desorientada.
-Que te haría sonreír cada día de mi vida, sin importar como, ni donde, ni por qué, solo porque te quiero.-Le respondió Andreu y la besó a lo que ella respondió agarrándolo bien fuerte entre sus brazos y se tumbaron en el sofá abrazados sin decir palabra alguna.
De pronto Sara se levantó y se fue al balcón a presenciar la puesta de sol y al ir detrás Andreu le preguntó a este:
-¿Me vas a amar siempre? ¿Sin motivo alguno para tener que hacerlo?
-Sabes, a pesar de que puedas ser un poco boba eres mí boba, y me da igual todo, yo te voy a amar hasta que se apague el sol, porque mientras la luz del sol haga brillar tu sonrisa ya tendré un motivo para amarte cada día, porque no hay mayor motivo para quererte que el brillo de tú sonrisa.-Respondió Andreu mientras la abrazaba por detrás y ante tales palabras de amor Sara giró la cabeza y lo besó.


EPILOGO
Junio 2043
-Oh mamá que historia más bonita, no sabía que papá fuera tan romántico, siempre estás llamándole soso en broma.-Dijo Laia al acabar su madre de leer el diario y explicar lo que sucedió.
-Esa es la razón de que me sienta siempre joven, mientras él siga siendo tan detallista conmigo yo recuerdo aquellos días y me siento una adolescente.-Respondió Sara.
-¿Entonces esta es la razón de que las tías Alexandra, Marta y Mireia sean nuestras tías a pesar de que no seamos familia de sangre?-Preguntó Laia.
-Sí hija, tus tías son personas muy especiales para mí, gracias a ellas  ese verano creé una confianza en tu padre que me nos ha ayudado a superar malos momentos y a estar muy unidos. Ese verano ha marcado nuestras vidas, y si no que le pregunten a tu tía Alexandra, el tío Christian es el chico que conoció ese verano ya que al ser dos años mayor en septiembre se mudó al norte a estudiar a una universidad y mírales, a día de hoy siguen tan enamorados como el primer día, a pesar de que con lo qué pasó al principio me costó tener relación con ella, al final con los años he descubierto que es una de las mejores personas que existen en este mundo, la verdad es que tengo suerte de haber mantenido todos los amigos de verdad de cuando era joven.-Le explicó Sara a su hija.
-Este diario se ha acabado pero solo tenías diecisiete año, seguro que hay un montón de historias más que contar y seguro que son súper bonitas.-Le dijo Laia esperando que su madre continuara explicándole.
-Sí que las hubo, pero ya os las contaré otro día, ahora como me habéis prometido tenéis que recoger la habitación.-Respondió Sara mientras salía de la habitación.
-¿Supongo que habrá otro diario que continúe no?-Preguntó Pau.
-Sí, este.-Dijo Andreu que acababa de entrar en la habitación con el diario en la mano.
-¿Nos lo vas a leer papá?-Preguntó Laia.
-No hija, a mí no se me dan bien explicar estas cosas, además que la letra de tu madre de adolescente es muy peculiar, la hacía así para que nadie entendiera su diario…-Respondió Andreu.
-Ya está el soso que le da vergüenza hacer cosas bonitas en público…-Dijo en broma Sara.
-¿Qué no me atrevo a hacer cosas bonitas en público? ¿Acaso les has contado lo que pasó en nuestro primer aniversario? ¿La graduación del bachillerato? ¿Y tu decimoctavo cumpleaños? Eso no se lo cuentas, yo que me dejé toda mi vergüenza en esas cosas y tú que te las callas como una tumba.-Reprochó en broma Andreu.
-Papá déjame el diario que ya me lo leo yo.-Dijo Laia.
Sara miró fijamente a Andreu haciéndole entender que ese diario no era apto para que lo leyeran dos adolescentes como Laia y Pau.
-No hija, ahí hay cosas que aún no debéis saber, sois muy jóvenes para eso ja, ja, ja.-Contestó Andreu.
-A saber qué será eh parejita, que seremos adolescentes pero bien que os escuchamos algunas noches eh, ja, ja, ja.-Dijo Laia con tono pícaro.
-Ah sí, ya me acuerdo lo que decías de nuestro primer aniversario.-Soltó Sara intentando cambiar el tema. -Vuestro padre hizo uno de los regalos más románticos que jamás haya visto, planificó un fin de semana en París, todo súper romántico, pero lo que más recuerdo fue aquél momento delante de la Torre Eiffel cuando empezó a llover y rememoraste el primer momento especial que tuvimos y me cogiste en brazos con toda la lluvia cayendo pero esta vez sí que me besaste, fue algo que jamás olvidaré.-Explicó Sara con una sonrisa que mostraba la felicidad de revivir momentos así.
-Para que luego digas que no soy romántico, que te he llevado por medio mundo, siempre haciéndote sorpresas increíbles eh, de hecho más de la mitad de sitios a los que hemos ido los he planificado yo.-Dijo Andreu.
-¿Si habéis viajado tanto y tenéis tantas fotos por qué tenéis en vuestro cuarto una foto tan simple como vosotros dos abrazados en el atardecer?-Preguntó Laia.
-Porque esa foto es mucho más que eso, nos la hicimos justo diez años después de la primera y última vez que nuestro amor estuvo en peligro, así estábamos cuando vuestro padre me dijo una de las frases más bonitas que haya escuchado.-Respondió Sara.

-Te voy a amar hasta que se apague el sol…-Susurró Andreu al oído de Sara.

Comentarios

  1. Muy bonita historia, si señor. Aunque tengo la intuición de que la vida si se porta bien conmigo y yo con ella, me dará la oportunidad de poder contarles una historia más bonita aún a mis futuros hijos que esta. De todos modos, muy buen trabajo como veo que es costumbre en ti.

    Tu fan numero uno.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias por tus comentarios de apoyo y por todas y cada una de las sonrisas que me regalas cada día.

      Eliminar

Publicar un comentario

Entradas populares de este blog

Juego de Tronos 7x06 Resumen y Análisis

Portugal (parte I), Un regalo inesperado (Agosto 2017)

Juego de Tronos 7x05 Resumen y Análisis